Partes del avión Boeing Co. 737-800, operado por Ukraine International Airlines, que se estrelló poco después del despegue en el suelo cerca de Shahedshahr en Irán, el miércoles 8 de enero de 2020. (Foto: Archivo/Bloomberg).
Partes del avión Boeing Co. 737-800, operado por Ukraine International Airlines, que se estrelló poco después del despegue en el suelo cerca de Shahedshahr en Irán, el miércoles 8 de enero de 2020. (Foto: Archivo/Bloomberg).
Redacción EC

Teherán [AFP/EFE]. Irán pidió este jueves a que le comparta su información sobre el accidente del avión de (UIA) en el que murieron 176 personas, luego de que el primer ministro canadiense, , afirmara que fue derribado por un misil iraní.

Además de este pronunciamiento, el medio estadounidense The New York Times publicó un video que confirmó sería el preciso momento del ataque contra el avión ucraniano.

El portavoz del Gobierno iraní, Alí Rabieí, calificó en un comunicado los informes que responsabilizan a Irán del accidente aéreo de “falsos” y de “una guerra psicológica contra Teherán”, mientras que el Ministerio de Exteriores los consideró “especulaciones sospechosas”.

Después de que fuentes de inteligencia estadounidenses apuntaran a la hipótesis del derribo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confirmó que su Gobierno tiene información de que el vuelo de Ukranian International Airlines (UIA) fue derribado por “un misil iraní” pero que pudo ser por un error.

Asimismo, Irán invitó a Boeing, fabricante de la aeronave, a “participar” en la investigación sobre el accidente ocurrido el miércoles poco después de que el avión despegara de Teherán.

“La República islámica de Irán comenzó su investigación para encontrar la causa de la caída de este avión de acuerdo con las normas internacionales y las regulaciones” de la aviación civil internacional, aseveró.

Irán “invitó a Ucrania, como propietario del avión, y Boeing, como fabricante del avión, a participar en la investigación”, agregó la nota del ministerio.

Teherán dijo estar dispuesto a sumar a la investigación a expertos de todos los países que perdieron ciudadanos en la tragedia.

En el accidente murieron 176 personas, principalmente iraní-canadienses, aunque también afganos, británicos, suecos y ucranianos.

En un comunicado publicado la noche del jueves, el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó también que dispone de informaciones según las cuales el avión fue “derribado” por “un misil tierra-aire iraní”.

Al presentar condolencias de Irán a las familias de las víctimas, el ministerio pidió “a todos los gobiernos que tienen informaciones” sobre la tragedia “de facilitarlas al comité de investigación iraní”.”.