Manny Pacquiao, ocho veces campeón del mundo de box e ídolo máximo de los filipinos, es senador desde el 2016. Pronto podría reemplazar a Rodrigo Duterte en la presidencia. EFE
Manny Pacquiao, ocho veces campeón del mundo de box e ídolo máximo de los filipinos, es senador desde el 2016. Pronto podría reemplazar a Rodrigo Duterte en la presidencia. EFE
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Era el año 2017, en la celebración del cumpleaños 39 de , cuando el mandatario de , , que asistía a la reunión, dio unas palabras ante los asistentes: “Le he dicho cuando estábamos solos que quiero que se convierta en presidente”.

Duterte, cuyo mandato termina en el 2022 y no puede postular para un segundo período, parecía estar preparando el terreno para que el ocho veces campeón mundial de box se convierta en su sucesor.

Aunque aún nada es oficial y falta más de un año para las próximas elecciones, Pacquiao -que es un ídolo para los filipinos- ya está cimentando su camino hacia el cargo más importante del país.

Entre tanto, el célebre boxeador y senador ha sido elegido presidente del partido de Duterte, el oficialista PDB-Lanban, que ganó las elecciones legislativas y municipales del 2019.

El presidente Rodrigo Duterte ya adelantó hace unos años que Pacquiao será el próximo presidente de Filipinas. (Twitter)
El presidente Rodrigo Duterte ya adelantó hace unos años que Pacquiao será el próximo presidente de Filipinas. (Twitter)

“Tener esta rara oportunidad de liderar el PDP-Laban es un inmenso honor y responsabilidad. Por la gracia de Dios, no desperdiciaré esta plataforma que me han confiado”, indicó el actual supercampeón mundial wélter de boxeo, que además comparte la ideología populista de derecha del mandatario.

El nombramiento de Pacquiao no hace más que acreditar los rumores de su posible postulación a la presidencia. En junio pasado, su descubridor y expromotor, Bob Arum, reveló en una entrevista que el boxeador, de 41 años, le había confesado que sería candidato en el 2022.

No obstante, aunque el presidente Duterte no puede postularse por mandato de la ley, sí lo podría hacer como candidato a la vicepresidencia. En el país se especula que la candidata sería su propia hija, Sara Duterte, alcaldesa de Davao.

Campeón, congresista y senador

La carrera política de Pacquiao empezó en el 2010, cuando ganó una curul como legislador por la provincia de Sarangani. En el 2016 fue elegido senador, mandato que terminará en el 2022.

Sin embargo, pese a que es muy querido por los filipinos, su carrera deportiva ha opacado sus logros políticos. En el 2014, solo asistió al Congreso cuatro días y en sus primeros cinco años como congresista no presentó ningún proyecto de ley.

Sus posturas ideológicas tampoco han estado exentas de polémica. En el 2016 señaló que “los homosexuales son peores que los animales”, lo que le valió la crítica mundial y la ruptura de su contrato con Nike. Poco después tuvo que retractarse de sus palabras y pedir disculpas en sus redes sociales, pero no dejó de señalar su tajante oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Asimismo, ha defendido la pena de muerte en el país. “A los ojos de Dios, no es ilegal”, ha dicho Pacquiao, quien desde hace cinco años se convirtió en un ferviente cristiano evanglélico.

“Quiero ser un servidor público, pero si es el deseo de Dios, quién puede decir que no”, dijo el filipino hace cuatro años cuando se le preguntó anticipadamente sobre sus intenciones de ser presidente. “Soy feliz ayudando a la gente”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Tifón Goni dejó muerte y destrucción en Filipinas

TE PUEDE INTERESAR