Un trabajador de salud toma una muestra de hisopo de un hombre para una prueba rápida de antígeno mientras cientos de miles de peregrinos senegaleses de la Hermandad Mouride se reúnen para el festival anual Grand Magal, mientras continúa la propagación mundial de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en el ciudad de Touba, Senegal. (REUTERS/Zohra Bensemra).
Un trabajador de salud toma una muestra de hisopo de un hombre para una prueba rápida de antígeno mientras cientos de miles de peregrinos senegaleses de la Hermandad Mouride se reúnen para el festival anual Grand Magal, mientras continúa la propagación mundial de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en el ciudad de Touba, Senegal. (REUTERS/Zohra Bensemra).
Redacción EC

Con tan solo siete médicos por cada 100.000 habitantes, se ha convertido en uno de los países más elogiados del mundo por su buen manejo contra la pandemia del .

“Cuando llegó el primer caso, estábamos muy ansiosos y yo me enojé porque era un caso importado”, dijo a la la doctora Khardiata Diallo, quien coordina el centro de tratamiento epidémico del Hospital Fann, en Dakar.

“Nos preocupaba la falta de equipamiento para tratar el coronavirus, había solo 12 camas con suministro limitado de oxígeno para todo el país”, agregó Diallo.

Tras el anuncio del primer caso de COVID-19, los colegas de Diallo del Instituto Pasteur de Dakar, que en febrero fue uno de los dos laboratorios de África que podían realizar pruebas de coronavirus, capacitaron a personal de decenas de otros países sobre cómo realizar las pruebas.

Hoy en día, el laboratorio en Dakar funciona las 24 horas y las pruebas se han extendido por todo el país. Los tests para aquellos que tienen síntomas son gratuitos y los resultados se obtienen en ocho horas.

Por su parte el doctor Oumar Kane asegura que en la actualidad la realidad en los hospitales con pacientes con COVID-19 es diferente a como inicio el brote. "El problema era que solo teníamos 10 camas con respiradores y había momentos en que recibíamos llamadas pidiendo una cama pero no podíamos recibir al paciente”, recuerda.

“Esa demanda continuó durante unas tres semanas, hasta que se equiparon otros hospitales”, agregó.

Asimismo, indicó que el número de casos diarios registrados ha ido disminuyendo desde mediados de agosto.

Medidas de prevención

En los primeros días de la pandemia, se implementaron otras medidas preventivas, incluida la declaración del estado de emergencia, el cierre total de las escuelas y un toque de queda nocturno.

Los restaurantes, supermercados y bancos se apresuraron a introducir controles de temperatura en sus entradas.

Si bien algunas de esas medidas fueron levantadas, en las calles de Dakar las mascarillas siguen siendo obligatorias, una regla que se introdujo en el mes de abril.

En la actualidad, las 14 regiones de Senegal están equipadas para tratar a pacientes con coronavirus.

Senegal, que tiene una población de 16 millones de personas, solo había registrado hasta esta semana 15.000 casos positivos y poco más de 300 muertes.

Su estrategia para contener el virus se ha adaptado y muchos pacientes con síntomas leves ahora son tratados en casa, con personal médico monitoreando su estado de forma remota desde el hospital y entregando medicamentos.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: la Generación Z apuesta por la creatividad y el compromiso

TE PUEDE INTERESAR