Las primarias del 2016 se saldaron con la nominación de Donald Trump por el Partido Republicano y Hillary Clinton como representante del Partido Demócrata. En los comicios de noviembre, el magnate neoyorquino obtendría la victoria e iniciaría su primer periodo en la Casa Blanca. (AP)
Las primarias del 2016 se saldaron con la nominación de Donald Trump por el Partido Republicano y Hillary Clinton como representante del Partido Demócrata. En los comicios de noviembre, el magnate neoyorquino obtendría la victoria e iniciaría su primer periodo en la Casa Blanca. (AP)
Redacción EC

Desde 1984 existe una jornada, durante las elecciones primarias de Estados Unidos, en la que se concentran más jurisdicciones que en cualquier otra. El número de estados que abren las urnas en esta fecha conocida como el varía para cada proceso, sin embargo, lo que poco ha cambiado es lo decisivo que resulta en el proceso: 17 de los últimos 18 precandidatos que ganaron en este día especial lograron la nominación de su partido.

Este año, el Supermartes se celebrará hoy, 3 de marzo, y convocará a las urnas a más del 40% de la población estadounidense distribuida en 14 estados y un territorio no incorporado.

Si bien en el caso republicano la candidatura de Donald Trump está confirmada y respaldada por la Convención Nacional Republicana, los cinco precandidatos demócratas definirán su futuro y el del partido en este Supermartes.

Alabama, Arkansas, California, Colorado, Maine, Massachusetts, Minnesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Virginia y Samoa Americana otorgarán 1.357 de los 1.990 necesarios para que el Comité Nacional Demócrata designe a su representante de miras a las presidenciales.

Sin embargo, si vamos cuatro años atrás, a las últimas elecciones presidenciales, la realidad era totalmente contrario para ambos partidos.

En aquella ocasión el Supermartes se celebró el 1 de marzo y llevó a las urnas a 12 estados: Alabama, Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Virginia y Vermont; además de Samoa Americana.

Sondeo de intención de voto para los candidatos demócratas en California y en Texas antes del "supermartes" el 3 de marzo, según RealClearpolitics. (AFP).
Sondeo de intención de voto para los candidatos demócratas en California y en Texas antes del "supermartes" el 3 de marzo, según RealClearpolitics. (AFP).

LA DISPUTA REPUBLICANA

Los republicanos ponían en disputa a 592 de los 1.237 delegados necesarios para conseguir la nominación. El magnate neoyorquino Donald Trump ya había dejado de ser una sorpresa para convertirse en una amenaza real para los senadores de Florida, Marco Rubio, y de Texas, Ted Cruz, favoritos hasta hacía pocos meses atrás.

El crecimiento de Trump, pujado a partir de un discurso lleno de populismo y rechazo al establishment político, ya merecía que Cruz y Rubio comenzaran a atacarlo, cuestionar la claridad de sus cuentes e incluso vincularlo con la mafia neoyorquina.

Sin embargo, esto no fue suficiente para impedir que Trump se granjee el 35% de los votos emitidos durante esa jornada.

El espectro de apoyo al magnate fue tan amplio que abarcó los cuatro puntos cardinales del país, pasó desde cristianos fundamentalistas hasta laicos y le otorgó 254 delegados. En total, siete estados estuvieron a su favor: Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Vermont y Virginia.

Detrás, con el 25% de los votos (217 delegados) quedó Cruz, ganando en tres estados: Alaska, Oklahoma y Texas. Rubio, con el 23% (97 delegados), por su parte, solo se impuso en Minnesota.

