Iglesia filipina denuncia el "reino del terror" de Duterte
Iglesia filipina denuncia el "reino del terror" de Duterte

La iglesia filipina emitió hoy un comunicado en el que denuncia el "reino del terror" que ha instaurado el presidente e en Filipinas. En él se condena la guerra contra las drogas que el mandatario lanzó desde que llegó a la presidencia en junio, la cual ha dejado una cifra de más de 7 mil muertos.

El pronunciamiento es de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas (CBCP, en inglés). La iglesia manifestó, entre otras cosas, la necesidad de combatir el tráfico de drogas, pero no a la manera de . La CBCP mostró su preocupación por la ola de asesinatos y por la situación de las familias de las víctimas.

"Una causa adicional de preocupación es el reino de terror en muchas lugares entre los pobres", afirma el comunicado que fue leído en las misas que hoy se dieron.

"Muchos son asesinados no por las drogas. Los asesinos no son llevados ante la justicia. Y causa aun de mayor preocupación es la indiferencia de muchos ante este tipo de maldad. Es considerado como algo normal y, peor aun, como algo que hay que hacer", añade el texto de la iglesia filipina.

Filipinas, con sus más de cien millones de habitantes, es el tercer país con más católicos en el mundo: 8 de cada 10 son de esa religión.

Desde que inició su mandato, el 30 de junio del 2016, se han reportado más de 7 mil muertos. Se sospecha que 2 500 muertes fueron ejecuciones extrajudiciales de personas que se resistieron a ser arrestados por la policía.  

Amnistía Internacional (AI) acusó al Gobierno de Duterte de cometer "crímenes contra la humanidad" en el marco de esta campaña contra las drogas, al asegurar que esta encubre asesinatos a sueldo, falseo de atestados y robos perpetrados por policías.

En su comunicado, los obispos también señalaron que seguirán denunciando "actos de maldad a la vez que reconocemos y nos arrepentimos por nuestros errores". De hecho, abogaron para la rehabilitación de los drogadictos y se solidarizaron con los familiares de las víctimas, a quienes le ofrecieron su ayuda.

El gobierno de Duterte respondió este pronunciamiento asegurando que la campaña contra la droga no ha creado un reino de terror sino uno de paz.  

"Parece ser que los dirigentes (de CBCP) han perdido el contacto con la realidad de los sentimientos de los creyentes, que apoyan de forma abrumadora los cambios en Filipinas", dijo Abella según la televisión ABS-CBN.

Según Abella, la campaña ha convertido al país "en un lugar seguro para la familias y la gente trabajadora, sobretodo los jóvenes que trabajan en turnos de noche, lejos del terror descrito de forma dramática por los obispos".

"Los líderes de la iglesia harían mejor en centrar sus esfuerzos en la catequesis para reforzar la moralidad de los creyentes y contribuir así al reino de paz que siente la ciudadanía por todas partes", añadió el portavoz.

  Fuente: EFE

    

TAGS RELACIONADOS