Agencia AFP

Agencia de noticias

Los países centroamericanos hacían este jueves un recuento de la devastación que provocó el paso del ciclón , el segundo en golpear la región este mes, que dejó al menos 44 muertos en deslaves e inundaciones.

MIRA EN VIVO LA TRAYECTORIA DE LA TORMENTA IOTA:

Iota azotó el lunes el Caribe Norte de Nicaragua como un huracán de categoría cinco, la máxima potencia, dos semanas después de que el ciclón Eta golpeara la misma zona, dejando al menos 200 muertos y 2,5 millones de afectados.

Los balances iniciales dan cuenta de 41 muertos provocados por Iota: 18 de ellos en Nicaragua, 14 en Honduras, cinco en Guatemala, dos en el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno en Panamá y otro en El Salvador.

Alrededor de 4,6 millones de personas se vieron afectadas en Centroamérica, incluyendo 1,8 millones de niños, según estimaciones iniciales del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).

Bilwi, la principal ciudad del Caribe Norte de Nicaragua, permanecía aislada, sin agua ni luz, y los alimentos comenzaban a escasear, según un equipo de AFP en la zona.

Las unidades de rescate reanudaron este jueves la búsqueda de los cuerpos sepultados el martes tras un deslizamiento de tierra en el macizo de Peñas de Blanca, en el departamento nicaragüense de Matagalpa (norte), donde se contabilizan hasta el momento nueve muertos, entre ellos seis niños.

“Venir aquí y hallar muerta a mi hija y mi esposa... Era mi única niña, tanto que le pedí a Dios una niña y mire en qué terminó”, dijo llorando el padre de la menor, Orlando Navarrete, a un medio oficial.

Según el gobierno, Iota dejó daños “catastróficos” en la infraestructura del país, uno de los más pobres de la región.

Unas 250 brigadas municipales se lanzaron este jueves a recoger escombros y árboles caídos en toda Nicaragua, con la ayuda de más de 450 equipos y maquinarias como camiones, retroexcavadoras y volquetes.

Región golpeada

En Honduras, donde al menos 14 personas murieron por derrumbes en el departamento occidental de Lempira, las autoridades continuaron este jueves la búsqueda de otros posibles fallecidos, según la protección civil.

El norteño valle de Sula, la zona más productiva de Honduras, quedó inundado, pero este jueves comenzó a bajar el nivel del agua que cubrió casas y el aeropuerto de San Pedro Sula.

Los aguaceros provocaron el desbordamiento de los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón, que convirtieron el valle de Sula en una inmensa laguna.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei se reunió con su gabinete para evaluar la situación en el país, donde varias comunidades quedaron inundadas y las lluvias destruyeron puentes y carreteras.

Según la protección civil guatemalteca, Iota dejó cinco muertos, tres desaparecidos, 3.558 personas albergadas, 2.683 viviendas dañadas y numerosos puentes y carreteras afectados.

Incluso en El Salvador, poco golpeado por los dos ciclones, 15 comunidades quedaron sin electricidad y hubo daños en el servicio de agua de nueve comunidades. Los derrumbes bloquearon además siete carreteras, según la comisionada presidencial Carolina Recinos.

Aumenta cifra de muertes en Centroamérica tras paso del huracán Iota. (AFP).

Llega ayuda

Los gobiernos centroamericanos pidieron esta semana ayuda internacional para enfrentar la devastación de los ciclones, y en respuesta, la Unión Europea anunció que destinará 10,7 millones de dólares a Nicaragua de un fondo fiduciario con múltiples donantes.

Igualmente, la agencia estadounidense de cooperación internacional anunció un apoyo de 17 millones de dólares para la región.

También Unicef hizo un llamado urgente para recaudar 42,6 millones de dólares para cubrir las necesidades humanitarias de la región.

Por su parte, la Cruz Roja anunció que este viernes comenzará a trasladar a Honduras un hospital de campaña, plantas potabilizadoras e insumos de higiene para atender a 50.000 personas.

El cambio climático produce un aumento de temperatura en las capas superficiales de los océanos, lo cual genera huracanes y tormentas más poderosos y con mayor cantidad de agua, que constituyen una amenaza más peligrosa para las comunidades costeras, según estudios del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Vista aérea del municipio inundado de Chamelecón, en el Valle de Sula, en las afueras de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa. (Foto de Orlando SIERRA / AFP).
Vista aérea del municipio inundado de Chamelecón, en el Valle de Sula, en las afueras de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa. (Foto de Orlando SIERRA / AFP).

