La peligrosa "desviación" de ser homosexual en Egipto
La peligrosa "desviación" de ser homosexual en Egipto
Redacción EC

El Cairo (EFE). Lo que comienza como una fiesta privada en puede convertirse en un delito de "desviación e indecencia", como ocurre cada vez con más frecuencia en casos en los que se han visto procesados por la justicia.

Amer Fuad participó el pasado 4 de noviembre en una fiesta que se celebró en una villa a las afueras de la capital egipcia, con presencia de alcohol y bailarines, para celebrar la fecha que algunos consideran como el egipcio.

"Éramos unas 300 personas en la fiesta, cuando de repente entró un policía vestido de civil y arrestó a diez, entre ellas la dueña de la casa y la mayoría menores de edad", cuenta este joven homosexual, de 27 años.

Fuad asegura que la policía "insultó, golpeó y desnudó" a todos los detenidos en la comisaría, hasta que los llevaron ante la Fiscalía General. Allí fueron acusados de "mantener relaciones sexuales con hombres dentro de la villa" y ordenó que se les hicieran análisis forenses.

Tras varias sesiones judiciales, finalmente Fuad y siete amigos fueron sentenciados en diciembre a tres años de cárcel por violar la ley contra la prostitución. Mientras, el noveno, el organizador de la fiesta, fue condenado a diez años de prisión.

La policía testimonió que los jóvenes estaban "dándose besos y abrazos calientes para liberar energía homosexual", según se puede leer en los informes escritos por la comisaría, que asegura también que había un hombre que llevaba ropa y accesorios femeninos.

El abogado que defiende a Fuad asegura que los análisis del forense ni siquiera demostraron que los acusados hubieran mantenido relaciones con otros hombres.

Considera también que se trata de un caso "más político que criminal", en el que las autoridades intentan "demostrar su presencia y enviar un mensaje de que la sociedad es todavía conservadora", aunque ya no gobiernen los .

Fuad sigue esperando en libertad la resolución de su recurso, mientras aguarda nervioso un milagro y pide públicamente ayuda a organizaciones internacionales que permitan su vuelta a la normalidad y evitar su ingreso en prisión.

Sus padres, cuenta, le han echado de casa y lo han desheredado.

DATO
La homosexualidad es técnicamente legal en Egipto, puesto que no hay ninguna ley que la prohíba expresamente, aunque las normas sociales que definen las actuaciones "correctas" se convierten en ley suprema que establece los castigos a los "desviados" de la moral pública.