Oleg Sokolov, de 63 años, es un reputado experto en guerras napoleónicas y autor de varias monografías científicas publicadas dentro y fuera de Rusia. (Fotos: EFE/AFP)
Oleg Sokolov, de 63 años, es un reputado experto en guerras napoleónicas y autor de varias monografías científicas publicadas dentro y fuera de Rusia. (Fotos: EFE/AFP)
Redacción EC

Se cierra un capítulo de uno de los crímenes más horrendos y mediáticos de los últimos tiempos en . El historiador ruso Oleg Sokolov fue condenado este viernes a 12 años y medio de prisión en San Petersburgo por matar y desmembrar a su pareja, un caso que ha reabierto el debate sobre la violencia doméstica en este país.

MIRA: Reino Unido y la UE llegan a un acuerdo comercial y de seguridad

La víctima, Anastasía Yéschenko, una brillante estudiante de doctorado de la Universidad Estatal de San Petersburgo llegada de otra provincia que se enamora de su profesor: Oleg Sokolov, un prestigioso académico, considerado uno de los mejores especialistas sobre la Francia napoleónica en Rusia.

Tras ser rescatado y detenido con los brazos de su exalumna y exnovia en la mochila, Sokolov, de 63 años, reconoció ser el autor del horrible crimen. La había matado dos días antes, en la madrugada del 8 de noviembre del 2019.

La policía rusa busca los restos de Anastasia en el río Moika. EFE/EPA/ANATOLY MALTSEV
La policía rusa busca los restos de Anastasia en el río Moika. EFE/EPA/ANATOLY MALTSEV

Los especialistas y técnicos tuvieron que atravesar el río Moika para rescatar lo que faltaba del cadáver de la joven de 24 años. Sokolov manifestó que quería desaparecer los restos antes de suicidase en público vestido de Napoleón.

La relación de Yéschenko con el profesor no era un secreto en la Universidad Estatal de San Petersburgo y, según Sokolov, había comenzado cinco años antes. “Ella se enamoró de él en la primera clase”, declaró una compañera de la joven al tabloide Komsomólskaya Pravda.

Yéschenko terminó con éxito la licenciatura y decidió quedarse en la ciudad para estudiar el doctorado. Su hermano, Serguéi, fue el último miembro de la familia que habló con ella.

“Estaba llorando”, dijo Serguéi a un canal de televisión. La joven logró decir a su hermano que había ido a encontrarse con su novio en el día del cumpleaños de éste, pero Sokolov reaccionó bruscamente porque Yéschenko había salido a divertirse. La insultó y le dijo que era una desagradecida.

Según el hermano de Yéschenko, Sokolov llegó a agredirla y cayó al suelo golpeándose la cabeza con el suelo. Serguéi llamó a su hermana a las dos de la madrugada y ella aseguró que había hecho las paces con Sokolov. Cuando volvió a llamarla a la mañana siguiente, ya no contestó.

Según la investigación, el historiador hizo cuatro disparos en la cabeza de la joven con una escopeta, luego desmembró su cuerpo e intentó deshacerse de los pedazos hundiéndolos en el río Moika, cerca de su domicilio, i.

Sokolov fue detenido el 10 de noviembre de 2019, se declaró culpable y fue juzgado desde principios de junio por asesinato y posesión de armas.

En su confesión dijo que la pelea comenzó porque la joven rechazaba a sus hijos e incluso acusó a la víctima de agresión. Además, señaló que disparó por accidente para “poner fin a una avalancha de insultos” durante una discusión, según la agencia de noticias Ria Novosti.

Sin embargo, los abogados de la víctima dijeron que había premeditado su acto. La fiscalía rusa había pedido 15 años de prisión en su contra.

Obsesionado con Napoleón

Oleg Sokolov, de 63 años, es un reputado experto en guerras napoleónicas y autor de varias monografías científicas publicadas dentro y fuera de Rusia. Según , en 2003 fue condecorado por Francia con la Legión de Honor, por sus estudios de las relaciones franco-rusas. Sokolov amaba participar en reconstrucciones históricas y no perdía ocasión de vestirse de Napoleón y sus generales. Sokolov ha escrito docenas de estudios académicos y libros, algunos de ellos en colaboración con Anastasía Yéschenko.

Oleg Sokolov durante la recreación histórica de la guerra de independencia celebrada en Burgos el 11 de junio de 2016. (Foto de Jorge Moreno compartida por el diario La Vanguardia)
Oleg Sokolov durante la recreación histórica de la guerra de independencia celebrada en Burgos el 11 de junio de 2016. (Foto de Jorge Moreno compartida por el diario La Vanguardia)

Sin embargo, su interés por Napoleón va mucho más allá. “Representa el ideal de un estadista para mí”, dijo en 1988 a la televisión francesa.

También es un aficionado a las recreaciones históricas y normalmente participaba en ellas encarnando al emperador francés o a sus generales. Tanto él como Anastasía Yéschenko habían participado en fiestas de época, donde él se disfrazaba de Napoleón y ella, de su primera esposa y emperatriz, Josefina.

Una estudiante que, supuestamente, también tuvo una relación romántica con el profesor, presentó ante la policía una queja contra él en 2008, según publicó el Moskovski Komsomólets. Le acusó de violencia doméstica, de atarla a una silla y de golpearla, e incluso llegar a amenazarla poniéndole cerca de la cara una plancha caliente.

Sabía lo que hacía

Sokolov “era plenamente consciente de sus acciones en el momento del crimen”, dijo la jueza Yulia Maksimenko al pronunciar el veredicto en un tribunal de la antigua capital imperial rusa, .

La defensa del historiador proclamó su “inconformidad” con la sentencia, pues no se ha pronunciado sobre un posible recurso.

“Sí, me declaro culpable y me arrepiento de lo sucedido”, dijo Sokolov el 12 de octubre respondiendo a una interrogación de su abogado, Serguéi Lukianov.

“Perdí el control” después de que ella le amenazase con un cuchillo, dijo ante el juez. “Yo he vivido mucho. Me han amado varias mujeres. Pero no había visto en mi vida una agresión como esa. No entiendo cómo pudo suceder. Una chica ideal se convirtió en una criatura de un cuento de terror”.

Además reconoció haber guardado ilegalmente un arma.

Anuncia libro

Desde la clínica psiquiátrica de la prisión de Butirka, en Moscú, Sokolov ha dicho que quiere contarlo todo escribiendo un libro, según señala .

Si le permiten utilizar papel y bolígrafo, o una computadora, por fin se sabrá de primera mano lo que ocurrió en su departamento cerca de los ríos y canales del centro de San Petersburgo.

Según el tabloide Moskovski Komsomólets, con el libro buscaría “compensar” el daño causado. “Será una novela autobiográfica sobre la vida y el amor”, dijo el exprofesor universitario.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

América Latina inicia vacunaciones contra la COVID-19

TE PUEDE INTERESAR