La Línea Durand, frontera caliente entre Pakistán y Afganistán

Hasta 15.000 personas cruzan todos los días una de las fronteras más porosas y conflictivas del sudeste asiático, la Línea Durand, entre  y , que las autoridades quieren delimitar con una verja, una medida que encuentra resistencia por parte de las comunidades que residen en la zona, especialmente los pastunes. 

Pakistán está situado en una encrucijada de caminos en Asia, entre regiones de gran importancia estratégica, tanto al sur, como al centro y hacia el oriente del continente. Tras independizarse, en 1947, Pakistán conservó la Línea Durand como frontera con Afganistán, lo que ha generado diversos problemas políticos entre los sucesivos gobiernos de ambos países. 

Aunque Pakistán usa la Línea Durand para definir la frontera con Afganistán, en la práctica es una frontera "caliente", en la que se producen enfrentamientos armados casi a diario entre las fuerzas de seguridad de ambos países, que en ocasiones producen muertos y heridos. 

Esta división fronteriza, adoptada en 1893 por sir Mortimer Durand, funcionario colonial británico, dividió a las poblaciones de las etnias pastún y baluchi, que ocupan varias zonas del actual territorio tanto de Afganistán como de Pakistán

Esta demarcación es considerada como una frontera "porosa" entre Pakistán y Afganistán, dado que buena parte de los residentes de estas zonas limítrofes comparten lazos familiares y propiedades, entre otras relaciones; pueden moverse libremente entre ambos territorios y mantienen la doble nacionalidad afgana y pakistaní. 

A diario, entre 10.000 y 15.000 personas y entre 2.000 y 2.500 vehículos, cruzan la este borde, por el paso de Torkham, uno de los más transitados del mundo, según datos oficiales. 

Aunque desde 1947, Pakistán ha intentado formalizar la división fronteriza con su vecino país, todos los gobiernos de Afganistán, de diverso signo político e ideología, han rechazado reconocerla como frontera internacional, argumentando que Durand y Amir Abdul Rahman Khan firmaron en 1893 un tratado en inglés, idioma que el gobernante afgano no comprendía. 

El recién elegido presidente afgano, Ashraf Ghani, no ha hecho ninguna declaración oficial con respecto a la controversia sobre la frontera con Pakistán, pero su postura sobre la Línea Durand no es diferente de la de sus predecesores.

"No tenemos problemas con este paso, vamos a Afganistán a diario enseñando nuestra identificación. Ahora cualquier otra ruta para cruzar la frontera está cerrada y podemos usar esta 'Puerta de la Amistad' para cruzar", dice un habitante que cruzaba la frontera.

"Tenemos familiares en ambos lados de la frontera, este paso causa problemas a las familias que se encuentran divididas. Somos comerciantes, y miles como nosotros cruzan la frontera, por trabajo, cada día. Pedimos al Primer Ministro idear un sistema que se adapte a las tribus divididas en ambos lados de la frontera", añade otro.

"Cavar esa zanja no beneficiaría a nadie a ambos lados de la frontera. Puedo mostrarte a tribus viviendo en la frontera que tienen sus tierras divididas en ambos lados del paso. Cultivan trigo, ¿pero ahora tienen que tener un pasaporte para trabajar en sus granjas? ¿Los vas a parar construyendo esa zanja? Creo que será un proyecto fallido, si pudieran mejorar el mecanismo de inteligencia controlarían la criminalidad y el contrabando, no haría falta una zanja", apunta un tercero.

MÁS EN PLAY

TAGS RELACIONADOS