Zona devastada

Este miércoles persistían las lluvias en la región norte de Nicaragua, donde su principal ciudad, Bilwi, empezaba a evaluar los daños causados por Iota.

“Saliendo de Eta para caer en Iota. Lo que había dejado en pie Eta, vino este huracán y terminó de rematar”, lamentó el secretario político del gobierno del Caribe Norte de Nicaragua, Yamil Zapata, señalando que el ciclón terminó de derribar gran parte de la infraestructura en esa ciudad de más de 40.000 habitantes.

Zapata aseguró que hay abundantes daños en viviendas que quedaron sin techo, en los servicios de electricidad y agua, mientras que el muelle de Bilwi fue totalmente destruido.

“Es grande el daño realmente”, dijo Zapata a un medio oficial.

La gente camina por la orilla del barrio El Muelle tras el paso del huracán Iota por Bilwi, Puerto Cabezas, Nicaragua. (Foto de STR / AFP).
La gente camina por la orilla del barrio El Muelle tras el paso del huracán Iota por Bilwi, Puerto Cabezas, Nicaragua. (Foto de STR / AFP).

Este miércoles Bilwi seguía sin electricidad, pero desde el martes logró restablecer la telefonía celular.

Sus habitantes comenzaron a limpiar los escombros y a tratar de restituir con lo que pudieran los techos de sus viviendas, mientras que las calles de la ciudad están siendo despejadas de escombros.

Alivio en Honduras

Honduras sufrió inundaciones con precipitaciones menores a las previstas luego de que el ojo de la tormenta cruzara velozmente por el sur del país.

Tegucigalpa se salvó de mayores lluvias, pero el crecimiento de los ríos causó pánico en los cinturones de miseria de la capital de un millón de habitantes, donde policías y militares desalojaron a decenas de miles de personas de los cerros.

Las principales inundaciones se observaban este miércoles en las ciudades norteñas de La Lima, El Progreso y otras comunidades del productivo valle de Sula, en las proximidades de San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, ya castigada por Eta.

La gente camina por la playa después del paso del huracán Iota en Bilwi, Nicaragua. (Foto de STR / AFP).
La gente camina por la playa después del paso del huracán Iota en Bilwi, Nicaragua. (Foto de STR / AFP).

Las fuertes lluvias también impactaron Guatemala con el desborde ríos y la caída de árboles en carreteras, entre otros incidentes, según las autoridades.

Cambio climático

El doble impacto de las poderosas tormentas provocó llamados a atender los efectos del cambio climático y pedidos de ayuda internacional.

“Iota y Eta forman parte del golpe del cambio climático en Centroamérica, que en pocos días han dejado luto y destrucción”, declaró a AFP el coordinador de la ONG Unidad Ecológica Salvadoreña, Mauricio Sermeño.

El ecologista advirtió que el impacto de los fenómenos meteorológicos “no se puede mitigar con pocos recursos”, por lo que llamó a la comunidad internacional para que ayude a Centroamérica.

La OEA pidió el miércoles a las instituciones financieras y de desarrollo internacionales a brindar acceso rápido a recursos para los países afectados por las dos tormentas para labores humanitarias y de reconstrucción, dos días después de que los presidentes de Honduras, Nicaragua, Guatemala y Costa Rica clamaran ayuda internacional ante la devastación causada por los huracanes.

“La lección que deja Iota y Eta es que los gobiernos tienen que mitigar la pobreza que vuelve vulnerables a millones de personas porque, a falta de recursos, construyen viviendas en zonas vulnerables”, resumió Sermeño.

Con un poco más de 520.000 km2 y 50 millones de habitantes, Centroamérica suele sufrir el paso de los huracanes que se forman en el Caribe, además de la treintena de volcanes activos y lo constantes terremotos por formar parte del Cinturón de Fuego del océano Pacífico.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

_________________________

VIDEO RECOMENDADO

Huracán Eta deja muertos, derrumbes e inundaciones en su paso por Centroamérica

Huracán Eta deja muertos, derrumbes e inundaciones en su paso por Centroamérica

TE PUEDE INTERESAR