El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con los medios de comunicación mientras en Texas. (Foto: AFP)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con los medios de comunicación mientras en Texas. (Foto: AFP)
Redacción EC

El presidente de Estados Unidos, , salió de su reclusión el martes por primera vez desde que el fue asaltado por sus partidarios y viajó a Álamo, Texas, para visitar su emblemático muro fronterizo. Allí aseguró que hay “cero” posibilidad de que su gobierno lo obligue a dejar el cargo invocando la 25ª Enmienda de la Constitución.

MIRA ACÁ LA TRANSMISIÓN EN VIVO:

MIRA: Los demócratas abrirán un juicio político a Trump por el asalto al Capitolio

“La Enmienda 25 supone cero riesgo para mí, pero le pasará factura a (el presidente electo) Joe Biden y su Administración. Como dice la expresión, ten cuidado con lo que deseas”, afirmó Trump, sin aclarar a qué se refería, dado que Biden no ha llegado a pedir explícitamente que se active ese mecanismo.

La Cámara Baja planea aprobar este martes un proyecto de ley que instará a Pence a activar esa enmienda, que indica que el vicepresidente puede reemplazar al presidente si declara por escrito, con el respaldo de una mayoría del gabinete, que el mandatario “es incapaz” de desempeñar el cargo.

Sin embargo, Pence se ha negado hasta ahora a poner en marcha ese mecanismo de destitución y es muy improbable que lo haga antes de que Trump tenga que entregar el poder a Biden, el próximo 20 de enero.

En sus declaraciones en la localidad fronteriza de Alamo (Texas), Trump volvió a referirse también al proceso que han iniciado los demócratas en la Cámara Baja para someterle a un juicio político por su responsabilidad en el asalto al Capitolio, horas después de tachar esa iniciativa de “absolutamente ridícula”.

“(El proceso para un juicio político) está causando un enfado tremendo, una división y un dolor mucho mayores de lo que entenderá jamás la mayoría de la gente, lo cual es muy peligroso para los Estados Unidos, especialmente en este momento delicado”, dijo Trump.

La Cámara Baja tiene previsto votar este miércoles para acusar formalmente a Trump de “incitar una insurrección” de sus seguidores antes del asalto al Capitolio, lo cual obligará al Senado a someterle a un segundo juicio político (“impeachment trial”) que se celebrará una vez que Biden ya esté en el poder.

El mandatario saliente -que antes de despegar hacia Texas defendió su discurso antes del asalto al Capitolio como “totalmente apropiado”- pidió que el país avance hacia “la paz”, pero volvió a inflamar las tensiones que ha generado su propia suspensión y la de miles de sus seguidores en redes sociales como Twitter.

“La libertad de expresión está bajo un asalto sin precedentes”, denunció el mandatario saliente.

Trump definió como una “turba” a aquellos seguidores suyos que asaltaron el Capitolio -a los que había descrito como “gente muy especial” durante el ataque- y afirmó que él no cree en “derribar” las instituciones del país.

“Creemos en la legalidad, no en la violencia ni los disturbios”, agregó el presidente, que ha mandado todo tipo de mensajes contradictorios sobre los responsables del asalto al Capitolio desde el suceso.

Trump organizó el viaje después de que integrantes de su núcleo le alentaron a participar en eventos que resalten su legado. El mandatario ha pasado los dos últimos meses en un intento inútil por revertir las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, ganadas por el demócrata Joe Biden.

Molesto e irritado a poco más de una semana de que entregue el poder a Biden, Trump lleva encerrado en la Casa Blanca con asesores cercanos desde el miércoles, cuando sus partidarios sitiaron el Capitolio y la violencia resultante provocó la muerte de seis personas.

La Casa Blanca dijo que no había ningún simbolismo en la elección de Álamo para la visita de Trump. La misión de El Álamo en San Antonio, Texas, fue el escenario de una famosa batalla de 1836 cuando los tejanos fueron derrotados por las fuerzas mexicanas.

Trump trató de reducir la migración transfronteriza y la inmigración legal durante su mandato, y el proyecto del muro se remonta a su promesa de 2016 de sellar la frontera.

El portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo que la visita conmemorará la “finalización de más de 400 millas (644 kilómetros) de muro fronterizo por parte de Trump -promesa hecha, promesa cumplida-, y los esfuerzos de su administración para reformar nuestro quebrado sistema de inmigración”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Así fue el asalto a la sede del Congreso de EE.UU.

Tensión en el Capitolio: Así fue el asalto a la sede del Congreso de EE.UU.

TE PUEDE INTERESAR