Ignacio Fernández

Más de tres mil personas, entre ellas nueve peruanos, se han visto obligadas a permanecer en el crucero Diamond Princess, frente a las costas de Japón, tras confirmarse este sábado 64 casos del temido de a bordo del barco.

Por ello, El Comercio se comunicó con el embajador peruano en Japón, Harold Forsyth, para conocer el estado de salud y las condiciones de vida de nuestros compatriotas mientras la embarcación enfrenta una cuarentena hasta el próximo 19 de febrero.

Ellos están en buen estado, no se reporta para nada que estén infectados (...). Están bajo control y trabajando. Ellos son tripulantes, cada uno en sus actividades porque la vida en el barco tiene que seguir”, aseguró Forsyth.

Se ha tomado contacto con alguno de ellos a través de nuestro consulado en Tokio y las noticias son positivas. De modo que en ese sentido estamos tranquilos”, agregó.

El crucero llegó el lunes al puerto de Yokohama, al suroeste de Tokio, con unos 3.700 pasajeros y tripulantes, de los cuales al menos 280 han sido revisados para las pruebas de rigor.

El diplomático peruano contó también que uno de los peruanos con los que se ha podido conversar dijo que era trabajador del casino del crucero. Sin embargo, la sala de juegos se encuentra cerrada y ha sido enviado a monitorear los pasillos para evitar que exista movimiento.

Pasajeros son vistos junto a ropa colgada en sus cabinas en el crucero Diamond Princess. (Reuters).
Pasajeros son vistos junto a ropa colgada en sus cabinas en el crucero Diamond Princess. (Reuters).

Contacto con sus familias y medidas de prevención

El embajador Forsyth indicó que los nueve compatriotas están en comunicación con sus familiares gracias al servicio de conexión que brinda la embarcación.

Los nueve compatriotas que están ahí (Diamond Princess), afortunadamente, ya tienen contacto con su familia porque pueden utilizar Internet y WhatsApp. Entonces, sus familias están tranquilas", afirmó.

Forsyth resaltó también la labor de las autoridades de Japón. “Las autoridades aquí son muy organizadas y hasta ahora nuestros compatriotas, que son parte de la tripulación del barco, están en perfecto estado. No pasa nada”.

Además, detalló una serie de medidas que han tomado los encargados del crucero y los médicos japoneses al interior. “Sé que a las 3.700 personas que hay a bordo (...) les han entregado un termómetro y una mascarilla con la indicación de que se controlen permanentemente si es que les sube la temperatura”.

Japón informó que todas aquellas personas que dan positivo del virus en el barco serán enviadas de inmediato a centros médicos de Tokio y a otras prefecturas.

Trabajadores médicos caminan en el crucero Diamond Princess con sus respectivos trajes de protección. (AP).
Trabajadores médicos caminan en el crucero Diamond Princess con sus respectivos trajes de protección. (AP).

“Ni un solo caso de un peruano infectado”

Por otra parte, el diplomático confirmó que entre los 45 mil peruanos que habitan en Japón, no existe ninguno que haya sido diagnosticado con coronavirus.

En el Japón hay 45 mil peruanos aproximadamente y no se reporta ni un solo caso de un peruano infectado. Ni uno solo. Lo cual es una magnífica noticia y esperemos que esto sea así. En general, son pocos los infectados", declaró.

Aparte de los 64 confirmados en el crucero, este país asiático ha registrado 25 en su territorio.

Mapa pintado según la cantidad de casos del nuevo coronavirus en China continental, Taiwán, Hong Kong y Macao, el 7 de febrero. (AFP).
Mapa pintado según la cantidad de casos del nuevo coronavirus en China continental, Taiwán, Hong Kong y Macao, el 7 de febrero. (AFP).

No obstante, la vida de los peruanos en el país es normal. “Cada uno sigue con su trabajo y simplemente aguantando más bien el frío polar que está caracterizando a Japón en estos días”, finalizó.

Se han confirmado alrededor de 320 casos de contagio en al menos 30 países, excepto China continental, incluidas las dos muertes reportadas en Filipinas y Hong Kong. Aparte de ello, Estados Unidos, Francia, Canadá, entre otros han dispuesto repatriar a sus ciudadanos que estaban ubicados en Wuhan, foco de la epidemia en China.