Combatientes sirios respaldados por Turquía avanzan en un vehículo blindado en los vecindarios del suroeste de la ciudad siria fronteriza de Tal Abyad. (AFP / Bakr ALKASEM).
Combatientes sirios respaldados por Turquía avanzan en un vehículo blindado en los vecindarios del suroeste de la ciudad siria fronteriza de Tal Abyad. (AFP / Bakr ALKASEM).
Redacción EC

Qamishli. Las autoridades kurdas en anunciaron el domingo la huida de casi 800 familiares de yihadistas del grupo de un campo de desplazados envuelto en combates en el norte sirio, donde las fuerzas kurdas resisten a una ofensiva de .

Los intensos combates continúan en el quinto día de ofensiva, que generó vivas críticas internacionales y causó la muerte de más de 150 personas, incluido unos cincuenta civiles, y el éxodo de más de 130.000 habitantes.

Con este asalto Turquía, que linda con Siria, busca controlar sectores del norte sirio e instaurar una “zona de seguridad” de 32 kilómetros de ancho para separar su frontera de los territorios en manos de las Unidades de Protección Popular (YPG), milicia kurda calificada de “terrorista” por Ankara.

Con la guerra iniciada en Siria en el 2011, la minoría kurda instauró una autonomía de facto en vastas regiones del norte y noreste del país, a lo largo de la frontera turca. Estas zonas están controladas por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza de combatientes dominada por las YPG.

Las FDS fueron además un aliado imprescindible de Occidente, especialmente de Estados Unidos, en la lucha contra el Estado Islámico en Siria. Y las autoridades kurdas advirtieron reiteradamente que la ofensiva turca podría provocar un resurgimiento del grupo, aprovechando un vacío de seguridad.

El domingo, "785 miembros extranjeros del Estado Islámico huyeron del campo de Aín Isa, indicó en un comunicado la administración semiautónoma kurda, y precisó que estos familiares de yihadistas “atacaron a los guardias y abrieron las puertas”.

“Todas las familias del Estado Islámico huyeron”, indicó a la AFP un responsable de las autoridades kurdas, Abdel Qader Muhahad. Este informó de “disturbios” y de la presencia de “células durmientes” yihadistas en el campo que se hacían pasar por desplazados.

Siria

- “Catástrofe” -

Los incidentes ocurrieron tras bombardeos en los alrededores del campo, según las autoridades kurdas y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

A menos de diez kilómetros de allí, los combates enfrentaban a las FDS y combatientes sirios proturcos, según la ONG, que precisa que una parte de los guardias se retiraron del campo para acudir en apoyo de las fuerzas kurdas.

Unos 12.000 combatientes del Estado Islámico, sirios, iraquíes y 2.500 extranjeros originarios de 54 países, están detenidos en prisiones kurdas, según sus estadísticas.

Los campos de desplazados albergan a unos 12.000 extranjeros, 8.000 niños y 4.000 mujeres.

Las autoridades kurdas reclamaron a la comunidad internacional “una intervención para evitar una catástrofe cuyas consecuencias no se limitarán a Siria”.

Una manifestante kurda llora mientras sostiene una foto de una miliciana kurda durante una manifestación contra la ofensiva militar turca en el noreste de Siria. (AFP / ANWAR AMRO).
Una manifestante kurda llora mientras sostiene una foto de una miliciana kurda durante una manifestación contra la ofensiva militar turca en el noreste de Siria. (AFP / ANWAR AMRO).

Occidente mostró también temor a un resurgimiento del Estado Islámico, pero Ankara pidió a los países europeos que repatrien a sus ciudadanos.

Francia expresó su “preocupación” el domingo por la huida de los familiares yihadistas e instó a Turquía “a acabar cuanto antes con la intervención”.

Pero las autoridades turcas están decididas a continuar. Los combates se concentran en una franja entre las ciudades de Ras al Aín y Tal Abyad, dominadas por las fuerzas kurdas.

Al menos 14 civiles murieron el domingo, cinco de ellos iban a bordo de un coche alcanzado por los combatientes proturcos cerca de Aín Isa, dijo el OSDH.

Cerca de Tal Abyad, las fuerzas turcas y sus aliados sirios conquistaron el domingo la localidad de Suluk, según la ONG. En total tomaron desde el miércoles 36 pueblos pero aún no conquistaron las principales ciudades, precisó la misma fuente.

AFP.
AFP.

- “Puñalada”-

En el frente de Ras al Aín, más al este, las fuerzas kurdas hicieron retroceder a los militares turcos y los combates prosiguen en la periferia de la ciudad, dijo el OSDH.

En cinco días, 104 combatientes kurdos y 52 civiles murieron por los combates, según un último balance del OSDH.

Ankara anunció la muerte de cuatro soldados sirios y de 18 civiles por unos ataques con cohetes lanzados por los kurdos contra ciudades turcas de la frontera.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), “continúan registrándose desplazamientos significativos alrededor de Tal Abyad y Ras al Aín”, con “estimaciones que superan las 130.000 personas”.

Las FDS lucharon durante años contra el Estado Islámico, vencido en marzo en Siria, principalmente con ayuda de Estados Unidos, que había desplegado a cientos de soldados en el norte sirio.

La ofensiva turca comenzó dos días después de que Washington anunciara la retirada de soldados de las zonas de la frontera sirioturca, en una decisión que parecía dar luz verde al asalto.

Las FDS denunciaron una “puñalada por la espalda” y pidieron a Estados Unidos “asumir su obligación moral” y a “cerrar el espacio aéreo ante la aviación turca”.

Fuente: AFP