Una imagen de la ciudad china de Wuhan, donde se inició la pandemia de coronavirus, del pasado 31 de marzo. (REUTERS/Aly Song).
Una imagen de la ciudad china de Wuhan, donde se inició la pandemia de coronavirus, del pasado 31 de marzo. (REUTERS/Aly Song).
Redacción EC

Wuhan [EFE]. La ciudad china de Wuhan, cuna de la pandemia del coronavirus, puso fin este miércoles casi 11 semanas de cuarentena, aunque los ánimos de sus residentes están divididos entre las ganas de marcharse y quienes temen que otras ciudades pongan trabas a su llegada.

Cientos de vehículos comenzaron a cruzar los peajes que salen de la urbe, en los que se habían instalado controles policiales -ya retirados- que impedían a los residentes dejar Wuhan, según imágenes transmitidas en directo por la televisión estatal CGTN.

Algunos vehículos hacían ya cola desde hacía horas para poder salir de Wuhan en cuanto finalizasen los controles.

El diario oficial Global Times afirma que muchos de los que están yéndose de la ciudad son ciudadanos que se habían quedado atrapados en la urbe sin residir allí, y cita a un conductor que dice: “Solo quiero irme a casa lo antes posible”.

“Las medidas de control y prevención de la epidemia siguen siendo una prioridad y la gente debe seguir alerta”, afirmó hoy el funcionario local Hu Shuguang a la cadena estatal CGTN.

Según Hu, Wuhan ha logrado salir del hoyo en el que se encontraba hace dos meses y la situación no deja de mejorar: desde el 18 de marzo, la ciudad sólo ha confirmado dos casos de coronavirus en dos días separados.

“Que no haya nuevos casos no significa que haya cero riesgos en Wuhan. Las tareas de prevención y control siguen siendo críticas”, acotó.

Y mientras algunos viajeros comienzan a preparar sus equipajes para salir, otros se lo han pensado dos veces y han decidido no viajar en este periodo.

“Tengo miedo de que gente de otros sitios en China no nos acepten como antes”, comenta a Efe una trabajadora china del sector de las relaciones públicas que prefiere permanecer en el anonimato.

En un principio pensó en volver a Shanghái, donde trabaja, pero se topó con varios rompecabezas burocráticos: “Hay mucho papeleo. Hay que solicitar el billete con antelación, y el empleador y la comunidad de vecinos donde resido allí tienen que invitarme primero. También tendría que hacer otra vez la prueba de coronavirus, para lo cual quizá haya que pasar por el hospital”, relata.

Y si viaja a la gran ciudad financiera china lo más probable es que le espere un nuevo periodo de 14 días de aislamiento que no podría hacer en su casa, ya que comparte piso.

“No quiero volver a estar encerrada otra vez. Prefiero esperar a que las cosas se calmen para viajar”, añade, y apunta que otros trabajadores menos cualificados y con menos ingresos quizá no tienen otra opción más que regresar.

El recelo de grandes ciudades como Beijing, Cantón o Shanghái respecto a los wuhaneses tiene su explicación: “Creo que es comprensible hasta cierto punto. El virus se descubrió primero en Wuhan. Claro que nos gustaría volver, pero sólo si somos bienvenidos. Esta situación es dolorosa, y lo último que queremos son más problemas”, concluye la joven.

“No creo que sea un fenómeno generalizado”, asegura a Efe el neumólogo Hu Ke, que lleva más de cien días tratando a pacientes graves en Wuhan.

“Creen que el riesgo es mayor si procedes de Wuhan o de la provincia de Hubei, y piden medidas más estrictas para ellos. Hay gente de la provincia a la que le toman a temperatura varias veces si viajan. Esto es comprensible -argumenta-. Hubei ha sido el centro de la epidemia. De los 80.000 casos en China, 60.000 se registraron en esta provincia. Yo no lo llamaría discriminación”.

Discriminación o no, no es exclusiva con los wuhaneses ya que, a medida que el virus se ha ido propagando desde China hacia el resto del mundo, algunos chinos han manifestado actitudes racistas contra los ciudadanos de países azotados por la enfermedad.

Así, en las redes sociales chinas circulaban estos días imágenes que presentaban a los extranjeros como “basura” que había que clasificar en diferentes cubos para desinfectarlos y a quienes acusa de no llevar mascarilla, entrar ilegalmente en el país e incluso de estafar mujeres.

PUERTAS ABIERTAS Y DÍA SIN MUERTOS

En cualquier caso, más de 80 trenes están ya listos en la estación de Wuhan para salir de la urbe con destino a distintos puntos de todo el país, según el diario estatal Global Times, y que podrán usar sólo aquellos viajeros de la urbe que certifiquen un buen estado de salud.

La fuente señala también que los 75 controles de carreteras que regulan el tráfico entrante y saliente de Wuhan se levantarán mañana.

Según las autoridades locales, se producirá un pico de tráfico que durará hasta el 15 de abril, y alertan contra descuidos con la apertura de las comunicaciones frente a posibles rebrotes de la enfermedad.

En la ciudad siguen presentes las gigantes vallas amarillas que impiden el paso a complejos residenciales y otros edificios, a los que sólo se puede acceder si se presenta un certificado de salud.

“No sabemos cuándo se quitarán. Depende de cada comunidad de vecinos. Estamos a la espera de que nuestro distrito tome una decisión”, comenta a Efe un guarda de seguridad a la entrada de un complejo residencial en el que también hay pequeños mercados que venden bienes de primera necesidad.

Algunos compradores llegan a la valla, pegan un grito explicando qué quieren adquirir y a los pocos segundos aparece una mujer que les entrega el pedido por encima.

El fin de la cuarentena en Wuhan se une así a otra buena nueva difundida hoy por la Comisión Nacional de Sanidad: el primer día que han informado de que no se han producido muertos ni en Wuhan ni en el resto del país por COVID-19.

Los contagiados “activos” continúan disminuyendo y suman 1.242 casos, de entre los cuales hay 211 en estado grave (181 de ellos, en Wuhan), mientras que las autoridades chinas siguen preocupadas por el continuo goteo de positivos detectado en viajeros chinos procedentes del extranjero y que hoy sumó 32 nuevos casos.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Boris Johnson ingresado en cuidados intensivos por coronavirus. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR