(Foto: AFP)
(Foto: AFP)
Redacción EC

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia () pidió a la comunidad internacional actuar para proteger a los miles de hijos de los combatientes extranjeros que permanecen en los campamentos, centros de detención u orfanatos de ,  y otros lugares.  

"Estigmatizados por sus comunidades y rechazados por sus gobiernos, estos niños son víctimas de un 'doble rechazo', y hacen frente a enormes dificultades jurídicas, logísticas y políticas para acceder a los servicios básicos o regresar a sus países de origen", dijo la Directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, a través de un comunicado. 





Según Unicef, en Siria hay cerca de 29.000 niños extranjeros, la mayoría menores de 12 años. Unos 20.000 menores proceden de Irak, mientras que más de 9.000 vienen de otros 60 países. En Irak hay además 1.000 hijos de combatientes extranjeros.

La organización recalca que los menores son víctimas de circunstancias trágicas en las que ven vulnerados sus derechos.

"La mayoría de estos niños nacieron en las zonas de conflicto controladas por el Estado islámico en el Irak y el Levante o viajaron allí con sus padres. El resto –en su mayoría niños varones– fueron coaccionados o manipulados para que apoyaran a grupos armados, o tuvieron que hacerlo para asegurar su propia supervivencia", explica el documento.

Por tanto, Unicef, amparándose en la Convención sobre los Derechos del Niño, pide a sus Estados miembros que protejan a todos los menores de 18 años proporcionando documentación civil a los hijos de sus ciudadanos o hijos de sus ciudadanos; evitando que estos niños sean apátridas o se conviertan en apátridas; y apoyando su retorno y reintegración en sus países de origen.

"En el caso de los niños que han superado la edad de responsabilidad penal y que están acusados de actos delictivos, [que los países] se aseguren de que se apliquen las normas internacionalmente reconocidas para que tengan un juicio justo y sean sometidos a la justicia de menores", agrega.

TAGS RELACIONADOS