Xi Jinping fue reelecto, por tercera vez consecutiva, como el secretario general del Partido Comunista de China. Actualmente se ha convertido en la figura política con mayor poder de los últimos 30 años en el país.
Xi Jinping fue reelecto, por tercera vez consecutiva, como el secretario general del Partido Comunista de China. Actualmente se ha convertido en la figura política con mayor poder de los últimos 30 años en el país.
/ WANG ZHAO / AFP
Redacción EC

El XX Congreso del Partido Comunista de (PCCh) culminó este domingo con varios anuncios esperados, un par de sorpresas y la consolidación de como la figura más importante del país.

MIRA: Xi Jinping cimenta su poder en un Congreso del PCCh marcado por la humillación pública al expresidente Hu Jintao

Por un lado, se ratificó a Xi como secretario general del partido, por lo que conducirá al gigante asiático durante un tercer periodo consecutivo de cinco años, algo que no sucedía desde la época del fundador de la China comunista, Mao Zedong.

Además, se conocieron los rostros que conformarán el nuevo Comité Central del PCCh.

Las novedades, justamente, se presentaron dentro de este último punto, al develarse una cúpula fiel a Xi y perpetrarse la purga pública de su predecesor, Hu Jintao.

Esta nueva elección representa la consolidación de Xi, de 69 años, al frente de China, convirtiéndolo además en la figura política que mayor poder ha acumulado durante las tres últimas décadas en el país, según destacaron diversos medios internacionales.

Por otro lado, la imagen de Jintao siendo escoltado fuera del Congreso antes de que inicien los actos de clausura ha calado profundamente. Hasta el momento se desconoce si el predecesor de Xi fue retirado por problemas de salud o si fue una muestra de poder frente a facciones partidarias que se opongan a la hegemonía del líder comunista.

Lo cierto es que, a la espera de una explicación oficial, se puede intuir que Xi ha conseguido deshacerse de las voces críticas que de alguna forma conseguían cierto equilibrio dentro del Comité Central. Junto a Jintao han desaparecido de la palestra política el expresidente Jiang Zemin, el aún primer ministro Li Keqiang y el viceprimer ministro Hu Chunhua, este último considerado parte de la quinta generación partidaria que deberá relevar a la de Xi.

El expresidente chino Hu Jintao fue retirado del Congreso antes de que inicien los actos para la clausura del mismo. Hasta el momento no hay un pronunciamiento oficial sobre las causas detrás de esta decisión.
El expresidente chino Hu Jintao fue retirado del Congreso antes de que inicien los actos para la clausura del mismo. Hasta el momento no hay un pronunciamiento oficial sobre las causas detrás de esta decisión.
/ NOEL CELIS

TIEMPO ILIMITADO

Esta ratificación de Xi en el poder es el último paso dentro de un camino iniciado en el 2018 con una reforma constitucional que abolió una norma creada en 1982, la cual limitaba la presidencia del país a dos mandatos, justamente con la intención de evitar que una figura se haga con el poder absoluto del gigante asiático.

Bajo la situación actual, no hay impedimento para que Xi se mantenga de forma vitalicia en el cargo, además de fungir como secretario general del PCCh, jefe de Estado y presidente de la Comisión Militar Central de China.

Xi Jinping probablemente no solo se quede los próximos cinco años, sino cinco más y aún más si él lo desea”, comenta a El Comercio el internacionalista especializado en Asia y profesor de la Universidad San Marcos, Carlos Aquino

Adicionalmente, durante sus últimos cinco años, Xi inició una suerte de purga dentro del partido, bajo el objetivo de eliminar a elementos corruptos habría conseguido deshacerse de quienes se oponen a su visión de gobierno, según .

En los últimos años no solo abolió la restricción de periodos consecutivos, sino que se reforzó la posición de Xi como núcleo del partido, se tiene que estudiar el pensamiento Xi Jinping, criticarlo es criticar al partido y eso es tabú en China”, señala Aquino.

Durante los últimos cinco años Xi, quien llegó al poder en el 2012, inició una suerte de purga dentro del partido con la intención de eliminar la corrupción y, de paso, deshacerse de elementos opositores a su visión.
Durante los últimos cinco años Xi, quien llegó al poder en el 2012, inició una suerte de purga dentro del partido con la intención de eliminar la corrupción y, de paso, deshacerse de elementos opositores a su visión.
/ ED JONES / AFP

Xi podía usar la campaña (anticorrupción) para sacar del camino a todos los altos funcionarios del partido que no estuvieran siguiendo su línea política o que no le resultaran útiles de otras maneras (...) Así, él fue capaz de consolidar el poder y, en el plazo de 5 años, cambió el sistema operativo del Partido Comunista de China sin cambiar su estructura”, señaló Tsang.

El problema es que, con un grupo de hombres que no hacen oposición, hay muchos menos controles y equilibrios. Por supuesto, se puede argumentar que en un sistema de partido único los controles y equilibrios son muy débiles. Pero al menos en el pasado había varias facciones que luchaban entre sí y se controlaban mutuamente”, .

Así que antes había más pluralismo dentro del partido, pero ahora no es así. Y el peligro es que cuando hay menos pluralismo, menos debates, más concentración de poder, los altos dirigentes pueden estar inclinados a escuchar menos a otras personas y a cometer errores”, agregó.

Por su parte, Aquino destaca que dentro del Comité Permanente ninguna figura se perfila como posible sucesora en el cargo.

“Los seis miembros del Comité Permanente del Politburo, aparte de Xi, son sus aliados o han trabajado con él, incluido el ideólogo del pensamiento Xi Jinping. Es decir, los que eligen al jefe del partido son sus amigos, sus aliados o sus subordinados. Además, dentro del Comité Permanente del Politburó suele haber alguien que se perfile como el sucesor del secretario general. Si ves a los miembros actuales, salvo uno que tiene 60 años, todos son muy viejos para poder llegar a ser presidente en el próximo congreso, dentro de 5 años (tendrían más de 68 años, edad en la que deben jubilarse de la función pública)”, explica el experto.

QUÉ SE PUEDE ESPERAR

Tanto en la inauguración como en el cierre del XX Congreso, Xi advirtió que el camino para el futuro de China está plagado de “vientos fuertes, aguas agitadas o incluso tormentas peligrosas”.

, Xi hizo referencia a “intentos externos de chantajear, contener, bloquear y ejercer la máxima presión” sobre China que amenazan con “escalar en cualquier momento”.

Es probable que Xi controle estrictamente todas las decisiones importantes de política exterior y participe en ellas. Su empaque de los principales líderes chinos con leales le permitirá controlar mejor y ejercer influencia”, señaló al medio estadounidense Bonny Lin, directora del Proyecto de Energía de China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Cabe resaltar que este nuevo periodo de Xi en el poder estará marcado, al menos inicialmente, con una mayor tensión con Occidente, especialmente con Estados Unidos, con quien ya sostiene una guerra comercial y ha visto incrementadas sus fricciones debido a Taiwán.

Xi advirtió que el camino para el futuro de China está plagado de “vientos fuertes, aguas agitadas o incluso tormentas peligrosas”
Xi advirtió que el camino para el futuro de China está plagado de “vientos fuertes, aguas agitadas o incluso tormentas peligrosas”
/ Agencia AFP

Además, analistas han destacado importantes silencios dentro de su discurso, entre los que resaltan el tradicional “la paz y el desarrollo siguen siendo los temas de la época” o que China atraviesa por un “período de importantes oportunidades estratégicas”.

Dichas frases, recurrentes en los últimos congresos del PCCCh, daban a entender que la prioridad china se mantenía en el ansiado crecimiento económico.

El futuro se ve muy complicado. Por un lado está la invasión rusa a Ucrania, que ha dividido al mundo entre Occidente y quienes apoyan a Rusia. A China se le ve del lado ruso y esos bloques se van a seguir distanciando. El otro tema es el enfrentamiento directo con Estados Unidos que comenzó con Trump y se ha convertido en una guerra tecnológica a todo nivel. Hace una semana la Casa Blanca ha publicado un documento de seguridad nacional donde dice que China representa una amenaza que, a diferencia de Rusia, no solo tiene el deseo de cambiar el orden internacional sino la creciente capacidad de hacerlo”, apunta el profesor Aquino.

NOTICIAS SUGERIDAS

Contenido GEC