El presidente electo Joe Biden recibe una dosis de una vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el ChristianaCare Christiana Hospital, en Newark, Delaware, EE. UU. (Foto: REUTERS / Leah Millis).
El presidente electo Joe Biden recibe una dosis de una vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el ChristianaCare Christiana Hospital, en Newark, Delaware, EE. UU. (Foto: REUTERS / Leah Millis).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

El presidente electo de , , de 78 años, recibió este lunes frente a las cámaras de televisión la primera dosis de una vacuna contra el .

La inyección de la vacuna Pfizer/BioNTech, el primero de los dos inmunizantes ya autorizados en Estados Unidos, le fue aplicada en un hospital de Newark, en su estado de Delaware.

Biden aseguró a los estadounidenses que “no hay nada de qué preocuparse” cuando se vacunen, y que mientras tanto, deben seguir usando máscaras y “escuchar a los expertos”.

La futura primera dama, Jill Biden, también recibió la primera dosis de la vacuna este lunes, y la futura vicepresidenta, Kamala Harris, hará lo propio la próxima semana, según el equipo de transición gubernamental.

Cuando asuma el cargo el 20 de enero, Biden se convertirá en el presidente de edad más avanzada de la historia de Estados Unidos. Para entonces, debería haber recibido la segunda dosis de la vacuna, necesaria para obtener inmunidad.

Biden elogió a “los científicos y trabajadores de primera línea, gente que fue la que realmente hizo el trabajo clínico” para poder lograr la campaña de vacunación.

El demócrata también pronunció elogios poco comunes para el gobierno del presidente en funciones, el republicano Donald Trump, al considerar que “merece algo de crédito” por supervisar el desarrollo y la producción de vacunas a una velocidad récord.

Biden, que demostró un estricto cumplimiento de las normas sanitarias durante su campaña y desde su elección en noviembre, ha prometido hacer de la lucha contra la pandemia su máxima prioridad, con una campaña de vacunación sin precedentes, pero también una vigorosa defensa del uso de máscaras.

El vicepresidente saliente, Mike Pence, fue vacunado el viernes, también en público, junto con varios altos funcionarios del Congreso estadounidense.

Sin embargo, Trump aún no ha anunciado una fecha para su vacunación.

El presidente fue contagiado de covid-19 a principios de octubre, y tuvo que ser hospitalizado durante tres días. Desde entonces, ha dicho repetidamente que se considera “inmune”, aunque ha asegurado que será vacunado cuando llegue el momento.

El magnate ha enfrentado críticas por restarle importancia a la pandemia y por haber guardado silencio en las últimas semanas sobre el número de muertes por coronavirus en Estados Unidos, que sigue batiendo récords.

El país es el más enlutado del mundo por covid-19, con más de 318.000 muertes y 17,86 millones de contagios.

DESPLIEGUE DE VACUNAS EN EE.UU.

Después de que Estados Unidos autorizara una vacuna desarrollada por Pfizer Inc y el socio alemán BioNTech SE el 11 de diciembre, la distribución de una segunda vacuna, fabricada por Moderna Inc, comenzó el sábado.

Se han administrado las vacunas en primer lugar a los profesionales de la salud. El vicepresidente Mike Pence, su esposa, Karen, y el director médico del país, Jerome Adams, recibieron las inoculaciones en un evento de la Casa Blanca el viernes como parte de los esfuerzos de la Administración para dar fuerza al programa nacional.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y otros miembros del Congreso también fueron vacunados el viernes.

Un dirigente de la transición de Biden dijo la semana pasada que Biden recibiría una dosis de la vacuna Pfizer el lunes, mientras que la vicepresidenta electa Kamala Harris probablemente recibiría la vacuna durante la semana después del mandatario electo.

Biden heredará los desafíos logísticos de distribuir la vacuna a cientos de millones de estadounidenses, así como la tarea de convencer a los ciudadanos que temen que su desarrollo se haya acelerado por razones políticas.

Solo el 61% de los encuestados en una encuesta de Reuters/Ipsos realizada entre el 2 y el 8 de diciembre dijeron que estaban dispuestos a vacunarse.

Ese porcentaje es inferior al 70% que según las autoridades es necesario para alcanzar la inmunidad de rebaño, ya sea por exposición o vacunación. Aproximadamente el 5% de los estadounidenses se han contagiado.

Los esfuerzos para limitar las consecuencias económicas de la pandemia sobre los estadounidenses recibieron un importante impulso el domingo, ya que los líderes del Congreso acordaron un paquete de 900.000 millones de dólares para proporcionar la primera ayuda nueva en meses. La iniciativa probablemente se vote el lunes.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Netanyahu da inicio a vacunación en Israel mientras EE.UU distribuye inmunizante de Moderna
Netanyahu da inicio a vacunación en Israel mientras EE.UU distribuye inmunizante de Moderna

TE PUEDE INTERESAR