Los alcaldes Ted Wheeler (Portland), Jenny Durkan (Seattle) y Bill de Blasio (Nueva York) se han enfrentado a Donald Trump. (Fotos: AFP / AFP / Reuters)
Los alcaldes Ted Wheeler (Portland), Jenny Durkan (Seattle) y Bill de Blasio (Nueva York) se han enfrentado a Donald Trump. (Fotos: AFP / AFP / Reuters)
Redacción EC

Para el gobierno de , las autoridades de Nueva York, Seattle y Portland, ciudades consideradas progresistas y dirigidas por alcaldes demócratas, han permitido que “la anarquía, la violencia y la destrucción” reinen en sus calles, en referencia a las protestas desatadas desde en mayo tras la muerte de George Floyd, un hombre negro asesinado por la policía de Minneapolis durante su detención.

El propio Trump ha aprovechado las manifestaciones y la firme respuesta de la policía para promover su política de mano dura con la que, segura, está contrarrestando la creciente delincuencia en esas ciudades gobernadas por los demócratas.

El último episodio de tensión entre el mandatario y dichas ciudades ocurrió el lunes, luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos amenazó con revocar los fondos federales para Nueva York, Seattle y Portland, diciendo que las tres ciudades estaban permitiendo la anarquía y la violencia.

No podemos permitir que el dinero de los impuestos federales se desperdicie cuando la seguridad de la ciudadanía está en juego”, advirtió el fiscal general William Barr en un comunicado.

“Todo esto es profundamente político e inconstitucional”, respondieron los alcaldes de las tres ciudades, en un comunicado conjunto, y acusaron al gobierno de Trump de “eludir sus responsabilidades y culpar a otros para ocultar sus deficiencias”.

Además, el Departamento de Justicia ha emprendido una campaña para disipar las protestas enviando agentes federales a Portland y Seattle ha instado a fiscales federales a considerar cargos de sedición contra los manifestantes que quemaron edificios y participaron en otras actividades violentas.

A continuación, repasamos los últimos choques entre el presidente Donald Trump y los alcaldes de Nueva York, Portland y Seattle.

Portland

Portland y Seattle están en la lista negra del gobierno federal por no haber frenado los excesos ocurridos al margen de las manifestaciones vinculadas a la muerte de George Floyd.

En el caso de Portland, el gobierno central denuncia el “caos” provocado por las manifestaciones diarias, al margen de las cuales se han producido degradaciones de locales.

Hace unas semanas, el alcalde de Portland, el demócrata Ted Wheeler, culpó directamente a Trump de fomentar el odio que se vive en el país.

¿De verdad le sorprende Sr. Presidente, porque esta es la primera vez en muchas décadas que Estados Unidos vive una situación así. Es usted quien ha creado este nivel de odio” dijo el alcalde en una conferencia.

Es usted quien todavía no ha encontrado la manera de decir los nombres de los afroamericanos que han muerto a manos de la policía, y es usted quien ha dicho que los blancos supremacistas son buenas personas”, agregó.

Por su parte, Trump sentenció a través de Twitter que “Portland nunca se va a recuperar con un alcalde tan tonto. Él me quiere culpar a mí, pero no ha visto nada. Estuvimos con un pequeño grupo ahí para defender la ley”.

Seattle

En el caso de Seattle, el gobierno de Trump critica principalmente la “zona autónoma” establecida en un distrito de la ciudad hace varias semanas y de la que ka policía se retiró.

Sin embargo, este perímetro fue desalojado a principios de julio, luego de varios incidentes, entre ellos dos asesinatos, por parte de la policía, que recuperó el control del lugar.

Tras las últimas medidas contra su ciudad, la alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, acusó al gobierno de Trump de estar cometiendo “un erróneo y abiertamente ilegal uso del poder federal”.

El Departamento de Justicia no puede convertirse en un arma política operada a instancias del presidente para atacar a aquellos que se han pronunciado en contra de las acciones de esta administración [...] Eso es un acto de tiranía, no de democracia”, afirmó.

En última instancia, esta no es una historia sobre mí [...] Se trata de cómo este presidente y su fiscal general están dispuestos a subvertir la ley y utilizar el Departamento de Justicia con fines políticos. Es particularmente atroz tratar de utilizar las leyes de derechos civiles para investigar, intimidar o disuadir a quienes luchan por los derechos civiles en nuestro país".

En junio, Trump usó su cuenta de Twitter para afirmar que “el gobernador de izquierda radical” Jay Inslee [gobernador del estado de Washington, al que pertenece Seattle] y la alcaldesa de Seattle están siendo objeto de burlas y están jugando a un nivel que nuestro gran país nunca antes ha visto. Recuperen su ciudad AHORA”.

Si no lo hacen, lo haré yo. Esto no es un juego. Estos feos anarquistas deben ser frenados INMEDIATAMENTE. ¡MUÉVANSE RÁPIDO!”, agregó.

Nueva York

En tanto, Nueva York es criticada por el gobierno por no haber procesado a algunos manifestantes detenidos durante las manifestaciones, así como por el aumento del número de tiroteos en la ciudad en los últimos meses.

En respuesta al último movimiento del gobierno de Trump, el alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, dijo que se trataba de “otro de los juegos de Trump” y una medida “insultante”para los neoyorquinos.

Ya a inicios de setiembre, De Blasio había asegurado que llevaría ante los tribunales al presidente Donald Trump si cumple con su amenaza de recortar fondos federales a la Gran Manzana.

Si persiste en tratar de negar la financiación que está manteniendo a la ciudad de Nueva York en marcha en mitad de esta crisis, le veremos en el juzgado y, una vez más, le derrotaremos”, dijo el demócrata.

Por su parte, tras el anuncio que el Departamento de Justicia dio el lunes, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió que si el gobierno central intenta privar a la ciudad de Nueva York de algunos de sus fondos federales, emprenderá acciones legales.

En una conferencia de prensa, un asesor legal del alcalde de la ciudad de Nueva York recordó que los fondos federales dependían del Congreso, no del gobierno.

____________________

VIDEO RECOMENDADO

Bolsonaro denuncia en la ONU campaña de desinformación sobre Amazonía. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR