Papa Francisco a joven salvadoreño: "Cuidado con las maras"
Papa Francisco a joven salvadoreño: "Cuidado con las maras"
Redacción EC

Soyapango, Agencias

Más de treinta jovenes salvadoreños estuvieron presentes durante la videoconferencia que el joven Gerardo Mancía mantuvo con el . Los estudiantes de la escuela La Campanera, del barrio de Soyapango, agradecieron al Sumo Pontífice por la comunicación que mantuvieron a través de la computadora. 

"Quiero agradecerle desde por estar aquí en la escuela de La Campanera y en toda Latinoamérica", le dijo Mancía, de 15 años, a Francisco al iniciar la conversación. 

Bergoglio agradeció el saludo del joven animándolo a estudiar, hacer deporte e interesarse por la cultura, aspectos que le permitirán abrirse un espacio en la vida. Sin embargo, lo que más llamó la atención fue la siguiente frase del Papa. 

"¡Cuidado con las !", advirtió el Sumo Pontífice refiriéndose a los pandilleros que controla barrios como el de Gerardo Mancía y autores de más de 1.910 homicidios en la primera mitad del año.

"Así como existen puentes que los unen a ustedes, también existen comunicaciones para destruirlos. Estén bien alertas cuando hay grupos que buscan la destrucción, que buscan la guerra, que no saben trabajar en equipo", fueron las palabras que el Papa le dió al joven y pudieron ser recogidas por la agencia AFP.

"Trabajen fuerte y sé que lo están haciendo bien y muy bien apoyados, el Ministerio de Educación sé que los apoya. Sigan adelante por este camino de trabajar en equipo y defenderse de aquellos que quieren atomizarlos y quitarles esa fuerza del grupo", concluyó Francisco el mensaje de poco más de minuto y medio. 

La emoción del joven Mancía le permitió solo decir "gracias" al terminar el mensaje del Sumo Pontífice, acto que desató el aplauso de todos sus compañeros.

El joven logró comunicarse con el máximo representante de la iglesia católica gracias a la fundación , gracias a las buenas notas obtenidas.

La organización ayuda a más de 4.000 jóvenes de la región a superar y alejarse de una sociedad violenta mediante la práctica del fútbol y talleres vocacionales.