(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

El presidente de Rusia, , volvió a alabar a en una entrevista difundida en televisión, e insistió en su deseo de celebrar una cumbre con el líder de Estados Unidos, justo cuando las críticas internacionales se ceban más que nunca con el inquilino de la Casa Blanca.

"Pese a que sus acciones a menudo son criticadas, sobre todo en los últimos tiempos, (...) mi experiencia me dice que es una persona reflexiva, que sabe escuchar y que atiende los argumentos de su interlocutor", dijo Vladimir Putin sobre el presidente de Estados Unidos.

Las declaraciones del jefe del Kremlin llegan sólo dos días después de que Donald Trump defendiera la vuelta de Rusia al formato G8, del que fue expulsada tras la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014.

El mandatario estadounidense lanzó esa propuesta antes de viajar a la cumbre del ahora G7, que empezó en Canadá en medio de la tensión entre Donald Trump y la mayoría de los miembros del club que reúne a los siete países más industrializados del mundo, sobre todo por la guerra comercial que amenaza con desatar la Casa Blanca.

También hace dos días, durante su tradicional Línea Directa anual con los ciudadanos, Vladimir Putin interpretó en clave de humor un artículo de la prensa alemana, según el cual Donald Trump estará lanzando a la Unión Europea a los brazos del Kremlin con sus medidas arancelarias contra los Veintiocho y su salida del pacto nuclear con Irán.

El presidente ruso apuntó que siguiendo en la línea de esa publicación, se podría llegar a decir que él le hizo ganar las elecciones a Donald Trump para que este le entregada en bandeja a Europa.

De lo que no cabe duda es que los inquilinos del Kremlin y de la Casa Blanca se tienen simpatía, y si todavía no se han reunido en una cumbre bilateral en toda regla, ha sido seguramente por las sospechas sobre el papel de Rusia en la victoria electoral del presidente de Estados Unidos.

"Nos hemos reunidos con el presidente de Estados Unidos en el marco de eventos internacionales. Claro que es insuficiente para tratar las relaciones ruso-estadounidenses. Creo que esa reunión sería útil. La cuestión es que la situación política interna en Estados Unidos permita celebrarla", dijo Vladimir Putin a la televisión estatal Rossía.

Putin insistió en que Rusia tiene interés en "desarrollar, profundizar y normalizar las relaciones con Estados Unidos" mediante "diversos instrumentos, incluidas reuniones personales" entre los líderes de ambos países.

Pero al mismo tiempo, recordó que también Donald Trump prometió mejorar las relaciones de su país con Rusia durante su campaña electoral.

"Una de las promesas (que hizo el líder de la Casa Blanca) fue mejorar las relaciones ruso-estadounidenses. Confío en que eso se cumpla. En cualquier caso, nosotros estamos listos para ello. La pelota está en el lado americano", afirmó Vladimir Putin.

En este sentido, alabó a su colega por cumplir las promesas que hizo durante la campaña electoral.

"Se pueden tomar de distinta manera las decisiones que se toman en Estados Unidos y por su presidente. Pero hay una circunstancia a la que ya me he referido: Donald Trump cumple las promesas que dio durante la campaña electoral", recalcó el jefe del Kremlin.

A lo que no hizo referencia es a la reciente publicación en el diario estadounidense "The Wall Stret Journal", según la cual Vladimir Putin aprovechó su reunión en Viena a principios de esta semana con el canciller austríaco, Sebastian Kurz, para pedirle que ayude a organizar una cumbre con Donald Trump este verano.

Según el diario, la Casa Blanca "está al tanto de la petición" del presidente ruso y está "sopesando la oferta".

Mientras, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, admitió que "Viena puede ser la ciudad" que acogerá la futura cumbre, y aseguró que esa posibilidad se trató en la última conversación telefónica que mantuvieron Vladimir Putin y Donald Trump, a finales del pasado mes de marzo.

Las relaciones entre los dos países pasan por su peor momento desde la desintegración de la Unión Soviética.

Fuente: EFE