El Comercio conversó con Alexandra Garcés, parte del grupo de 14 peruanos que permanecen al interior del Carnival Sunshine a la espera de que el Gobierno Peruano autorice al vuelo chárter contratado por la empresa. (Archivo personal / Carnival Sunshine)
El Comercio conversó con Alexandra Garcés, parte del grupo de 14 peruanos que permanecen al interior del Carnival Sunshine a la espera de que el Gobierno Peruano autorice al vuelo chárter contratado por la empresa. (Archivo personal / Carnival Sunshine)
Renzo Giner Vásquez

Coordinador digital de la Zona General de El Comercio

renzo.giner@comercio.com.pe

Cada día quedan más lejos los tiempos en los que el crucero Carnival Sunshine atracaba en las Bahamas, las islas Bermudas, Aruba o Curazao. Hoy por hoy, debido a la pandemia del permanece en su puerto base de Carolina del Sur, con cientos de trabajadores a bordo. Entre ellos, unos 14 peruanos que buscan saber por qué los vuelos chárter que les consiguió la empresa no han sido autorizados por el Gobierno.

Cuando estalló la crisis sanitaria, en el crucero dieron dos opciones: quedarse o volar hacia su país. Alexandra Garcés, de 31 años, cumple su primer contrato en el Carnival Sunshine desde hace 7 meses, trabajando en las tiendas del barco. Ella decidió irse, pero un día después el presidente Martín Vizcarra anunció que las fronteras quedaban cerradas como medida para frenar a la enfermedad.

Junto a Garcés, otros 14 compatriotas permanecen en el Carnival Sunshine a la espera de información clara de parte de las oficinas diplomáticas peruanas. “He escrito pero nadie me responde. Una compañera decidió viajar a Miami para salir desde allá pero el Gobierno Peruano le canceló el vuelo chárter programado para hace ocho días”, explica la joven a El Comercio.

Alexandra Garcés, de 31 años, cumple su primer contrato en el Carnival Sunshine desde hace 7 meses, trabajando en las tiendas del barco. (Archivo personal)
Alexandra Garcés, de 31 años, cumple su primer contrato en el Carnival Sunshine desde hace 7 meses, trabajando en las tiendas del barco. (Archivo personal)

Garcés explica que la empresa les realiza exámenes médicos a diario, además les está proporcionando alojamiento, alimentos e Internet durante estos días. Además, han destinado ciertas partes del crucero para poner en cuarentena a las personas que presenten fiebre u otros síntomas. Hasta el momento, asegura, no hay ningún caso de COVID-19 a bordo.

Sé que hay grupos varados de estudiantes, turistas, pero nosotros somos un caso aparte porque ellos (las autoridades peruanas) no nos consideran como varados. Queremos saber qué pasará con nosotros, por qué no aceptan los vuelos chárter que está gestionando la empresa”, dice.

Cuando estalló la crisis sanitaria, en el crucero Carnival Sunshine dieron dos opciones: quedarse o volar hacia su país. (Foto: Carnival Sunshine)
Cuando estalló la crisis sanitaria, en el crucero Carnival Sunshine dieron dos opciones: quedarse o volar hacia su país. (Foto: Carnival Sunshine)

El Comercio envió un correo electrónico al consulado peruano en Atlanta, encargado de atenciones de este tipo en Carolina del Sur según la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores. Al cierre de este artículo no hemos recibido respuesta de la mencionada oficina diplomática.

Por otro lado, la embajada del Perú en Estados Unidos detalló a este Diario que el registro inicial de peruanos varados era de 7 mil personas. Hasta el momento, han logrado repatriar a 3.400 de ellos gracias a la cooperación del Gobierno Estadounidense y del Departamento de Estado.

Sin embargo, se desconoce si grupos como en el que se encuentra Garcés han sido incluidos en ese conteo.

Inicialmente éramos unas 900 personas en el crucero, ahora quedan como 400 o 500, han podido irse a sus países. Hoy parten ucranianos, ayer fueron filipinos, antes de ayer indonesios. Solo el del Perú tuvo problemas”, añade la joven.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Trump amenaza con suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS.

Coronavirus: Trump amenaza con suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR