Extenuados y abrumados, miles de mujeres y niños, pero también presuntos combatientes del grupo , salen del último reducto de los yihadistas en .