Andrew Cuomo, el gobernador demócrata de Nueva York que se está convirtiendo en el político que enfrenta con más fuerza la propagación del coronavirus. (AFP).
Andrew Cuomo, el gobernador demócrata de Nueva York que se está convirtiendo en el político que enfrenta con más fuerza la propagación del coronavirus. (AFP).
Redacción EC

Ambos son de Queens, neoyorquinos hasta el último hueso. Pero en la lucha contra el , Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, están enfrentados en la forma en que el país debe responder ante la crisis y no ha tenido reparos en enmendarle la plana al mandatario por no tomar en serio las consecuencias del Covid-19.

Mientras que Cuomo -demócrata, de 62 años- da conferencias de prensa diarias advirtiendo de la amenaza, dando cifras preocupantes sobre el aumento de contagios y ordenando la cuarentena en el estado más diverso y poblado, que se ha convertido en el foco de la pandemia en el país; Trump insiste que para Semana Santa los estadounidenses deben volver a trabajar “porque la cura puede ser peor que la enfermedad”.

Los intercambios verbales entre ambos políticos han subido y bajado de tono, mientras las muertes por coronavirus se han disparado exponencialmente en Estados Unidos, sobre todo en Nueva York, donde ya hay más de 30 mil contagiados y 285 fallecidos.

El lunes de la semana pasada, en una conferencia telefónica con periodistas, Cuomo criticó la preparación de la administración Trump, diciendo que habían estado atrasados “desde el primer día”. Trump, que no se queda callado ante una crítica, le respondió en Twitter: “Tuve una buena teleconferencia con los gobernadores estatales. Cuomo, de Nueva York, tiene que hacer más”.

Y Cuomo respondió en Twitter sin ninguna diplomacia: "¿Tengo que hacer más? Tú tienes que hacer más. Se supone que tú eres el presidente. Estaría feliz de hacer tu trabajo, por cierto".

En los días posteriores, sin embargo, las tensiones bajaron luego que Cuomo escribiera que tanto el gobierno como la gente necesita trabajar de la mejor forma: “No somos demócratas o republicanos. Al final del día, todos somos estadounidenses”.

Trump recibió la rama de oliva y conversó con Cuomo sobre la crisis a enfrentar, una situación inédita que tiene al mundo en vilo. “He hablado con el gobernador Cuomo. Está trabajando muy duro. Todos juntos estamos trabajando duro”, señaló.

Pero el martes, el presidente volvió a atacar al gobernador neoyorquino, aunque más sutilmente, culpándolo por no comprar en su momento los ventiladores mecánicos necesarios para atender a los hospitalizados por coronavirus. “No estoy culpándolo, pero se supone que tenía que comprar sus propios ventiladores”, añadió ante la prensa.

Cuomo y otras autoridades del estado de Nueva York han dicho que están luchando por conseguir mayor equipamiento médico, debido al aumento dramático de casos.

Atajando la crisis

Mientras las discusiones políticas con el presidente prosiguen, Cuomo no cesa en dar sus conferencias de prensa diarias pidiendo a los neoyorquinos que se mantengan en casa para que no se propague más el virus, y no cesa de nombrar a su madre, Matilda, como una de las personas de riesgo debido a su avanzada edad.

Mientras el mandatario sigue culpando a los chinos del virus, Cuomo está utilizando a pleno los poderes ejecutivos que goza como gobernador de Nueva York, y ya puso a los prisioneros de las cárceles a fabricar alcohol en gel, cerró todos los teatros de Broadway desde el 12 de marzo, luego los bares y restaurantes, y el viernes pasado decretó el fin de todas las actividades no esenciales y prohibió todas las reuniones de personas.

La turística y transitada Times Square, en Manhattan, luce casi vacía por la cuarentena impuesta por el gobernador Cuomo. (EFE)
La turística y transitada Times Square, en Manhattan, luce casi vacía por la cuarentena impuesta por el gobernador Cuomo. (EFE)

Cuomo “pasa por un momento como el que tuvo (Rudy) Giuliani tras el 11 de setiembre del 2011. Se ha convertido en el gobernador de Estados Unidos”, ha dicho a la AFP Doug Muzzio, profesor de ciencia política de la Universidad Baruch de Nueva York, en referencia al exalcalde de la Gran Manzana y que ahora es el abogado personal de Trump.

Cuomo “ofrece una mezcla de conferencia de prensa con sesión de terapia y un poco de comedia ‘stand up’, tiene una personalidad que atrapa”, añadió Muzzio.

En caso de éxito, podría servirle de trampolín a una candidatura presidencial, un camino que Cuomo exploró en las dos últimas elecciones, pero al que finalmente renunció.

Gobernador con experiencia

Cuomo asumió el cargo de gobernador en enero del 2011 y ya va por su tercer período. De 1997 a 2001 fue secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, bajo la presidencia de Bill Clinton, además de fiscal general de Nueva York.

Pero su experiencia en el estado viene desde los años 80, cuando fue uno de los principales asistentes de su padre, Mario, quien también fue gobernador de Nueva York entre 1983 y 1994.

“Es un tipo duro. No soporta la oposición con gusto. Pero es muy bueno en gestionar crisis. Cree que sabe lo que está haciendo y le gusta tener el control”, contó a ABC News Gerald Benjamin, un veterano profesor de Ciencia Política de la SUNY New Paltz, que ha estudiado largamente a la familia Cuomo.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Trump advierte que confinamiento prolongado por coronavirus podría "destruir un país". (AFP).

TE PUEDE INTERESAR