Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Mundo

"Donald Trump está rompiendo con Rusia" [ENTREVISTA]

El analista Carlos Novoa considera que el presidente de EE.UU. ha mostrado lo que va a ser su política exterior

Donald Trump está rompiendo con Rusia [ENTREVISTA]

Donald Trump está rompiendo con Rusia [ENTREVISTA]

El bombardeo ordenado por Estados Unidos sobre una base militar en Siria, en represalia por el ataque químico del martes por parte del régimen de Bashar al Asad contra una localidad siria rebelde, tiene al mundo en vilo por las consecuencias que ello pueda tener.

El internacionalista Carlos Novoa nos ayuda a poner en perspectiva el aumento de la tensión en el mundo 

- ¿Cuán profundamente se va a involucrar Estados Unidos en Siria a partir del ataque de anoche? ¿Cuán lejos irá tras esta advertencia?
Si vemos cómo se ha movido el escenario desde el 20 de enero, cuando Donald Trump asumió el poder, yo diría que este este es su gran bautizo internacional. Trump ha aprovechado la coyuntura para marcar la pauta y mostrar lo que va a ser su política exterior. A su vez, aprovecha para diferenciarse de la política exterior de su antecesor Barack Obama.

- ¿En qué se ha basado Trump para este cambio y qué busca en el terreno geopolítico?
Trump ha utilizado hábilmente dos aspectos. Primero, es una represalia ante un crimen contra la humanidad, tanto así que ha  recibido el apoyo de la OTAN y de varios países europeos. Ese mismo Trump criticado por sus posturas arrogantes ultraconservadoras y antieuropeístas. Segundo, esta estrategia le sirve para presionar a Rusia, Irán, Corea del Norte y la misma Siria, países que lo van a pensar dos veces antes de lanzar otro tipo da ataque con armas químicas.

- La marca está clara. Este es el primer ataque directo de EE.UU. contra el Gobierno Sirio desde que empezó la guerra civil.
Así es, ha habido confusión porque lo que hizo EE.UU. hasta anteayer fue atacar bases del EI en territorio sirio, pero esta es la primera vez que EE.UU. ataca a la aviación siria. Estuvo a punto de hacerlo hace 4 años, cuando hubo otro ataque contra civiles, pero finalmente Obama fue disuadido por unas negociaciones con Rusia. Esta vez Trump no ha hablado con nadie y ha atacado.

- Hasta hace poco, Trump sostenía que ni la salida de Al Asad ni el involucramiento en Siria eran prioridad. ¿Qué cambió tanto? Hay quienes no creen solo en la indignación natural por el ataque químico.
Aquí hay dos aspectos. Uno, Trump está practicando la ‘realpolitik’, el realismo en las relaciones internacionales, según el cual los estados tienen intereses y no amigos. De alguna manera está rompiendo con Rusia, ha marcado un punto de inflexión con Rusia, ya se habló hasta la saciedad del acercamiento con Moscú, sobre todo en la época electoral. Y dos, esta indignación por los ataques contra civiles contraviniendo lo que dispone el derecho internacional, es al mismo tiempo un mecanismo de presión a Rusia e Irán. Así pues, en este ataque Trump encuentra un coctel jugoso para sus intereses.

- Cuando se ataca al régímen de Al Asad parece que se apoya a sus opositores, y entre estos destaca el Estado Islámico (EI). ¿Esta acción puede colaborar a consolidar un estado yihadista en Siria?
Eso es algo que Rusia está diciendo. En la complejidad del ajedrez del Medio Oriente uno termina con más preguntas que respuestas. Ahora  bien, yo no diría que esto va a resquebrajar la posición de Washington y Moscú contra el EI, que ya está debilitado y acorralado en una zona más cercana a Iraq. Eso también se ha medido, dudo de que EE.UU. hubiese lanzado el ataque si hubiera medido que supondría un estímulo al EI.

- ¿Se confió Al Asad de la buena sintonía que parecía haber entre Trump y Putin para ir más allá y lanzar el ataque químico?
Creo que sí. Al Asad ha ido midiendo los tiempos -es muy hábil, y por eso sigue resistiendo estos 6 años de guerra civil en el poder- y creyó haber encontrado un escenario externo tranquilo en el que Trump confluía con Putin y un escenario interno para consolidarse en el poder. Pero el cálculo le falló, se le fue de las manos el globo de ensayo que lanzó, y esto lo aprovechó Trump para marcar un punto de inflexión: no solo castiga a Siria sino que amenaza a Irán y pone un aviso a Rusia.

- Con Europa encolumnada y apoyando el bombardeo, ¿es el momento para formar una coalición internacional para sacar a Al Asad del poder?
La coyuntura pone a Trump en un escenario en el que está en condiciones de exigir apoyo a quienes se consideran sus aliados para formar una coalición internacional, Arabia Saudí siempre ha supuesto un respaldo en la región y está la OTAN. Es un escenario inmejorable  para dar forma a esta coalición. Pero hay que ver cómo se mueve el ajedrez en los próximos días y cuál será el papel de Rusia.

- ¿Se vienen más represalias contra los rebeldes y la población civil en Siria por parte del régimen de Al Asad? 
Creo que, en efecto, hay un riesgo alto para la población. EE.UU. debe promover algún tipo de protección mayor para los civiles, los verdaderos castigados por este conflicto. Esto es una guerra civil, el régimen seguirá atacando a los rebeldes, y con los rebeldes me refiero a la población civil que se opone a Al Asad. Por desgracia, las posibilidades de un represalias son altas, ya no seguramente con armas químicas pero sí de otra manera.

- En la ONU se han escuchado hoy voces críticas por la acción unilateral de EE.UU. No es la primera vez, ¿pero qué riesgo entraña ahora?
Es una señal peligrosa, evidentemente, pero todos sabíamos que desde que Trump ganó esto podía ocurrir. No veo a Trump perdiendo un minuto en preguntar a las Naciones Unidas si puede atacar a o no, es parte de su estilo, del cual se ha ufanado. Tanto Rusia e Irán saben que EE.UU. ha soslayado a la ONU, es por ello que el representante ruso ha enfatizado que EE.UU. ha atacado Siria en su condición de miembro de la ONU, tratando de llevar así el tema al derecho internacional y la crisis diplomática.

- ¿Dónde quedará el llamado a la moderación del secretario general de la ONU, Antonio Guterres?
Es su función llamar a la moderación, pero en los últimos 30 años los llamados a la moderación son parte de un discurso inocuo que es el trabajo que tiene que hacer un diplomático o mediador, pero que en la práctica no tiene ningún significado para los líderes o quienes toman la decisión de atacar.

- En conclusión…
Estamos ante una advertencia de EE.UU. y una carta de presentación del régimen de Trump: ‘Esta es la manera en la que yo voy a manejar las relaciones internacionales’.

Tags Relacionados:

Donald Trump

Rusia

Siria

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada