Miles de migrantes ingresaron este jueves en caravana a Guatemala, desafiando la pandemia del nuevo coronavirus en una peligrosa travesía en busca de llegar a para escapar de la pobreza y la violencia en su país.

Unas 3.000 personas, según las autoridades migratorias guatemaltecas, ingresaron en estampida tras romper un primer cerco militar en la línea fronteriza. Los migrantes avanzaron entre gritos de “fuera JOH”, por las iniciales del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, y en medio de una gran algarabía.

Ingresaron sin que personal sanitario les pudiera realizar pruebas de covid-19, mientras que las enfermeras que habían llegado al lugar para tomarles la temperatura se retiraron bajo un fuerte aguacero.

Los hondureños emprendieron el éxodo entre la noche del miércoles y la madrugada de este jueves para escapar de la pobreza y la violencia que azota al país centroamericano, según reconocieron algunos integrantes del grupo.

La caravana salió una semana después de que Guatemala abriera sus fronteras terrestres, aéreas y marítimas tras mantenerlas cerradas por seis meses para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Cargando sus pocas pertenencias en mochilas o bolsas plásticas, gran parte de los migrantes no portaban marcarillas para prevenir los contagios.

La caravana era encabezada por una bandera azul y blanca de Honduras.

Pandemia y pobreza

Mónica Toruño es una menuda mujer de 36 años que se unió a la marcha junto a su hijo de seis años, que se encuentra en silla de ruedas por una parálisis infantil, y una sobrina de 19.

Dijo que se vio empujada a dejar Honduras por la violencia y el desempleo, agudizado en medio de la pandemia.

“Nunca pensé someter a mi hijo a esto, pero me quedé sin trabajo por el coronavirus”, dijo Toruño, quien sobrevivía lavando y planchando ropa ajena. “Traemos insumos de bioseguridad para protegernos”, agregó.

“Por la pandemia esto se va a poner peor (económicamente). Todo el dinero de la pandemia se lo robó Juan Orlando” Hernández, sentenció el migrante Carlos Salgado, de 21 años.

“El gobierno no sirve, no nos ha aportado nada en lo que es la pandemia, muchos hemos perdido el trabajo y aquí andamos. ¿Y para dónde vamos? Para adelante”, expresó a su vez Ángel Eusebia en la caravana.

“No tenemos trabajo, no tenemos nada que hacer y la pandemia nos tiene en la perra calle”, enfatizó Eusebia.

Muchos migrantes citaron la falta de empleo, servicios de salud, educación, la violencia de las pandillas y la intrafamiliar y el narcotráfico como las causas que los llevaron a dejar su país.

“La gente se está muriendo de hambre, hay mucha violencia y no hay empleo, por eso lo arriesgué todo para sacar adelante a mis dos hijos que están vivos. Al primero lo mataron de 37 balazos el 14 de diciembre de 2017”, contó a la AFP Willy Martínez, un hombre moreno de 37 años.

Temor por repunte

Debido a la forma abrupta en que ingresaron los hondureños a Guatemala, no pasaron por controles sanitarios en la frontera para determinar si son portadores del nuevo coronavirus.

Y el Ministerio de Salud de Guatemala mostró su preocupación por la posibilidad de que haya contagiados de covid-19 en el grupo.

“Preocupa el tema debido a que ingresaron sin cumplir con los protocolos establecidos” para atender la pandemia, dijo a la AFP Julia Barrera, vocera del ministerio.

Por su lado, la secretaria de Comunicación Social de la Presidencia, Francis Masek, reconoció a periodistas que la situación económica de los países del Triángulo Norte, integrado por Guatemala, El Salvador y Honduras, se ha “hecho más crítica con los efectos de la pandemia”, lo que explica el nuevo flujo migratorio.

Mientras el jefe de migración Guillermo Díaz agregó que la incursión de los migrantes es “algo terrible”, que “viene a complicar la vida” del país debido al riesgo en medio de la pandemia.

Estamos hablando de una caravana en el marco de una pandemia y entonces aquí la situación es complicada porque se rompieron los protocolos de salud. No sabemos quiénes entraron”, declaró el jefe de migración, quien alertó que una segunda columna de otros 3.000 hondureños podría llegar próximamente por la misma frontera.

Díaz comentó asimismo que, sin intención de “criminalizar” la caravana, hay indicios de que grupos delictivos aprovecharon para “filtrarse” en la misma con la intención de “trasegar estupefacientes” en el recorrido.

Las autoridades estiman que los hondureños buscarán ingresar a México por el norteño departamento de Petén.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Canadá ayuda a sectores vulnerables a protegerse de la pandemia en Centroamérica

TE PUEDE INTERESAR