El magnate neoyorquino Donald Trump ya había dejado de ser una sorpresa para convertirse en una amenaza real para los senadores de Florida, Marco Rubio, y de Texas, Ted Cruz, favoritos hasta hacía pocos meses atrás. (Reuters)
El magnate neoyorquino Donald Trump ya había dejado de ser una sorpresa para convertirse en una amenaza real para los senadores de Florida, Marco Rubio, y de Texas, Ted Cruz, favoritos hasta hacía pocos meses atrás. (Reuters)

Esta fue la cantidad de delegados que puso en el tablero cada estado y cuántos obtuvo el candidato que ganó:

  • Alabama: 50 | Trump: 36
  • Alaska: 28 | Cruz: 12
  • Arkansas: 40 | Trump: 16
  • Georgia: 76 | Trump: 42
  • Massachusetts: 42 | Trump: 22
  • Minnesota: 38 | Rubio: 17
  • Oklahoma: 43 | Cruz: 15
  • Tennessee: 58 | Trump: 33
  • Texas: 155 | Cruz: 104
  • Virginia: 49 | Trump: 17
  • Vermont: 16 | Trump: 8

La historia diría que para el 24 de mayo Trump obtendría los delegados necesarios para ser el candidato republicano, lo que fue confirmado el 18 de julio en la Convención Nacional Republicana.

LA CONFIRMACIÓN DE CLINTON

En la vereda del frente, la realidad demócrata era más parecida a la del Partido Republicano hoy en día. Tras la popular gestión de Barack Obama, solo la exsecretaria de Estado y otrora primera dama, Hillary Clinton, y el senador por Vermont, Bernie Sanders, buscaban llegar a la Casa Blanca luego de que otros cuatro precandidatos renunciaran a seguir en campaña.

Pese al sacudón que dio Sanders con un discurso contrario a los políticos tradicionales e identificado como socialista democrático -convirtiéndose en el primer socialista en competir seriamente por la presidencia estadounidense-, la candidatura de Clinton estaba prácticamente definida desde el inicio.

La exsecretaria de Estado se impuso durante el Supermartes con el 55% de votos obtenido en los estados de Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Texas, Virginia y el territorio de Samoa Americana. El senador, por su parte, obtuvo la mayoría de votos en Colorado, Georgia, Minnesota, Oklahoma y Vermont.

De esa forma, Clinton se aseguró 486 delegados para un total de 1.034 hasta ese punto de la carrera. Mientras que los 321 obtenidos por Sanders le otorgaban un total de apenas 408. Para obtener la nominación demócrata del 2016 era necesario contar con 2.382 de los 4.763 delegados registrados.

Tras la popular gestión de Barack Obama, solo la exsecretaria de Estado y otrora primera dama, Hillary Clinton, y el senador por Vermont, Bernie Sanders, buscaban llegar a la Casa Blanca luego de que otros cuatro precandidatos renunciaran a seguir en campaña. (Reuters)
Tras la popular gestión de Barack Obama, solo la exsecretaria de Estado y otrora primera dama, Hillary Clinton, y el senador por Vermont, Bernie Sanders, buscaban llegar a la Casa Blanca luego de que otros cuatro precandidatos renunciaran a seguir en campaña. (Reuters)

Esta fue la cantidad de delegados que puso en el tablero cada estado y cuántos obtuvo el candidato que ganó:

  • Alabama: 53 | Clinton: 44
  • Arkansas: 32 | Clinton: 22
  • Samoa Americana: 6 | Clinton: 4
  • Colorado: 66 | Sanders: 38
  • Georgia: 102 | Clinton: 74
  • Massachusetts: 91 | Clinton: 46
  • Minnesota: 77 | Sanders: 46
  • Oklahoma: 38 | Sanders: 21
  • Tennessee: 67 | Clinton: 44
  • Texas: 222 | Clinton: 149
  • Vermont: 16 | Sanders: 16
  • Virginia: 95 | Clinton: 61

La campaña de Clinton continuaría hasta el martes 7 de junio, cuando obtuvo los delegados necesarios para asegurar la nominación, un mes después que Donald Trump. Poco después, Obama expresaría su apoyo por Clinton y mediaría en conversaciones entre la candidata y Sanders, quien también terminaría adosándose y hablando a su favor durante la convención del Comité Nacional Demócrata.

VIDEO RECOMENDADO

Joe Biden relanza su campaña a la Casa Blanca tras arrasar en Carolina del Sur.

Joe Biden relanza su campaña a la Casa Blanca tras arrasar en Carolina del Sur. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR