El crucero Diamond Princess, operado por Carnival Corp., atracado al anochecer en Yokohama, Japón. (Foto: Archivo/Reuters).
El crucero Diamond Princess, operado por Carnival Corp., atracado al anochecer en Yokohama, Japón. (Foto: Archivo/Reuters).
Redacción EC

Washington. [Con información de AFP]. aconsejó este viernes a sus ciudadanos a no viajar en cruceros por Asia y avisó que el gobierno no tiene ninguna obligación de repatriar a los estadounidenses que se encuentren en cuarentena en un país extranjero por culpa del nuevo .

Aunque el gobierno estadounidense evacuó a cientos y cientos de ciudadanos en las últimas semanas, esos vuelos de repatriación no son una práctica habitual” por lo que “no deben pensar que podrán beneficiarse de ello si afrontan un riesgo de cuarentena” en otros países, declaró Ian Brownlee, secretario interino de Asuntos Consulares del Departamento de Estado, durante una conferencia telefónica con la prensa.

Las autoridades estadounidenses prevén un aumento de los casos del nuevo coronavirus. Por el momento se detectaron 13 casos en Estados Unidos, más 21 casos de personas repatriadas en vuelos fletados por el gobierno: tres desde Wuhan, el epicentro de la epidemia de COVID-19, y 18 desde el crucero Diamond Princess, en Japón.

Incluso, dos muertos más por coronavirus en Irán, la aparición de nuevos casos en Corea del Sur, así como en hospitales y prisiones en China, aumentaron la preocupación el viernes sobre la propagación de la epidemia que ya ha causado más de 2.200 muertos.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide ahora a la comunidad internacional “atacar fuerte” y sin demora este virus que ha contagiado a más de 75.000 personas en China.

El número de nuevos casos diarios en China, que había caído durante cuatro días consecutivos, creció y se eleva ahora al menos a 889 frente a los 673 la víspera, anunció el viernes la Comisión Nacional de Salud.

Otro motivo de preocupación son las decenas de contagios anunciados en dos hospitales de Beijing, y más de 500 en prisiones del país.

China había establecido sin embargo una cuarentena de facto para decenas de millones de personas en la provincia de Hubei y en su capital Wuhan, epicentro de la epidemia.

Varios países prohibieron además la entrada de viajeros provenientes de China y numerosas compañías aéreas suspendieron sus vuelos al país.