Ucrania: El drama bélico de Crimea
Ucrania: El drama bélico de Crimea

Ubicada al sur de la península de Crimea forma una barrera natural entre el Mar Azov y el Mar Negro. En ese territorio sucedieron terribles hechos bélicos. La guerra de Crimea, entre 1853 y 1856, enfrentó a Rusia y Turquía, que era apoyada por Francia y Gran Bretaña, a los que se sumó Piamonte. Ahí se dio la gran batalla del río Alma, el 20 de setiembre de 1854, donde los aliados derrotaron a los rusos. La toma de Sebastopol fue en setiembre de 1855. Ya había muerto el zar Nicolás I, por eso fue su sucesor Alejandro II quien firmó la paz. 

EN EL SIGLO XX
La Segunda Guerra Mundial marcó la vida de los habitantes de la península. A fines del 41 el ejército alemán y sus aliados de Europa Oriental invadieron Crimea. Los soviéticos comunistas se replegaron hacia Kerch y Sebastopol. La ciudad soportó un durísimo cerco nazi, que incluía bombardeos continuos de la poderosa artillería alemana (con los cañones más largos del mundo). El 3 de julio de 1942 el puerto de Sebastopol no pudo resistir más y cayó bajo el fuego alemán. Dos años después, en abril de 1944, el IV Ejército Ucraniano participó en la liberación de su tierra.

Entonces fueron los nazis los asediados, hasta que cedieron el 10 de mayo de 1944 y Crimea se liberó de la ocupación alemana.

Rusia transfirió la península de Crimea a Ucrania en 1954, cuando las dos repúblicas formaban parte de la Unión Soviética. Kiev la conservó bajo su soberanía cuando Ucrania se declaró independiente en 1991, pero la flota rusa del Mar Negro siguió estacionada en el puerto crimeo de Sebastopol. En 2010, los parlamentos de los dos países llegaron a un acuerdo que prevé prolongar esa presencia hasta 2042, a cambio de una reducción del 30% en el precio del gas ruso.