Logan Trammell, de 22 años, murió tiroteado por su propio padre, quien lo confundió con un ladrón. Sucedió en Alabama, Estados Unidos. (Captura de video CBS 42).
Logan Trammell, de 22 años, murió tiroteado por su propio padre, quien lo confundió con un ladrón. Sucedió en Alabama, Estados Unidos. (Captura de video CBS 42).
Redacción EC

Una familia de Alabama, Estados Unidos, pasó la Navidad más espantosa que alguien pudiera experimentar. A las 11:30 de la noche del 24 de diciembre, Logan Trammell, de 22 años, murió tiroteado por su propio padre, quien lo confundió con un ladrón.

Según la prensa estadounidense, el padre de Logan estaba grabando música en su casa rodante al lado de la casa, y no sabía que su hijo estaba tomando prestado su carro.

El hombre, al ver que alguien arrancaba su carro, salió con una pistola en la mano. Primero gritó e hizo un disparo de advertencia, pero el auto empezó a avanzar. Disparo de nuevo hacia la parte trasera del vehículo, que frenó de forma repentina.

El padre de Logan se acercó, abrió la puerta y vio que quien era el conductor era su hijo y que lo había matado.

Logan, quien al igual que su padre era un cantante y compositor con sueños de ser una estrella de la música country, no vivía con sus padres, pero los visitaba con frecuencia. La familia pensó que ese día estaba en su habitación.

"Fue un horrible accidente", dijo Tammy Jacobs, tía del joven muerto, a medios estadounidenses. "Mi hermano pensó que alguien robaba su camioneta, nunca se dio cuenta que era Logan. Él pensó que su hijo estaba en su cuarto".

La familia recibió gran apoyó en redes sociales por la muerte de Logan Trammell, quien era muy querido en su comunidad.

"Amen a su familia en cada momento que puedan porque nunca van a saber cuándo será la última vez que los vean o cuando será la última que los abracen. Díganles que los aman", dijo Stacey Tankersley, amiga de los Trammell.

La policía del condado de Cullman investiga el caso.

TAGS RELACIONADOS