Lower Lake. Los bomberos ordenaron a más de 13.000 personas que abandonen una zona del norte de California mientras numerosos hogares permanecían el lunes bajo amenaza de una veintena de grandes incendios forestales, contra los cuales luchan más de 9.000 bomberos, dijeron las autoridades.


Los incendios forestales también ardían en otros dos estados de la Costa Oeste, Washington y Oregon, que sufren igualmente los efectos de la sequía y el calor del verano.

El mayor incendio en California estaba en su apogeo en la zona de Lower Lake, al norte de San Francisco. Aumentó de tamaño casi al triple durante el fin de semana, y el lunes abarcaba 217 kilómetros cuadrados.

El fuego destruyó 24 casas y 26 construcciones anexas, además de que amenazaba unos 6.300 hogares, muchos de ellos ranchos dispersos en zonas rurales que incluyen desde praderas a colinas escarpadas, dijeron funcionarios.

Fuente: Agencias