Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

La sólida amistad de dos enfermeras de la II Guerra Mundial

De 100 años cada una, Amelia "Mimi" Greeley y Ruth "Brownie" Girk afirman que son "como hermanas que se llevan bien"

La sólida amistad de dos enfermeras de la II Guerra Mundial

La sólida amistad de dos enfermeras de la II Guerra Mundial

Eran jóvenes enfermeras militares durante la Segunda Guerra Mundial, que compartían un cuarto y experiencias que forjaron un vínculo extraordinario.

Una tormenta destruyó parte de su hospital en una isla en el sur del Pacífico. Fueron abrumadas por los enfermos y heridos cerca del frente de batalla. Un brote de enfermedad mató a colegas. Sin embargo, Amelia "Mimi" Greeley y Ruth "Brownie" Girk sobrevivieron, al igual que su amistad que aún se conserva con llamadas telefónicas nocturnas al cumplir ambas 100 años.

"Siempre apreciamos nuestra amistad, pero conforme avanza más y más el tiempo, la apreciamos más", dijo Girk, quien cumplirá 100 en junio. Greeley celebró su cumpleaños esta semana.

"Somos como hermanas que se llevan bien", dijo Greeley.

Entonces llamadas Amelia Devivo y Ruth Brown, ambas mujeres se conocieron después de ser voluntarias en un hospital de guerra organizado por lo que ahora es el centro médico NewYork-Presbyterian/Weill Cornell. Pensaban igual en cuanto a la medicina y compartían una buena disposición para reír y disfrutar de la vida, atributos necesarios después de llegar a la isla Goodenough a principios de 1944.

El hospital diseñado para 1.500 pacientes en ocasiones llegaba a tener hasta 2.500. Al finalizar la guerra en setiembre de 1945, el hospital había atendido a 23.000 personas. A veces "era terrible", dijo Greeley, quien vive en Nueva York. "Pero si veíamos que mejoraban, valía la pena".

Después de que las dos trabajaran seis meses después de la guerra en un hospital militar ahora cerrado en Nueva York y terminaran sus servicios como capitanas, Girk estudió enfermería industrial y trabajó con una aseguradora antes de casarse y mudarse de ciudad. Greeley regresó para trabajar en NewYork-Presbyterian hasta que se casó en 1966.


Amelia Greeley. (AP)

Han pasado varios años desde que se vieron por última vez: problemas médicos han dificultado el viaje. Sin embargo, sus llamadas telefónicas mantienen cercana a la amistad.

Si hay un secreto para una amistad y vida larga, Grik cree que es "la felicidad y una visión placentera de la vida". ¿Qué opina Greeley? "Creo, con mucha frecuencia, que solamente somos dos chicas muy suertudas".

Fuente: AP

Tags Relacionados:

Segunda Guerra Mundial

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada