Los miembros del personal médico se preparan para realizar un procedimiento de traqueotomía percutánea en un paciente en la unidad de cuidados intensivos (UCI) COVID-19 durante el Día de Acción de Gracias en el United Memorial Medical Center en Houston, Texas. (Foto: Nakamura / Getty Images / AFP).
Los miembros del personal médico se preparan para realizar un procedimiento de traqueotomía percutánea en un paciente en la unidad de cuidados intensivos (UCI) COVID-19 durante el Día de Acción de Gracias en el United Memorial Medical Center en Houston, Texas. (Foto: Nakamura / Getty Images / AFP).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

El número de pacientes con que reciben tratamiento en hospitales de llegó a 90.000 el viernes después de casi duplicarse en el último mes, en momentos en que se espera que las fiestas de fin de año impulsen la próxima ola de infecciones.

La tasa de hospitalizaciones, ahora en el mayor nivel desde que comenzó la pandemia, ha sobrepasado la capacidad de algunos hospitales y se produce tras semanas de ritmo creciente de casos en el país. Es probable que aumente a medida que las personas que se reunen con familiares y amigos durante el Día de Acción de Gracias se enfermen gradualmente, según expertos en salud.

Muchos expertos en salud y políticos pidieron a los estadounidenses que no se reunieran para sus tradicionales fiestas de Acción de Gracias este año, advirtiendo que la socialización entre los hogares aceleraría la tasa de transmisión comunitaria y golpearía a un sistema de salud ya tenso.

Algunos cumplieron con la guía de salud pública y pasaron su Día de Acción de Gracias el jueves compartiendo con familiares a través de videollamadas. Pero otros optaron por viajar de todos modos.

El día previo a Acción de Gracias, generalmente uno de los días de viaje más saturados del año en los Estados Unidos, más de 1,07 millones de personas transitaron por los aeropuertos del país. La mayor cantidad de cualquier día desde el inicio de la pandemia, según la Administración de Seguridad del Transporte.

Casi 6 millones de estadounidenses viajaron por aire desde el viernes al miércoles, aseguró la Administración, una cifra que, sin embargo, es menos de la mitad que en el mismo período del año pasado.

Los gobernadores estatales también han instado a los estadounidenses a quedarse en casa en el denominado Black Friday, un día tradicionalmente donde muchas personas realizan sus compras navideñas, alentándolos a aprovechar las ofertas en línea y apoyar a las empresas que han sufrido durante la recesión económica generada por las medidas para contener la pandemia.

“Recuerde, evite las multitudes y compre desde casa este Black Friday. Nuestras tiendas locales tienen opciones de retiro en la acera y necesitan nuestro apoyo”, escribió el gobernador de Kentucky, Andy Beshear, en un tuit el viernes.

En un esfuerzo por mitigar la ola del invierno boreal de COVID-19, más de 20 estados han emitido nuevas restricciones, que incluyen mandatos de utilizar mascarillas y limitación de la capacidad de bares, restaurantes y lugares de culto.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

_________________

VIDEO RECOMENDADO

Irán denuncia asesinato de científico nuclear y señala a Israel. (AFP)

TE PUEDE INTERESAR