Pakistán: matan a tres mujeres por blasfemia en Facebook
Pakistán: matan a tres mujeres por blasfemia en Facebook
Redacción EC

Tres personas -una mujer de 55 años y sus dos nietas menores de edad- fallecieron y siete resultaron heridas hoy en un ataque contra una comunidad de la minoría ahmadi por supuesta blasfemia en la red social Facebook en el este de Pakistán, informó el diario "Dawn".

El ataque ocurrió en torno a las 2:00 hora local (21:00 GMT) en la ciudad de Gujranwala, en la provincia del Punyab, después de que se corriese la voz de que un joven había escrito en Facebook comentarios contra el islam (aunque se desconoce el contenido exacto), dijo un policía que prefirió mantener el anonimato, de acuerdo con la agencia EFE.

La turba comenzó a formarse ayer por la tarde y ya de madrugada atacó y quemó cuatro de las ocho casas de la comunidad ahmadi.

Las víctimas perecieron asfixiadas, según una fuente policial citada por el diario local "Express Tribune", mientras que el resto de vecinos pudo escapar y refugiarse en otras zonas de la ciudad.

La secta de los ahmadíes se considera musulmana pero es herética en Pakistán y tiene prohibido asimilarse con el islam, una ofensa castigada como blasfemia por la estricta legislación local.

La dura ley antiblasfemia vigente en Pakistán fue establecida durante la dominación colonial británica para prevenir choques religiosos, pero en los años 1980 una serie de reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq favoreció el abuso de la ley.

Esta ley se utiliza contra las minorías religiosas para saldar asuntos personales y en ocasiones la turba se toma la justicia por su mano y ataca a supuestos blasfemos.

Los intentos de reforma de la ley a lo largo de los años han chocado con la resistencia de los integristas islámicos

En el 2011 el gobernador de la provincia de Punjab Salman Taseer y el ministro cristiano de Minorías Shahbaz Bhatti fueron asesinados por oponerse a la legislación de la blasfemia y pedir cambios en la misma.

Miembros de la comunidad ahmadi han sido arrestados en ocasiones por prácticas como leer el Corán, el libro sagrado musulmán, celebrar festividades religiosas o por tener anillos de casados. Hace cuatro años, 86 miembros de esta comunidad murieron víctimas de dos ataques en Lahore.