Redacción EC

Estambul. Militares turcos y sus refuerzos sirios penetraron el miércoles en el nordeste de como parte de la ofensiva lanzada por Ankara contra una milicia kurda, indicó el ministerio turco de Defensa.

El portavoz de un grupo de rebeldes sirios que participa en la ofensiva afirmó a la AFP que esta operación terrestre había empezado el miércoles por la noche en dirección a la ciudad de Tal Abyad, controlada por la milicia de las Unidades de Protección Popular (YPG), en el nordeste de Siria.

“Nuestras heroicas Fuerzas Armadas turcas y el Ejército Nacional sirio han empezado la operación terrestre al este del Éufrates”, escribió el Ministerio a las 19:26 GMT, utilizando el nuevo nombre de las milicias sirias aliadas con Ankara, que ya combatieron en 2016 y 2018 al lado de las tropas turcas.

La cadena CNNTürk asegura que la ofensiva terrestre se ha lanzado desde cuatro puntos, a partir de los municipios de Tel Abyad como en el Ras al Ayn (Serê Kaniye en kurdo), unos 100 kilómetros al este.

Militares turcos avanzan hacia el norte de Siria. (Reuters).
Militares turcos avanzan hacia el norte de Siria. (Reuters).

Por su parte, el ministro del Interior, Süleyman Soylu, aseguró que la operación “Fuente de Paz”, como se ha denominado a la ofensiva, no consiste en una guerra, sino en una legítima acción transfronteriza “antiterrorista”, informa la agencia Anadolu.

La invasión terrestre ha comenzado después de varias horas de intensos bombardeos, tanto aéreos como de la artillería turca apostada en la frontera, que empezaron a las 13:00 GMT.

AFP.
AFP.

Según CNNTürk, los cazas turcos han penetrado 30 kilómetros en territorio sirio, acorde a la pretensión de Ankara de tomar el control de una franja de 32 kilómetros de ancho a lo largo de toda la frontera turcosiria entre el río Éufrates e Irak.

Este territorio, habitado en su mayor parte por la población kurda de Siria, está ahora bajo control de las milicias kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera terroristas por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Una mujer camina cerca de un área bombardeada por Turquía. (AFP / Delil SOULEIMAN).
Una mujer camina cerca de un área bombardeada por Turquía. (AFP / Delil SOULEIMAN).

Las YPG han sido las principales aliadas de EE.UU. en su lucha contra el yihadista Estado Islámico o Dáesh.

Las regiones al oeste del Éufrates, hasta casi la costa mediterránea, ya están bajo dominio de tropas turcas tras dos operaciones militares llevadas a cabo en 2016 y 2018.

- “Movilización general” -

Los medios turcos afirmaron que ocho proyectiles lanzados por las YPG cayeron en las localidades turcas fronterizas de Akçakale y Nusaybin, sin informar de víctimas.

Esta ofensiva es la tercera que Turquía lleva a cabo en Siria desde 2016. Abre un nuevo frente en este conflicto que ya ha dejado más de 370.000 muertos y millones de desplazados desde 2011.

“Las fuerzas armadas turcas y el Ejército nacional sirio (rebeldes sirios apoyados por Ankara) dieron inicio a la operación ‘Fuente de paz’ en el norte de Siria”, anunció Erdogan en Twitter.

La operación tienen que permitir la creación de una “zona de seguridad” destinada a separar la frontera turca de las posiciones kurdas, así como acoger a refugiados, dijo.

El ministerio turco de Defensa aseguró que se evitarían las víctimas civiles.

AFP.
AFP.

Turquía considera a las YPG, aliadas de los Occidentales en su lucha contra los yihadistas del Estado Islámico, como un grupo “terrorista”, debido a sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva a cabo una guerra de guerrillas contra Turquía.

“Esta mañana Turquía, miembro de la OTAN, invadió Siria. Estados Unidos no apoya ese ataque e indicó claramente a Turquía que esa operación era una mala idea”, indicó Trump en un breve comunicado.

El mandatario había sin embargo había dado luz verde a esta operación, aunque luego matizó sus declaraciones y dijo que Washington no “había abandonado a los kurdos”.

Turquía pagará un “alto precio económico” si la operación en Siria es “injusta”, añadió luego.

Pocas horas antes del inicio de la ofensiva los kurdos de Siria decretaron una “movilización general” de tres días e instaron a los habitantes de la región a la “resistencia” frente a Turquía.

En el texto se instó al pueblo kurdo “a dirigirse hacia la zona fronteriza” para garantizar “la resistencia” y se señaló a Estados Unidos y a toda la comunidad internacional responsables en caso de “catástrofe humanitaria”.

Los kurdos sirios pidieron a Rusia que facilite el "diálogo" con el régimen sirio tras las amenazas de una invasión turca. (AFP / Evidencia SOULEIMAN).
Los kurdos sirios pidieron a Rusia que facilite el "diálogo" con el régimen sirio tras las amenazas de una invasión turca. (AFP / Evidencia SOULEIMAN).

- Resurgimiento del Estado Islámico -

La comunidad internacional condenó esta operación militar, que podría dar paso al resurgimiento del Estado Islámico en la región.

Francia condenó “muy firmemente” la incursión turca. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, exigió que Ankara abandonara la ofensiva. Alemania estimó que la operación podría “provocar el resurgimiento” del EI, y Reino Unido expresó su "grave preocupación.

Antes del inicio de la ofensiva, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió en vano a su homólogo turco que reflexionara.

Egipto juzgó por su parte este “ataque inaceptable” y Riad condenó esta “agresión” de Turquía en Siria.

En Damasco, el gobierno sirio anunció este miércoles que frustrará cualquier ataque turco contra su territorio “por todos los medios legítimos” y denunció igualmente el refuerzo militar en la frontera.

Fuente: AFP / EFE

TAGS RELACIONADOS