Redacción EC

Taichung [AFP].- La fabricación de bicicletas se disparó en estimulada por la demanda mundial provocada por el miedo a contraer el en los autobuses y metros llenos en Europa o América o la necesidad de de actividad al aire libre tras semanas de confinamiento.

La epidemia de coronavirus provocó en el país y todo el mundo una recesión histórica pero no para todos los sectores de la economía.

En los últimos meses Giant, el mayor fabricante del mundo de bicicletas, no ha parado de trabajar, apunta la directora general, Bonnie Tu.

“Reaccionamos muy deprisa”, dijo a la AFP, en la nueva sede del grupo en Taichung (oeste).

“Hemos movilizado a todo el grupo y sobre todo las plantas y los servicios de venta (...) para responder a la demanda”, explicó.

Falta de piezas

Tanto en Europa como en América del Norte se disparó la demanda en las tiendas de bicicletas.

La asociación británica de vendedores de bicicletas tiene todavía 20.000 pedidos pendientes de la llegada de la mercancía para ser entregados.

“Vi un poco de todo”, dijo el mes pasado a la AFP Lincoln Romain, director de Brixton Cycles en Londres. “Gente que va al trabajo en bicicleta, los nuevos ciclistas, la gente que vuelven a sacar su bicicleta del garaje”, precisó.

En Estados Unidos, las ventas de bicicletas de competición o de bicicletas para ir al trabajo aumentaron un 66% en marzo con relación a marzo de 2019, según la consultora The NPD Group.

Las ventas de bicicletas de ocio aumentaron un 121% y las bicicletas eléctricas un 85%, indicó The NPD Group.

Bonni Tu indicó que en Estados Unidos y en Europa la demanda progresó sobre todo en los modelos más básicos, de mil dólares o menos.

Las plantas de Giant en Taiwán están activas pero muchas de sus fábricas en China continental están cerradas temporalmente por la epidemia.

El grupo tiene además dificultades para encontrar piezas de recambio.

Renacimiento

En Europa, Giant tiene previsto abrir una planta en Hungría para reducir su dependencia de China y acercar además la producción a sus clientes.

Gina Chang, secretaria general de la asociación de ciclos taiwanesa apunta que los fabricantes sufrieron inicialmente en el primer trimestre la anulación o el aplazamiento de numerosos pedidos cuando empezó a propagarse la epidemia. Pero las cosas mejoraron desde entonces.

“Los dos principales fabricantes tienen pedidos hasta fin de año”, asegura.

La pandemia supone un renacimiento par los fabricantes de bicicletas de Taiwán.

La isla fue líder en los años 1990, antes de que China absorbiera, gracias a su mano de obra barata, la mayor parte de esta producción.

Pero las cosas están cambiando a causa del aumento de la demanda de bicicletas eléctricas en Europa o de modelos de gama alta.

El año pasado Taiwán se benefició además de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

En 2019, Taiwán exportó 1.360 millones de dólares en bicicletas (no eléctricas) frente a 1.500 millones en 2018.

Pero al mismo tiempo la isla exportó 863 millones de dólares de bicicletas eléctricas frente a 377 millones de dólares en 2018. La mayoría con destino a Europa.

Este año, entre enero y abril, las exportaciones de bicicletas eléctricas fueron de 301 millones de dólares, un 23% más en un año.

La directora de Giant espera que el éxito de la bicicleta sobrevivirá a la crisis sanitaria.

“En bicicleta uno toma el aire. Y no se puede circular muy cerca de los demás, si no tienes un accidente”, afirmó. “Es el distanciamiento natural”, agregó.

______________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Rusia condena a un estadounidense a 16 años de cárcel por espionaje. Fuente: AFP

TE PUEDE INTERESAR