El presidente Barham Saleh pronunciando un discurso el 30 de agosto de 2022 en Bagdad. (Foto de la presidencia iraquí / AFP)
El presidente Barham Saleh pronunciando un discurso el 30 de agosto de 2022 en Bagdad. (Foto de la presidencia iraquí / AFP)
/ -
Agencia AFP

El presidente de , , abogó este martes por adelantar las elecciones legislativas para atajar una crisis política que derivó en enfrentamientos que dejaron 30 muertos y cientos de heridos entre los partidarios del líder chiita y las fuerzas de seguridad.

La idea de adelantar los comicios, menos de un año después del inicio de la actual legislatura, ha sido una exigencia del clérigo chiita Moqtada Sadr, cuyos partidarios se enfrentaron al ejército después de que su líder anunciara sorpresivamente el lunes su retirada de la política.

MIRA AQUÍ: Al menos 15 muertos en Irak tras anuncio de retirada política de líder chiita Muqtada al-Sadr

“La celebración de elecciones anticipadas, en base al consenso nacional, representa una salida a esta grave crisis”, dijo el presidente Saleh en un discurso. Según el mandatario, esa opción garantizaría “la estabilidad política y social”.

Saleh se pronunció horas después de que los simpatizantes de Sadr se retiraran de la Zona Verde de Bagdad, al cabo de 24 horas de enfrentamientos con el ejército y facciones chiitas apoyadas por Irán.

En esos enfrentamientos murieron baleados 30 seguidores del clérigo chiita y 570 personas resultaron heridas, según el último balance médico.

Sadr, que lideró una milicia que se opuso a la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos en marzo de 2003, dio a sus partidarios “60 minutos” para retirarse de la Zona Verde, que alberga embajadas y oficinas gubernamentales y se considera la más segura de la capital.

“Pido disculpas al pueblo iraquí, el único afectado por los acontecimientos”, dijo Sadr a los periodistas desde su bastión en la ciudad de Nayaf.

El primer ministro Mustafa al-Kadhemi declaró por su parte que se abrieron varias investigaciones y amenazó con dimitir si el bloqueo político persistía. “Si quieren seguir sembrando el caos,el conflicto, la discordia la rivalidad (...) tomaré la medida moral y patriótica que se impone y dejaré mi puesto”, dijo.

Los enfrentamientos fueron el punto álgido de la crisis que atraviesa Irak desde las legislativas de octubre de 2021, de las que salió un Parlamento fragmentado. Desde entonces, los líderes políticos no lograron investir un nuevo primer ministro ni instalar un nuevo gobierno.

“Escalada peligrosa”

Las protestas estallaron cuando Sadr anunció su “retira definitiva” de la política. Sus simpatizantes marcharon hacia la Zona Verde e irrumpieron en el palacio del gobierno.

Los enfrentamientos continuaron el martes entre los partidarios de Sadr contra el ejército y los hombres de las Unidades de Movilización Popular (Hashed al Shaabi), ex paramilitares respaldados por Teherán, que luego se integraron en las fuerzas iraquíes.

MÁS INFORMACIÓN: Irak: fuerzas de seguridad levantan el toque de queda en todo el país

La Misión de la ONU de Asistencia en Irak (UNAMI) calificó los hechos como “una escalada extremadamente peligrosa” y urgió a todas las partes a “abstenerse de actos que puedan llevar a una cadena imparable de eventos”.

Un partidario del clérigo chiíta iraquí Moqtada Sadr se refugia en la capital, Bagdad, el 29 de agosto de 2022. (Foto de Ahmad Al-rubaye / AFP)
Un partidario del clérigo chiíta iraquí Moqtada Sadr se refugia en la capital, Bagdad, el 29 de agosto de 2022. (Foto de Ahmad Al-rubaye / AFP)
/ AHMAD AL-RUBAYE

“Poder social”

Estados Unidos también instó a la calma en medio de informes “preocupantes” sobre la situación y Francia pidió a “las partes que ejerzan la máxima moderación”.

En las legislativas de octubre de 2021, el bloque de Sadr quedó primero con 73 escaños sobre un total de 329. Pero al no poder formar una mayoría, hizo dimitir a sus diputados en junio, alegando querer “reformar” el sistema y acabar con la “corrupción”.

TAMBIÉN VER: Quién es Muqtada al-Sadr, el poderoso clérigo cuya renuncia política ha desatado el caos en Irak

La renuncia llevó a que el Marco de Coordinación, una alianza rival, se convirtiera en la principal bancada.

Al atizar a sus seguidores y luego pedirles que se retiren, Sadr “muestra el poder social y las bases que tiene, sobre todo a sus adversarios”, estimó Renad Mansour, del centro de reflexión británico Chatham House.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más