Hace 60 años, tropas francesas fueron derrotadas por fuerzas vietnamitas en Dien Bien Phu. Fue un punto de inflexión en la historia de ambas naciones y en la de la Guerra Fría, y una batalla en la que Estados Unidos parece haber contemplado el uso de armas nucleares.

"¿Quiere dos bombas atómicas?".

Esas son las palabras que un veterano diplomático francés recuerda haber escuchado en boca del secretario de Estado de EE.UU. John Foster Dulles durante una conversación con el canciller francés Georges Bidault, en abril de 1954.

El contexto de esta extraordinaria oferta era la desesperada situación del ejército francés que se enfrentaba a las fuerzas nacionalistas de Ho Chi Minh (quien poco después sería el presidente de la República Democrática de Vietnam) en Dien Bien Phu, en el noroeste del país asiático.

La batalla de Dien Bien Phu hoy en día está eclipsada por la subsecuente incursión de los estadounidenses en Vietnam en la década de los 60, pero durante ocho años, entre 1946 y 1954, los franceses lucharon su propia guerra sangrienta para evitar perder los dominios del imperio en el Lejano Oriente.

Tras la toma de poder de los comunistas en China en 1949, ese conflicto colonial se había convertido en el campo de batalla clave de la Guerra Fría.

Los chinos proveían a los vietnamitas con armas y suministros mientras que los estadounidenses se hacían cargo de la mayoría de los costos de la guerra francesa.

Pero eran los soldados franceses los que estaban peleando y muriendo. Para 1954, Francia tenía en Indochina a más de 55.000 efectivos.

EL VALLE IDEAL
Al final de 1953, el comandante en jefe francés, el general Henri Navarre, decidió establecer fortificaciones en el valle de Dien Bien Phu, a unos 450 kms de la capital norteña de Hanoi.

El valle estaba rodeado de colinas y montañas selváticas. La posición era defendible si los franceses mantenían el control de las colinas más cercanas y recibían suministros por vía aérea.

La apuesta era que, dadas las condiciones geográficas, era muy difícil que el enemigo lograra llegar con armamento pesado.

Lo que subestimaron fue la capacidad de los vietnamitas para acumular artillería detrás de las colinas.

El equipo fue trasportado por decenas de miles de peones -muchos de ellos mujeres y niños-, que cargaban materiales por cientos de kilómetros a través de la selva, día y noche, en bicicleta o a rastras.

El 13 de marzo, los vietnamitas desataron un aluvión masivo de artillería y en cuestión de dos días se tomaron dos de las colinas y destruyeron la pista de aterrizaje.

Los franceses quedaron desconectados y con la soga al cuello.

DESESPERACIÓN
Fue esa situación crítica lo que llevó a la desesperada Francia a pedirle ayuda a EE.UU.

Los funcionarios estadounidenses de línea dura eran el vicepresidente Richard Nixon, que no contaba con poder político, y el almirante Arthur W. Radford, presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU. Otro militarista era el secretario de Estado John Foster Dulles, quien estaba obsesionado con la cruzada contra el comunismo.

El presidente Dwight Eisenhower era más reservado, sin embargo dio una conferencia de prensa a principios de abril en la que proclamó la tristemente famosa "teoría dominó" sobre la posible propagación del comunismo, de un país a otro.

"Si uno tiene una fila de fichas de dominó y tumba la primera, habrá la certeza de que caerán muy rápido hasta la última", dijo. "Así que podría ser el inicio de una desintegración que tendrá las más profundas influencias".

NO SIN CHURCHILL
El sábado 3 de abril de 1954 pasó a la historia estadounidense como "el día en el que no fuimos a la guerra".

Ese día, Dulles se reunió con líderes del Congreso obstinados con que no apoyarían ninguna intervención militar a menos de que Reino Unido también se involucrara.

Eisenhower le envió una carta al premier británico Winston Churchill advirtiéndole sobre las consecuencias para Occidente de una derrota en Dien Bien Phu.

Fue por esos días, en una reunión en París, que Dulles supuestamente le hizo la asombrosa oferta a los franceses de facilitarles armas nucleares tácticas.

¿REALMENTE LO HIZO?
En realidad, Dulles nunca estuvo autorizado para hacer tal oferta y no hay evidencia firme de que lo haya hecho.

Parece posible que en la atmósfera febril del momento, los franceses aterrados sencillamente lo malentendieron. O que sus palabras se confundieron al ser traducidas.

"Realmente nunca lo ofreció. Hizo una sugerencia y una pregunta. Pronunció las dos palabras fatales: 'bomba nuclear'", dijo Maurice Schumann, un excanciller de Francia, antes de morir en 1998. "Bidault inmediatamente reaccionó como si la oferta no fuera en serio".

No obstante, según el profesor Fred Logevall, de la Universidad Cornell en EE.UU., Dulles "al menos habló en términos muy generales acerca de la posibilidad, de qué pensaban los franceses de potencialmente usar dos o tres armas nucleares tácticas contra esas posiciones enemigas".

Bidault rechazó la idea, alega el experto, "pues él sabía... que si eso mataba a muchos miembros de los Viet Minh (Liga para la independencia de Vietnam), también destruiría al cuartel mismo".

CON ARMAS CONVENCIONALES
Al final, no hubo ninguna intervención estadounidense de ninguna clase, pues los británicos se rehusaron a tomar parte.

Las últimas semanas de la batalla de Dien Bien Phu fueron atrozmente cruentas.

El suelo se tornó en lodo cuando empezó el monzón, y los hombres se aferraban a cráteres y zanjas en condiciones que evocaban la Batalla de Verdún en 1916.

El 7 de mayo de 1954, tras un sitio de 56 días, el ejército francés se rindió.

En total, en el lado francés hubo 1.142 muertos, 1.606 desaparecidos y 4.500 heridos. Casi 8.000 vietnamitas murieron y 15.000 fueron heridos.

EL FIN Y EL PRINCIPIO
En la historia de la descolonización, fue la única vez que un ejército profesional europeo fue derrotado decisivamente en una batalla campal.

Lo que ocurrió en Dien Bien Phu marcó el fin del imperio francés en el Lejano Oriente e inspiró a otros que luchaban contra los colonizadores.

No fue fortuito que unas semanas más tarde se disparara una violenta rebelión en Argelia Francesa, el principio de otra sangrienta y traumática guerra que iba a durar ocho años.

El ejército francés se aferró con tal desesperación a Argelia, en parte, para redimir el honor que sintió haber perdido en Dien Bien Phu.

La idea obsesionó tanto al ejército que en 1958 apoyó un golpe de Estado contra el gobierno, pues sospechaba que estaba preparando lo que los generales condenaban como un "Dien Bien Phu diplomático".

El golpe le devolvió el poder al general Charles de Gaulle, quien estableció un nuevo régimen presidencial, que perdura hasta el día de hoy.

1954 fue también el año en el que Francia empezó a trabajar en su propio sistema de disuasión nuclear.

De manera que las repercusiones de esa batalla aún se sienten.

Para los vietnamitas, sin embargo, Dien Bien Phu fue sólo la primera ronda. Los estadounidenses, que se habían negado a involucrarse directamente en 1954, gradualmente se fueron deslizando hacia la guerra -la segunda Guerra de Vietnam- durante los años 60.