Redacción EC

No hubo en los últimos años un encuentro tan importante para el mundo de la fe. Por un lado, el ; por el otro, el ayatolá Alí al-Sistani. Los líderes espirituales se verán las caras en una inédita cita en .

La reunión, cuenta “The San Diego Union Tribune”, se viene planificando desde hace décadas –incluso fue eludida por un papa anterior–, pero este sábado será el momento acordado.

LEE TAMBIÉN: EN VIVO: el papa Francisco llega a Irak y comienza el más difícil y deseado viaje de su pontificado

¿Qué tan poderoso e influyente es el líder musulmán chiita?

Sistani en Mashhad (ciudad santa ubicada al noreste de Irán), y, con 21 años, llegó al seminario del gran ayatolá Abul Qasem al Khoei, a quien sucedió en 1992.

” anota:

El peso de sus opiniones entre los chiitas iraquíes (casi dos tercios de la población), lo [...] ha convertido en un referente clave en el intento de transformar Irak de una dictadura en una democracia tras la invasión estadounidense del 2003”.

A sus 90 años, Alí al-Sistani es el “”, el máximo “referente espiritual de los chiitas” en el mundo.

Pero su autoridad estuvo en entredicho durante el gobierno de Sadam Husein. Según la , Sistani “pasó largos periodos en arresto domiciliario” y se mantuvo alejado de la política.

Una de las pocas imágenes que se tienen de Ali al-Sistani. Esta fue tomada en el 2019 por su propia gente. AP
Una de las pocas imágenes que se tienen de Ali al-Sistani. Esta fue tomada en el 2019 por su propia gente. AP
LEE TAMBIÉN: “Es un riesgo que Francisco está dispuesto a tomar”: los retos del primer viaje de un Papa a Irak

Por ello, fue criticado por los dirigentes chiitas más jóvenes. Ahí está Moqtada Sadr, " hijo de Mohammad Sadiq al-Sadr, un clérigo asesinado por el antiguo gobierno”.

Hacia finales del 2003, su postura cambió. No estaba de acuerdo con los planes que Estados Unidos tenía para Irak.

El ayatolá rechazó el proyecto acordado con las autoridades interinas iraquíes nombradas por Washington de transferir el poder en junio del 2004 a un gobierno provisional designado por un grupo de ‘notables’, que se encargaría de redactar una Constitución”, escribió la BBC.

Queremos elecciones libres y no nombramientos”, sostuvo el líder.

De allí en adelante, el gran ayatolá Sistani se volvió el “”.

recuerda que él llamó al pueblo a “tomar las armas” y enfrentarse a los extremistas sunitas

En el 2014, :

Los ciudadanos que puedan empuñar un arma para combatir a los terroristas y defender su país, su pueblo y los lugares santos, deben presentarse voluntarios y apuntarse a las fuerzas de seguridad para llevar a cabo ese objetivo sagrado”.

Cartel que promociona el encuentro del papa Francisco y el ayatolá Sistani. AP
Cartel que promociona el encuentro del papa Francisco y el ayatolá Sistani. AP

Sistani también comparte su deseo de que el islam inspire la legislación, pero que “los clérigos no gobiernen”. “” explica que, “en línea con su mentor espiritual, rechaza la teoría del velayat-e-faqih, o gobierno del jurisconsulto, del ayatolá Jomeini, exlíder supremo de la República Islámica de Irán.

Su respaldo a que fueran los políticos y no los clérigos quienes se ocuparan de la administración de Irak marcó una clara diferencia con la teocracia chiita del vecino Irán, donde un ayatolá ostenta el cargo de líder supremo”, agrega el medio.

Pero sobre todo ha tratado de contener la espiral de violencia sectaria desatada tras el derribo de Sadam Husein”, informa “El País”.

Al respecto, recuerda que, en el 2019, se llevaron a cabo protestas en contra del gobierno iraquí, y que el Estado se encargó de reprenderlas con violencia (Reuters contabilizó 400 muertes). Entonces, Sistani alzó su voz de protesta:

Los ataques contra manifestantes pacíficos están prohibidos”, , para luego pedir a sus fieles que no participaran de actos vandálicos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR