Redacción EC

El Cairo (Agencias) “Hay varias decenas de momias, quizá un centenar”, fueron las palabras del arqueólogo José Manuel Galán ante la prensa cuando dio a conocer sobre el hallazgo realizado por el equipo de expertos que tiene bajo su dirección. 

Este grupo de investigadores españoles y egipcios, conforman el equipo del "Proyecto Djehuty" el cual explora la zona de Dra Abu el-Naga analizando la tumba de Djehuty, un alto funcionario del antiguo imperio egipcio. 

Después de excavar en un pozo funerario cercano a la sepultura de Djehuty, los investigadores encontraron un agujero en las paredes, el cual conducía a un túnel de 20 metros de largo, dos de ancho y dos de alto. Al final del túnel una inmensa recámara aparecía con cientos de momias dispersas por el suelo. 

El ministerios de antigüedades de explicó que la tumba habría pertenecido a un importante hombre de Estado durante la dinastía XI (2150 - 1990 a.c.). "Su superficie grande y sus anexos indican que la tumba pertenece a un miembro de la familia real o a uno de los grandes responsables del Estado", anunció mediante un comunicado. 

Galán también aclaró que la cantidad de restos en el interior de la tumba se debería a que esta cámara funeraria habría sido reutilizada durante la dinastía XVII (1580 - 1550 a.c.) por gente de clase media. También se informó que la tumba había sido saqueada. 

El grupo de arqueólogos deberá esperar a la siguiente campaña de excavación (enero y febrero) para localizar la entrada principal a la tumba y poder estudiar todos los detalles a profundidad.