Shady Sorour, Mohamed Sekkaki, Mohamed Munir y Yegor Zhukov cuentan con miles de seguidores en YouTube. (Capatura)
Shady Sorour, Mohamed Sekkaki, Mohamed Munir y Yegor Zhukov cuentan con miles de seguidores en YouTube. (Capatura)

es para miles de personas en el mundo la plataforma ideal para plasmar sus posturas, creaciones y nuevas ideas. Sin embargo, muchas de ellas han terminado tras las rejas por difundir contenidos en los que se enfrentaban al poder.

Tan solo en los últimos dos días los nombres de los famosos Mohamed Sekkaki (Marruecos) y Shady Sorour (Egipto) se volvieron tendencia en las redes sociales por sus reveses con la justicia.

A continuación, ahondamos en sus casos y en los de otros artistas envueltos en problemas similares.

CRÍTICAS AL PRESIDENTE EGIPCIO

El youtuber egipcio Shady Sorour, famoso comediante y actor de 24 años, fue arrestado en días recientes en el Aeropuerto Internacional de El Cairo cuando llegaba de Estados Unidos, informaron las autoridades de Egipto este viernes.

Según el diario local Al-Masry Al-Youm, Shady Sorour será enjuiciado, junto con otros acusados, por incitar a las protestas para derrocar al gobierno del presidente Abdul Fatá El Sisi.

Sorour, que ha estado viviendo fuera de Egipto desde el 2016, se ha hecho famoso por sus videos satíricos sobre política y coyuntura. Su canal cuenta con más de 5 millones de suscriptores.

Hace unos meses publicó un video en que apoyaba los llamados del empresario egipcio autoexiliado Mohamed Ali de iniciar un alzamiento contra Abdul Fatá El Sisi. En la grabación, Sorour desempeña los papeles de un padre y su hijo que discuten sobre la situación del país.

Sus videos han atraído a millones de espectadores.

CONTRA EL REY DE MARRUECOS

El jueves, el youtuber marroquí Mohamed Sekkaki, conocido por sus seguidores como “Moul Kaskita”, fue condenado a cuatro años de cárcel por “injurias al pueblo marroquí y a sus instituciones” y por “ofensa al rey” Mohamed VI, cuya figura es “inviolable” según la Constitución de Marruecos.

La ira de las autoridades fue desatada por un video publicado el pasado 30 de noviembre en el que Moul Kaskita analiza los discursos del rey, a los que considera desconectados de la realidad, y llama al pueblo “burro” por su conformismo con esta situación.

El video fue borrado recientemente de su canal de YouTube, que cuenta con 348 mil suscriptores. Su último video visible tiene fecha del 27 de noviembre.

El joven fue sentenciado por el tribunal de primera instancia de Settat, a unos 160 kilómetros al sur de Rabat, en virtud del artículo 179 del Código Penal, que establece una sentencia de hasta cuatro años de prisión para “cualquier persona que cometa difamación, insulto u ofensa a la persona del rey o del heredero al trono o una violación del respeto debido al rey”.

El youtuber también deberá pagar una multa de 40.000 dirhams (unos 3.600 euros / 4.000 dólares), informó a la agencia Efe su abogada, Saida Brahma.

TAMBIÉN UN RAPERO

El de Moul Kaskita no es el único caso reciente en Marruecos. Hace un mes el rapero Mohamed Munir, conocido en el mundo artístico como Gnawi, fue sentenciado a un año de cárcel por otro video publicado en YouTube en el que insultaba a la policía.

El diario español “El País” detalla que el artista, de 32 años, se encontraba arrestado en prisión preventiva desde el 1 de noviembre por desacato e injurias contra un agente del orden.

Sin embargo, varias ONG consideran que su encarcelamiento se debe a una represalia de las autoridades tras la difusión en YouTube de la canción 3acha cha3b (Viva el pueblo, en el árabe dialectal marroquí), un tema en el que Mohamed Munir y otros dos raperos critican al rey Mohamed VI.

La frase “viva el pueblo” se convirtió en el lema de las protestas en Marruecos desde la primavera árabe del 2011.

PRESO TRAS PROTESTA EN MOSCÚ

En julio de este año Yegor Zhukov pasó de ser un joven videoblogger y exitoso estudiante a integrar una lista de extremistas en Rusia.

Zhukov, de 21 años, solía compartir su preocupación por la situación política de su país a través de YouTube. Por ello, no fue su sorprendente que se sumara a las protestas contra el gobierno de Vladimir Putin que tuvieron lugar a mediadios del año en Moscú.

Cuatro días después de participar en las protestas del 27 de julio, las más multitudinarias que vivió Moscú en los últimos años, Zhukov subió un video a su canal YouTube. Horas después fue detenido en su casa por las autoridades que lo acusaron de participar en manifestaciones no autorizadas.

El joven fue liberado a inicios de diciembre tras recibir una pena suspendida de tres años de cárcel. Zhukov era una de las cerca de diez personas que estaban detenidas a la espera de juicio a raíz del caso abierto tras la manifestación del 27 de julio.

La justicia rusa ha declarado culpable al joven de hacer llamados al extremismo a través de Internet y le ha prohibido usar Internet durante dos años, según ha informado el diario local ‘The Moscow Times’.