El epicentro del terremoto. Crédito: USGS
El epicentro del terremoto. Crédito: USGS
Agencia AFP

Al menos siete personas murieron este domingo en un sismo de magnitud 7,6 en , que dañó edificios, provocó deslizamientos y dejó también numerosos heridos. Los habitantes de varias poblaciones del norte reportaron un fuerte temblor a media mañana que agrietó carreteras y dañó varios edificios.

El número de víctimas debería seguir aumentando a medida que los rescatistas comiencen a llegar a las zonas remotas afectadas por los deslizamientos de tierra que provocó el terremoto, indicaron las autoridades.

Las víctimas del sismo fueron halladas en el centro y el norte del país, donde hubo grandes daños en las viviendas y las infraestructuras, indicó el comisario de policía David Manning.

Un aldeano herido es llevado en una camilla hacia un helicóptero desde el pueblo de Kombul. (AFP).
Un aldeano herido es llevado en una camilla hacia un helicóptero desde el pueblo de Kombul. (AFP).

“Los temblores causaron daños en edificios y vías públicas”, dijo el comisario, explicando que “se desencadenaron varios deslizamientos de tierra”.

“Ha habido daños muy amplios”, dijo una diputada a AFP. Según detalló, un deslizamiento de tierra enterró varias viviendas y dejó “partido en dos” otro pueblo, en el que la gente “perdió sus casas”.

Las comunicaciones en la zona son precarias y las carreteras asfaltadas escasas, por lo que de momento resulta difícil establecer un balance de los daños.

En las tareas de rescate participaban pequeñas empresas de aviación y grupos de misioneros, para transportar por aire a algunos de los heridos.

“Es muy difícil por el terreno y el tiempo. Es un gran desafío”, dijo Nelli Pumai, de la empresa Manolos Aviation.

Esta foto de la Galería WanNaiks muestra los daños en la Escuela Secundaria Nacional de Wawin, cerca de la ciudad de Lae, luego de un terremoto de magnitud 7,6 frente a la costa de Papúa Nueva Guinea. (AFP).
Esta foto de la Galería WanNaiks muestra los daños en la Escuela Secundaria Nacional de Wawin, cerca de la ciudad de Lae, luego de un terremoto de magnitud 7,6 frente a la costa de Papúa Nueva Guinea. (AFP).

El sismo tuvo su epicentro a 67 km de la localidad de Kainantu y a una profundidad de 61 km, señaló el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El movimiento telúrico se sintió en la capital, Port Moresby, a 480 km.

Pobladores de Lae y Madang, cercanos al epicentro, dijeron a la AFP que lo sintieron con más fuerza que sismos anteriores.

“Muy fuerte, todo era como estar sentado en el mar, flotando”, comentó Hivi Apokore, un trabajador del Jais Aben Resort, cerca de la ciudad costera de Madang.

El primer ministro, James Marape, dijo que el sismo fue “masivo”, y recomendó a la población ser prudente y refugiarse en zonas altas. No obstante, dijo esperar que los daños sean menos importantes que los ocurridos en 2018, cuando otro sismo mató al menos a 126 personas.

Papúa Nueva Guinea se ubica en el “Anillo de Fuego” del Pacífico, lo que hace que sea proclive a los movimientos sísmicos.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más