Autoridades religiosas informaron que de los 31 curas que aparecen en la lista, 17 ya fallecieron. | Foto: AFP / Referencial
Autoridades religiosas informaron que de los 31 curas que aparecen en la lista, 17 ya fallecieron. | Foto: AFP / Referencial
Redacción EC

Washington. La arquidiócesis de Washington publicó un listado con 31 nombres de antiguos sacerdotes que supuestamente cometieron abusos sexuales de menores, de los que 28 estaban adscritos a esta institución.

A través de un comunicado, la arquidiócesis anunció que estos religiosos fueron acusados "creíblemente" de abusos sexuales desde el año 1948.

De esos antiguos sacerdotes, 28 estaban vinculados directamente a esta institución religiosa, mientras que tres eran externos a ella, pero ejercieron en parroquias o escuelas dependientes de la arquidiócesis.

De los 31 curas que aparecen en la lista, 17 ya fallecieron. El listado se publica tres días después de que el papa Francisco aceptara la dimisión del cardenal Donald Wuerl como arzobispo de Washington entre acusaciones de haber encubierto abusos sexuales.

Arzobispo de Washington, Donald Wuerl | Foto: AFP
Arzobispo de Washington, Donald Wuerl | Foto: AFP

En ese mismo comunicado, el propio Wuerl describió la lista como "un doloroso recordatorio de los graves pecados cometidos por el clero, el dolor infligido a jóvenes inocentes y el dolor hecho a la fe de la Iglesia".

Según la arquidiócesis, el listado fue elaborado como parte de una revisión de los archivos de la entidad, ordenada en 2017 por Wuerl.

El cardenal destacó en la nota que, con base en sus conocimientos, "no ha habido ninguna alegación creíble de abuso a un menor por parte de un sacerdote de la arquidiócesis en casi dos décadas", aunque el propio listado incluye una acusación contra un sacerdote que se produjo en 2007, hace 11 años.

Wuerl incidió en que no hay "ningún cura de la arquidiócesis en ministerio activo que haya sido objeto alguna vez de una alegación creíble de abuso de un menor".

En la lista se encuentran sacerdotes que fueron cesados de forma definitiva, otros temporalmente y otros simplemente reasignados a otros lugares, mientras que algunos fueron condenados por la justicia.

La arquidiócesis de Washington se defendió en el escrito como un lugar seguro y resaltó sus mecanismos para reaccionar y prevenir casos de abusos sexuales de menores.

Fuente: EFE