Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en EEUU

Brett Kavanaugh llora ante el Senado y dice que no es un abusador sexual

El nominado de Donald Trump a la Corte Suprema de Estados Unidos se presentó ante el Senado tras el testimonio de Christine Blasey Ford, la mujer que lo acusa de abuso sexual

Brett Kavanaugh

El juez Brett Kavanaugh compareció ante el Senado de Estados Unidos tras el testimonio de Christine Blasey Ford. (Foto: Reuters)

Washington. Brett Kavanaugh, el nominado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para la Corte Suprema, aseguró este jueves ante el Senado que las acusaciones vertidas contra él por su supuesta víctima, Christine Blasey Ford, son "una vergüenza nacional".

"El proceso de confirmación se ha convertido en una vergüenza nacional", aseguró Kavanaugh en su discurso ante el Comité Judicial del Senado, órgano que debe recomendar o no su candidatura al resto de la Cámara.

Durante su alocució, Kavanaugh rechazó de nuevo las acusaciones: "Niego categórica e inequívocamente la alegación contra mí de la señora Ford (...). Vengo aquí a limpiar mi nombre", dijo en su declaración, que se produjo después de la intervención ante los senadores de la presunta víctima.

El juez soltó lágrimas en varias ocasiones, especialmente cuando mencionó que su hija sugirió que rezaran por Ford, cuando habló de su padre y cuando mencionó a amigas que lo apoyaron. 

Brett Kavanaugh aseguró que no retirará su candidatura a la Corte Suprema de Estados Unidos.

"Yo no voy a dejarme intimidar y renunciar a este proceso", dijo el juez en una declaración leída.

"Mi familia y mi nombre han sido destruidos de una forma total y permanente por estas acusaciones falsas y despiadadas", dijo Kavanaugh, que se esforzaba de manera infructuosa para no llorar mientras reiteraba su inocencia.  

Kavanaugh cerró su testimonio jurando "por Dios" que había dicho toda la verdad. 

"Juro hoy, bajo juramento, ante el Senado y el país, ante mi familia y Dios: soy inocente de esta acusación", afirmó.

Las declaraciones del juez, que llegó al Capitolio cogido de la mano de su esposa, se produjeron después de la comparecencia de Ford, quien afirmó que está segura al "cien por cien" de que Kavanaugh fue el joven que trató de abusar sexualmente de ella en una fiesta en 1982 cuando ambos eran adolescentes.

Brett Kavanaugh

Brett Kavanaugh junto a su esposa. (Reuters).

"No estoy cuestionando que ella haya sido asaltada sexualmente por alguien, pero yo no fui", agregó Kavanaugh.

El magistrado incidió en la presunción de inocencia y cuestionó cómo se gestionan acusaciones de abuso sexual en el país, aunque precisó que deben tomarse en serio.

"Si todo americano que tomó cervezas es acusado de abuso sexual y es presumiblemente culpable, estamos en un terreno horrible", afirmó.

Kavanaugh también comentó que nunca esperaba que el proceso de confirmación se convirtiera en "lo peor" que han vivido él y su familia, y acusó a los demócratas del comité de que por su culpa ya no vaya a poder hacer cosas que le encantaban hacer.

"Me encanta enseñar Derecho y gracias a lo que han hecho algunos en este comité quizá nunca más pueda hacerlo. (...) Adoro entrenar (baloncesto a niños) y gracias a lo que han hecho quizá nunca más pueda hacerlo", lamentó el juez. 

Después de la audiencia que se extendió durante todo el día y que fue retransmitida en directo por televisión, el presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró su apoyo a Brett Kavanaugh.

"El juez Kavanaugh le mostró a Estados Unidos exactamente por qué yo lo nominé. Su testimonio fue potente, honesto y cautivador", dijo Trump en Twitter, dando carpetazo a las expectativas que generó el miércoles al decir que podría "cambiar de opinión" y retirar a su candidato.

La audiencia en el Senado se produjo mientras aumenta la presión para que se posponga el voto de confirmación en la Cámara Alta, donde los republicanos cuentan con leve mayoría, ante las nuevas denuncias que han aparecido contra el juez.

Christine Blasey Ford

Christine Blasey Ford. (EFE).

"Yo creí que me iba a violar"

En una audiencia previa que duró cuatro horas, la experta en psicología Christine Blasey Ford aseguró a la Comisión que Kavanaugh intentó violarla en una fiesta de estudiantes en 1982.

"Yo creí que me iba a violar", dijo -antes de ser interrogada por la comisión- enumerando los detalles de aquella noche en una declaración ya preparada y leída con silencios intercalados, mientras luchaba contra las lágrimas.

Ante la pregunta de cuán segura estaba de quién había sido su agresor, se expresó con confianza: "De la misma forma que estoy segura de que estoy hablando con usted ahora".

Están "indeleblemente en el hipocampo la risa, las ruidosas risas de ellos dos, divirtiéndose a mi costa", dijo Blasey Ford en uno de los momentos clave de la audiencia, en el que reiteró que estaba "segura al 100%" de que fue Kavanaugh quien la agredió.

Entre las grandes expectativas del día estaba ver el rostro de Blasey Ford, de quien sólo se conocían fotos antiguas y una imagen con lentes de sol.

Esta académica experta en trauma compareció ante la comisión luciendo un traje azul marino y lentes ópticos que permitían ver sus ojos, que traslucían un nerviosismo en aumento a medida que avanzaba el interrogatorio.

La estremecedora comparecencia de la mujer, que duró cuatro horas fue transmitida en directo por televisión, y hasta el presidente estadounidense siguió el testimonio desde el Air Force One de vuelta a Washington desde Nueva York, según la portavoz de Trump, Sarah Sanders.

Fuente: EFE / AFP / Reuters


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