Miles de civiles han sido evacuados de Raqqa, al norte de Siria.
 (Foto: AFP)
Miles de civiles han sido evacuados de Raqqa, al norte de Siria. (Foto: AFP)
Redacción EC

Los yihadistas del grupo , sirios y extranjeros, serán evacuados de Raqqa, en el norte de Siria, en virtud de un acuerdo anunciado este sábado, mientras que los combatientes árabes y kurdos apoyados por Washington están a punto de apoderarse de la ciudad.


Según el acuerdo, los combatientes extranjeros también podrán rendirse o subir a los autobuses para ser evacuados, probablemente, hacia la provincia vecina de Deir Ezzor, indicó a la AFP Omar Alloush, un alto responsable del Consejo Civil de Raqqa.

Esta administración local participó, junto con líderes tribales, en unas negociaciones para sacar de Raqqa a los yihadistas, y para permitir la evacuación de civiles, a veces utilizados como escudos humanos.

En un primer momento, la coalición internacional antiyihadistas dirigida por Washington había anunciado un "acuerdo y "evacuaciones", precisando que un "convoy" abandonaría la ciudad el sábado, sin precisar el destino de los yihadistas sirios y asegurando que los combatientes extranjeros quedarían excluidos del acuerdo.

"El comunicado de la coalición dice una cosa, pero la realidad es otra", afirmó Alloush. "Sí, los combatientes extranjeros forman parte del acuerdo", recalcó.

Tres años después de sus fulgurantes conquistas en Iraq y Siria, el Estado Islámico se encuentra acorralado en sus últimos bastiones, y su "califato", autoproclamado en junio del 2014, se desmorona ante la ofensiva sostenida de Estados Unidos y de Rusia.

'400 rehenes'

En Raqqa, los yihadistas llevan varias semanas atrincherados en sus últimos reductos, mientras que los combatientes kurdos y árabes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) fueron recuperando la ciudad progresivamente, hasta tomar el control del 90% de la ciudad, con el apoyo de los bombardeos aéreos de la coalición.

En total, según este alto responsable, hasta 500 yihadistas, tanto sirios como extranjeros, podrían seguir atrincherados en Raqqa. "Tienen 400 rehenes, mujeres y niños, en el hospital" de la ciudad, donde se encuentran.

"Los combatientes extranjeros tienen dos opciones: rendirse o ser evacuados en autobús", subrayó este alto responsable, que apuntó que Deir Ezzor podría ser un posible destino (este), donde el Estado Islámico todavía controla grandes pedazos de territorio.

Alloush también facilitó a la AFP un comunicado escrito por líderes tribales en el que se anunciaba que las FDS habían dado su conformidad para la "salida de combatientes sirios" y que se estaba estudiando un "mecanismo" para evacuarlos.

En un primer momento, la coalición había explicado que el acuerdo tenía por objetivo "minimizar las pérdidas civiles". "La gente que abandone Raqqa en virtud del acuerdo serán cacheados" y su identidad será verificada, según el comunicado.

Previamente, se había mostrado tajante en cuanto a la suerte de los yihadistas extranjeros: "no serán autorizados a dejar Raqqa", aseguró, augurando "difíciles combates en los próximos días".

Durante el verano, la evacuación de yihadistas desde la región fronteriza entre Líbano y Siria hacia la región de Deir Ezzor (este) provocó reacciones hostiles de parte de la coalición, que lanzó operaciones aéreas para impedir que un convoy llegara cerca de Iraq.

Varios países occidentales temen que la desmovilización del Estado Islámico en Siria y en Iraq incite a los yihadistas a regresar a sus países de origen.

Se cree que los atentados del Estado Islámico perpetrados en Europa estos últimos años fueron planificados en Raqqa.

'A punto de acabar con Dáesh'

"Estamos a punto de acabar con Dáesh en Raqqa", indicó a la AFP un portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), principal componente de las FDS, usando un acrónimo en árabe del Estado Islámico.

Acorralados en sus últimos bastiones sirios, los yihadistas también perdieron el sábado su bastión de Mayadin, en la provincia de Deir Ezzor (este), en una ofensiva del régimen sirio apoyado por la fuerza aérea rusa.

Por otro lado, Damasco exigió el sábado la "retirada inmediata" de las fuerzas turcas desplegadas en el noroeste de Siria, donde Ankara prevé crear una "zona de distensión" en la provincia de Idlib.

Esas tropas fueron desplegadas en virtud de un acuerdo cerrado por Turquía -que apoya a los rebeldes- y por Rusia e Irán, padrinos del régimen sirio, para instaurar "zonas de distensión" en las que los países garantes se comprometen a poner fin a los combates.

La provincia de Idlib está controlada por Tahrir Al Sham, una coalición yihadista compuesta principalmente por la antigua rama de Al Qaeda en ese país.

Fuente: AFP

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...