Najib Razak, quien fuera líder del UMNO durante casi una década, afronta de momento 38 cargos por abuso de poder y lavado de dinero. (Foto: AFP)
Najib Razak, quien fuera líder del UMNO durante casi una década, afronta de momento 38 cargos por abuso de poder y lavado de dinero. (Foto: AFP)

Tras perder las elecciones el pasado mayo después de gobernar desde la independencia en 1957, la Organización Nacional de los Malayos Unidos (UMNO) afronta un proceso de descomposición mientras permanece en el epicentro de una multimillonaria trama de .

Desde principios de diciembre, alrededor de medio centenar de parlamentarios y representantes locales del UMNO han anunciado que abandonan el partido para unirse a otras filas políticas -entre ellas el actual partido en el poder- o quedar como candidatos independientes.

Najib Razak, quien fuera líder del UMNO durante casi una década, afronta de momento 38 cargos por abuso de poder y lavado de dinero a raíz del presunto desvío de dinero del fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB) a sus cuentas personales.

La mayoría de los cargos están vinculados a la apropiación indebida de unos 2.600 millones de ringit (621 millones de dólares o 548 millones de euros) procedentes del brazo inversor por el exmandatario, que gobernó entre marzo de 2009 hasta la inesperada derrota del UMNO en las elecciones el 9 de mayo de este año.

Aunque Najib niega las acusaciones y achaca su fortuna a donaciones de un príncipe saudí y herencia familiar, la controversia ha minado los apoyos a su partido -líder de la coalición del Frente Nacional o "Barisan Nasional"-.

"El futuro del UMNO es incierto, especialmente cuando siguen reeligiendo a 'la vieja guardia' para dirigir la formación (...) Estos viejos líderes no solo han perdido el contacto con la población en general, sino que tampoco tienen una idea de cómo reconstruir el partido", señala a Efe el profesor Nadzri Mohamed Noor, de la Universidad Nacional de Malasia.

Una investigación periodística del portal Sarawak Report y el diario "Wall Street Journal" reveló en 2015 el desvío millonario del fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB) a las cuentas privadas del por entonces mandatario.

Los problemas judiciales de Najib también salpican a otros representantes del UMNO, como su actual presidente y exministro de Interior, Zahid Hamidi, quien se enfrenta a más de 40 cargos por corrupción o antiguos directivos del ahora extinto 1MDB.

Los problemas judiciales de Najib también salpican a otros representantes del UMNO, como su actual presidente y exministro de Interior, Zahid Hamidi, quien se enfrenta a más de 40 cargos por corrupción o antiguos directivos del ahora extinto 1MDB.

"La carrera política de Najib y Zahid están terminadas", asegura el profesor malasio, quien califica de "terrible" el periodo del exministro de Interior al frente de la formación al errar en "reconstruir el partido como una oposición efectiva".

"El enfoque político de la 'vieja guardia', que es de élite y de base étnica, no va en paralelo con la 'Nueva Malasia' (...) continúan usando la política de la raza e intentan encontrar un nuevo aliado político", remarca Nadzri.

Hasan por su parte anunció hace una semana una reestructuración de las operaciones del UMNO con el objetivo de "elaborar las estrategias" de cara a los futuros comicios, previstos para 2022, y parar la sangría de deserciones.

Según el académico de la Universidad Nacional de Malasia, el éxodo de parlamentarios continuará durante 2019, ya que muchos representantes del UMNO son empresarios guiados por el "pragmatismo por encima de los principios".

Algunos de los tránsfugas se han sumado a las filas del Partido Indígena Unido de Malasia o Bersatu, liderado por el nonagenario Mahathir Mohamad, actual primer ministro y quien lideró la UMNO y el país entre 1981 y 2003.

Mahathir, quien venció en las urnas el pasado mayo al frente de una coalición opositora desde donde denunció la corrupción de sus antiguos compañeros de filas, ha señalado que examinará los antecedentes de cada uno de los candidatos a Bersatu y aceptará aquellos "no implicados o demasiado cercanos a Najib".

"UMNO necesita sangre fresca y un nuevo liderazgo que refleje y se adapte a los cambios de la Malasia contemporánea", receta el politólogo malasio quien nombra como mejor candidato al antiguo líder da las juventudes de partido Khairy Jamaluddin, aunque incide que el "sistema clientelar en las filas dificulta el ascenso".

A pesar de todos los escándalos de corrupción
que rodean al UMNO, Nadzri advierte que no se dé a la formación por muerta por la gran cantidad de apoyos -más de 3 millones, según el experto- y la facilidad que tiene para lograr apoyo financiero.

Fuente: EFE