El Cairo. Los advirtieron hoy de que la retirada de las tropas estadounidenses que comenzó este lunes de la llamada “zona segura” en el noreste de Siria ante la inminente ofensiva de Ankara favorecerá el regreso del grupo yihadista a la región.

“Cualquier ataque turco tendrá como resultado revertir el esfuerzo realizado para derrotar al Estado Islámico, donde las FSD sacrificaron a 11.000 mártires durante 5 años de guerra”, dijo hoy el Centro de Coordinación y Operaciones Militares de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza liderada por kurdos y respaldada por Washington en su lucha contra el Estado Islámico.

Las FSD junto a la coalición internacional liderada por Estados Unidos llevaron a cabo una larga campaña militar contras los yihadistas en el norte y noreste de Siria que acabó el pasado 23 de marzo declarando el “fin territorial” del Estado Islámico en Siria.

Sin embargo, aún quedan miembros de células activas en la región que siguen operando a ambos lados de la frontera sirio-iraquí.

AFP.
AFP.

“Las células del Estado Islámico sacarán a sus terroristas de las cárceles (12.000 terroristas) y de los campamentos (70.000 familias del Estado Islámico), lo cual es una amenaza para la seguridad local e internacional”, indicaron las FSD.

El presidente de EE.UU, Donald Trump, anunció anoche de manera sorpresiva la salida de las tropas estadounidenses de la zona fronteriza del norte de Siria, una retirada que hoy justificó al asegurar que “es hora de salir de ridículas guerras sin fin”.

Desde hace meses, Ankara y Washington negociaban la opción de que tropas turcas ocuparan una franja fronteriza de unos 30 kilómetros en el norte de Siria, al este del río Éufrates, un territorio hasta ahora bajo control de la principal milicia kurdosiria y principal integrante de las FSD, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), e incluso comenzaron las patrullas conjuntas para verificar la retirada kurda.

En un comunicado, la Casa Blanca anunció que, a partir de ahora, Turquía “será responsable” de todos los combatientes del Estado Islámico que se encuentran en la zona y capturados en los dos últimos años.

Mujeres kurdas sirias llevan banderas y pancartas mientras se manifiestan contra las amenazas turcas de lanzar una operación militar en su región. (AFP / Delil SOULEIMAN).
Mujeres kurdas sirias llevan banderas y pancartas mientras se manifiestan contra las amenazas turcas de lanzar una operación militar en su región. (AFP / Delil SOULEIMAN).

En su justificación, Trump se quejó de la negativa de algunas naciones europeas a acoger y juzgar a sus ciudadanos, convertidos en soldados del Estado Islámico, y avisó que EE.UU. no asumirá más ese coste.

Las autoridades kurdosirias han pedido a los países de origen de los yihadistas que tienen detenidos que los repatrien para juzgarlos, pues no pueden soportar más esa carga, sobre todo en el campo de Al Hol, donde unas 68.000 personas, en su mayoría mujeres y niños familiares de combatientes, están hacinados.

El Pentágono ha advertido que este campo podría ser la cuna para la siguiente generación de yihadistas y usado por el Estado Islámico para reclutar en sus filas.

En su último mensaje sonoro publicado el mes pasado, el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, llamó por primera vez a realizar una operación para liberar a las mujeres que se encuentran prisioneras en el campo.

Los combatientes rebeldes sirios respaldados por Turquía se reúnen cerca de la frontera sirio-turca al norte de Alepo. (AFP / Nazeer Al-khatib).
Los combatientes rebeldes sirios respaldados por Turquía se reúnen cerca de la frontera sirio-turca al norte de Alepo. (AFP / Nazeer Al-khatib).

El portavoz de las FSD, Mustafa Bali, lamentó hoy que pese a que ellos hicieron lo pactado "las fuerzas estadounidenses no han cumplido con sus compromisos y empezaron a retirarse de la frontera, dejando que el área se convierta en una zona de guerra".

“No esperamos que EE.UU. proteja el noreste de Siria, pero le deben una explicación a la gente por lo del mecanismo de seguridad”, como llaman los kurdos y la coalición a esa “zona segura”, tal y como la bautizó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Hasta el momento, el Gobierno sirio no se ha pronunciado a este anuncio, aunque sí lo ha hecho la agencia oficial siria SANA, que no cita a ninguna fuente en su información.

Soldados estadounidenses cerca de una manifestación de kurdos sirios contra las amenazas turcas en una base de coalición internacional en las afueras de la ciudad de Ras al-Ain, en la provincia siria de Hasakeh. (AFP / Delil SOULEIMAN).
Soldados estadounidenses cerca de una manifestación de kurdos sirios contra las amenazas turcas en una base de coalición internacional en las afueras de la ciudad de Ras al-Ain, en la provincia siria de Hasakeh. (AFP / Delil SOULEIMAN).

“Estados Unidos deja al descubierto de nuevo su conspiración con el régimen turco para agredir los territorios sirios en la zona de Al Yazira mediante su consentimiento a que el régimen turco realice una nueva agresión contra los hijos del pueblo sirio en esta área”, publicó.

Además, invitó a las FSD “separatistas” a que “resistan” a la posible ofensiva de Ankara.

Los kurdos han afirmado en reiteradas ocasiones que están dispuestos a tender la mano a Damasco en caso de que Turquía lleve a cabo una ofensiva militar contra ellos.

Fuente: EFE