Una mujer conversa con el personal médico en la estación de tren de Shanghái, China. EFE
Una mujer conversa con el personal médico en la estación de tren de Shanghái, China. EFE
Redacción EC

tenía cero positivos de . Durante seis meses, el COVID-19 estaba controlado, pero la variante Delta hizo que la pandemia se volviera a descontrolar.

MIRA: China enfrenta su peor brote de COVID-19 desde el inicio de la pandemia

El rebrote se da una semana después de que China reaccionara con molestia a las intenciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de regresar al país para continuar investigando el origen la enfermedad.

El viceministro de Salud, Zeng Yixin, que la propuesta era una “falta de respeto al sentido común y arrogante hacia la ciencia”.

Ahora, sus palabras resuenan más que nunca si se tiene en que cuenta que, según el portal Semana, “el último brote es el que más se ha propagado geográficamente en el país desde hace meses”.

Una mujer camina de la mano con su hijo en Shanghái. EFE
Una mujer camina de la mano con su hijo en Shanghái. EFE

¿La razón? El subdirector del Centro de Control de Enfermedades de Beijing, Pang Xinghuo, ha :

Actualmente son las vacaciones de verano, un período pico de turismo, viajes y reuniones. No debería haber holgura en la prevención y el control de la epidemia”.

MIRA: Hong Kong: 9 años de cárcel al primer condenado bajo la ley de seguridad nacional

ORIGEN Y RESPUESTA

Según , el rebrote “nació en el personal de limpieza del aeropuerto” de Nanjing, y desde allí los contagios han llegado a otras partes del país.

El Gobierno Chino no se ha demorado en reaccionar. En Nanjing -de 10 millones de habitantes- se han dispuesto test masivos, así como se han cerrado algunos negocios, cancelado vuelos y viajes largos en buses.

En tanto que las farmacias ya no podrán vender medicinas para la fiebre o la tos, “”.

La anota que, “en una extraña muestra pública de preocupación”, varios funcionarios de alto nivel del Gobierno Chino se reunieron junto a alcaldes y agentes de la salud para determinar qué medidas tomar.

En vista de la próxima temporada escolar, debemos estudiar con prontitud y hacer un buen trabajo en la prevención y el control de epidemias escolares y otros trabajos relacionados, y divulgar información de manera oportuna para brindar a la sociedad una expectativa clara y estable”, se lee en un .

Y se agrega:

Todos los grandes eventos del segundo semestre del año deben planificarse de manera coordinada. Si no son necesarios, no deben realizarse”.

Además, el comunicado anota la necesidad de aprender las lecciones de la pandemia, lo que significará “encontrar deficiencias y debilidades en la respuesta a los problemas que surgen en la prevención y control”.

También se afirma la necesidad estar atentos a los fenómenos naturales, como inundaciones y tifones, para “garantizar la seguridad de la vida y la propiedad de las personas”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR