Ucrania: Timoshenko llora a los héroes de la revolución
Ucrania: Timoshenko llora a los héroes de la revolución

líder de la resistencia contra el denostado presidente ucraniano lloró hoy a los héroes de la nueva Ucrania alumbrada de las barricadas y levantada sobre las sangre de sus mártires, muertos esta semana en los disturbios más violentos de la historia contemporánea del país.

Decenas de miles de personas salieron hoy, una vez más, a la plaza de la Independencia de Kiev -cuyo sobrenombre popular, Maidan, será ahora recordado por mucho tiempo en todo el mundo- para recibir a la mujer que ya lideró hace diez años otra protesta, entonces pacífica, que pasó a la historia como la Revolución Naranja.

Y como ahora, también entonces su contrincante era Viktor Yanukovich, que tras haber ganado unas elecciones fraudulentas tuvo que ceder a la indignación popular, comandada por la siempre carismática Timoshenko, y convocar otros comicios.

VISIBLEMENTE DESMEJORADA
Una década después, y tras haber pasado casi dos años en prisión, una visiblemente desmejorada Timoshenko salió al escenario del Maidan en silla de ruedas para demostrar que no ha perdido su carisma y su fuego interior.

"Cuando llegué a Kiev hoy no lo reconocí. Es una nueva Ucrania, Y por eso la gente que estuvo en el Maidan, la gente que murió en el Maidan, son héroes. ¡Y los héroes no se mueren!", dijo entre lágrimas desde el escenario.

Decenas de miles de personas, que instantes antes reclamaron a los líderes de la protesta que saliera la ex primera ministra, le respondieron al unísono con la misma frase: "¡Los héroes no se mueren!".

"Cuando los francotiradores disparaban a nuestros chicos, estaban disparando al corazón de cada uno de nosotros. Pero ninguno de ellos puede librarse de responder por lo que han hecho", prometió Timoshenko a los manifestantes, que exigieron, durante tres largos y fríos meses de invierno, la dimisión de su máximo rival político.

PRESA POLÍTICA
La revolución se consumó horas antes, cuando una renovada mayoría parlamentaria en la Rada Suprema (Legislativo) destituyó a Yanukovich por dejación de sus funciones constitucionales y ordenó la inmediata liberación de Timoshenko.

Considerada como presa política por muchas democracias occidentales, la ex jefa del Gobierno nunca se había reconocido culpable de los delitos por que los que fue condenada a siete años de prisión.

Sostuvo siempre que por parte de Yanukovich y sus partidarios, que la juzgaron y condenaron por firmar un contrato de suministro gasífero con Rusia, calificado como oneroso para los intereses de Ucrania por el ya expresidente.

Nada más abandonar la prisión, Timoshenko anunció su candidatura a la Jefatura del Estado en las elecciones presidenciales anticipadas convocadas por el Parlamento apenas unas horas antes para el próximo 25 de mayo.

"La dictadura ha caído", dijo en su primera declaración pública tras recobrar la libertad.

VIRAJE POLÍTICO COLOSAL
Antes de destituir a Yanukovich y liberar a Timoshenko, el Legislativo ucraniano dio un viraje político colosal al país en apenas una sesión, que empezó por la mañana con Kiev tomado por los manifestantes.

Los diputados y con ella un sistema mixto parlamentario-presidencialista, nombraron un nuevo presidente del Parlamento, acordaron constituir en un breve plazo un nuevo Gobierno, y nombraron a nuevos titulares de las carteras de Interior y Defensa.

Pocos se acuerdan ya de cómo empezó la multitudinaria protesta en Ucrania, cuando a finales del pasado mes de noviembre, Yanukovich daba la espalda a la Unión Europea al negarse a firmar un Acuerdo de Asociación con los Veintiocho.