Es casi un hecho que Donald Trump no será destituido pero aún no está claro que efectivamente consiga la reelección. (Foto: Reuters)
Es casi un hecho que Donald Trump no será destituido pero aún no está claro que efectivamente consiga la reelección. (Foto: Reuters)
Gisella López Lenci

El año 2019 termina con a las puertas de ser enjuiciado en el Senado por abuso de poder y obstrucción al Congreso. Pero nada está dicho aún, sobre todo cuando la campaña electoral ya está en ciernes.

Es casi un hecho que Trump no será destituido pero aún no está claro que efectivamente consiga la reelección. El analista político argentino, Hernán Molina, asentado desde hace más de dos décadas en Estados Unidos, comenta a este Diario sobre el ‘impeachment’ y lo que viene para el presidente en el 2020.

— Trump termina el año a las puertas del juicio político....

Este año ha sido más convulsionado que los dos anteriores desde que Trump asumió la presidencia, porque vimos la culminación de la investigación del fiscal especial Robert Mueller. Si bien el reporte no lo acusa formalmente tampoco lo exonera, y quedó realmente una mancha en su presidencia. La misma actitud del presidente ha sido bastante floja, al borde de la violación ética, cuando el presidente le dijo a sus funcionarios que no les importe violar la ley, y que él los iba a perdonar si necesitaba hacerlo.

Y con respecto al ‘impeachment’, para la base electoral de Trump que lo sigue ciegamente, las encuestas muestran que el proceso de juicio político no los ha cambiado, sino que incluso los ha movilizado para defender más a su presidente. Del lado de los demócratas, la gente que está convencida de que se debe remover al presidente ya está lista para que termine el mandato de Trump, sea con el ‘impeachment’ o con el voto en las elecciones.

— ¿Para los demócratas no puede convertirse en un búmeran? Porque Trump tiene mayoría en el Senado, que no lo va a destituir...

Yo creo que para los demócratas puede llegar a servirles porque ellos necesitan movilizar a toda una base que está muy desilusionada con el estado de la democracia, y tienen mucha sed de salir a votar contra Trump. Si Joe Biden llega a ser el candidato, todo el partido se va a sumar detrás de él, porque la consiga es “cualquiera menos Trump”. Y va a apoyarlo gente que está ahora con Bernie Sanders o Elizabeth Warren, que no quieren a alguien tan moderado como Biden.

Elizabeth Warren, Joe Biden y Bernie Sanders durante el debate demócrata del 19 de diciembre. (Foto: AFP)
Elizabeth Warren, Joe Biden y Bernie Sanders durante el debate demócrata del 19 de diciembre. (Foto: AFP)

— Pese al ‘impeachment’, Trump podría conseguir la reelección...

A pesar de la mancha que ha creado en su presidencia, el ‘impeachment’ le está funcionando muy bien a Trump para recaudar dinero, porque su campaña lo está presentando a él como una víctima.

— Trump tiene a su favor las buenas cifras económicas...

Es cierto que estamos con una tasa de desempleo de 3,5% a nivel nacional, algo histórico y que no se veía en 50 años. La Bolsa de Valores también está a niveles récord. Logró renegociar el acuerdo de libre comercio con Canadá y México, y está logrando un acuerdo en los aranceles con China, y son cosas que puede usar a su favor. Pero los demócratas pueden decir que el recorte de impuestos que estableció ha beneficiado a los más ricos y no a la clase media trabajadora. El tema de la movilidad social se ha estancado, y eso va muy pegado al concepto del sueño americano. Cada vez hay menos gente que tiene acceso a ese sueño americano.

La reelección de Trump no es segura, así como tampoco es un hecho de que los demócratas van a arrasar. Hay varios demócratas que están esperando ganar la mayoría en el Senado, y eso puede llegar a ocurrir. Hoy día las cosas no están tan claras para un lado o para el otro. El ‘impeachment’ les ha servido a los demócratas, pero en diciembre las encuestas muestran que hay menos votantes apoyando el juicio político, sobre todo del lado de los independientes, que están divididos con respecto a ese tema.