Redacción EC

Una niña de 11 años se convirtió en tendencia en las redes sociales y medios alrededor del mundo luego de que conociera su conmovedora historia. Rhea Bullos y su familia no tenían dinero para comprar un par de zapatillas para una carrera en la que la menor participaría, pero ello no fue un obstáculo para que ganara tres medallas de oro.

La niña participó en una competencia de colegios en su distrito y al no tener zapatillas decidió cubrir sus pies con vendas.

La menor pintó sus vendas como si se tratara de una zapatilla profesional. (Foto: @rheabullos)
La menor pintó sus vendas como si se tratara de una zapatilla profesional. (Foto: @rheabullos)

Tenía los cinco dedos encintados, el empeine y los tobillos cubiertos con la incómoda venda. Sin embargo, lo más llamativo es que tenía dibujado un logotipo de “Nike”, como si vistiera un calzado deportivo de esa marca.

Pese a solo tener las vendas, la menor se impuso en las pruebas de 400, 800 y 1.500 metros.

El el distrito de Iloilo, una ciudad situada en la isla de PanayLugar, es común ver a los niños correr sin calzado.

Las imágenes primero se difundieron en Filipinas y luego empezó a cruzar las fronteras, algo que llamó la atención de personas y compañías solidarias.

Una de las primeras empresas en llamarla para darle ayuda fue el centro comercial SM City Iloilo, que invitó a la niña y a su familia a visitar una de sus tiendas. Ahí la sorprendieron con un par de zapatillas, unas medias y una mochila.

Luego, el entrenador de Alaska Aces, un equipo profesional de Baloncesto en , la contactó mediante redes sociales. Jeff Cariaso logró llegar a ella y le dio regalos de su cadena de tiendas deportivas Titan 22.

Además, le dedicó algunas palabras en su cuenta de Instagram. “¿Cómo definir la determinación? Aquí hay un ejemplo. Rhea Bullos inspiró a muchos, incluyéndome a mí, cuando la historia sobre sus Nikes y cómo ella ganó tres medallas de oro en el Iloilo Sports Council Meet salió a la luz”, señaló.

“A pesar de no tener zapatos para correr, no lo usó como excusa. Esta fenómeno de 11 años vendó sus pies, dibujó un Swoosh de Nike y corrió la carrera. No hay excusas. No hay límites”, prosiguió.

“Digo esto solo porque Rhea tiene compañeros de equipo que también necesitan nuestra ayuda. Mi objetivo es ayudar a sus compañeros de equipo y a la escuela. Cuando más seamos mejor, háganmelo saber para que pueda contactarlos con ellos”, finalizó.



TAGS RELACIONADOS