Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Cuenta el diario “” que cuando decidió en el 2008 quién sería su compañero de fórmula para las elecciones rumbo a la Casa Blanca le dio la noticia al gobernador de Virginia Tim Kaine de la siguiente manera: "Usted es la elección de mi corazón, pero Joe es la elección de mi cabeza”.

Obama sabía bien que debía balancear su propuesta de cambio generacional con un candidato a vicepresidente con canas en el pelo y amplia trayectoria. Evaluó una treintena de opciones, pero su primera inclinación fue desde el inicio el senador de Delaware Joe Biden, un peso pesado de la política que no solo compensaría su falta de experiencia sino que afianzaría sus conexiones en Washington. “Nunca me he arrepentido”, ha dicho el hoy expresidente en varios discursos.

En Biden, Obama encontró un compañero de fórmula que evocaría el reconfortante pasado y le brindaría una experiencia que él no poseía, pero que no maniobraría para buscar la presidencia desde el puesto del número 2”, dice “”.

Pero aunque fue una decisión basada inicialmente en la razón, Obama y Biden pronto construyeron una relación cargada de cercanía, cariño y admiración. En los ocho años que pasaron en la Casa Blanca ambos coleccionaron selfies, elogios mutuos y muestras públicas de afecto. Su amistad fue bautizada por los medios como el ‘bromance’ más famoso de la política estadounidense.

Las imágenes que prueban su conexión pueden verse en las redes sociales de ambos y en todo Internet: el presidente y el vicepresidente abrazándose, riendo, llorando, comiendo helado juntos, paseando por los terrenos de la Casa Blanca y en citas dobles junto a sus esposas.

Su relación ha alcanzado una nueva etapa después de que Obama subiera la noche del miércoles al escenario para respaldar públicamente la candidatura de Biden para las elecciones del próximo 3 de octubre.

El exmandatario llamó a los seguidores de Biden a votar y no confiarse de los sondeos favorables, en un discurso en el que también denunció a su sucesor Donald Trump.

No podemos confiarnos. No me importan los sondeos”, dijo en Filadelfia, en el estado clave de Pensilvania, en la que fue su primera aparición en el ruedo de la campaña a favor de Biden.

Sin embargo, antes de que su camaradería forjada en la Casa Blanca los llevara a considerarse “hermanos”, Obama y Biden no eran para nada cercanos e incluso fueron rivales políticos cuando ambos disputaron la candidatura demócrata en el 2008.

No tan cercanos al inicio

Obama era un senador de primer año y Biden un veterano de 32 años en la Cámara Alta cuando ambos mantuvieron sus primeros encuentros en el 2005.

Los dos hombres sirvieron juntos en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde, recuerda Antony Blinken, director de personal de Biden en el comité, existía un abismo entre ellos. ‘No estaban sincronizados’, dijo Blinken”, relata el diario “”.

Durante su primera reunión privada, Biden sugirió que ambos fueran a cenar y se ofreció a pagar la cuenta, pero el senador novato, que por entonces ya ganaba millones con sus memorias, respondió que podía permitirse pagar, según cuenta el propio Biden en su autobiografía.

Aunque tenían estilos diferentes siempre se trataron con respeto y fueron ganando admiración profesional el uno por el otro en el desenvolvimiento de sus carreras. Esa relación se mantuvo así incluso durante la pelea por la nominación del Partido Demócrata en el 2007, donde ambos buscaron la candidatura del partido, una pugna que, finalmente, se llevó Obama.

Para el 2008, Obama y Biden eran rivales políticos, competidores por la nominación presidencial demócrata, pero Obama quedó impresionado por la habilidad de Biden en el escenario del debate [...] Por su parte, Biden quedó asombrado por el discurso de Obama sobre la raza en marzo del 2008”, dice “”.

Los medios estadounidenses coinciden en que luego de que Obama eligiera a Biden como su candidato a vicepresidente ambos comenzaron el difícil proceso de adaptación, después de todo tenían estilos diferentes. Sin embargo, los compañeros de fórmula lograron entenderse y empezar a trabajar juntos, aprovechando lo mejor de sus perfiles.

Obama y Biden crecieron no solo para admirarse y respetarse mutuamente; desarrollaron una auténtica camaradería. Liz Allen, quien sirvió alternativamente en el personal de Obama y Biden, dijo: ‘Cada uno tuvo que dejar de lado las cosas para confiar en el otro’. Como muestra de su confianza, Obama aceptó todas las demandas de Biden para el papel de vicepresidente y, durante sus dos mandatos, fue fiel al acuerdo”, señala “”.

Una amistad poderosa y popular

Lo que vino después es más conocido. Su lazo laboral se convirtió en una relación personal. Obama incluso apareció en el 2016 en un publicado por BuzzFeed confeccionando un brazalete de la amistad para Biden como parte de una campaña para promover el voto ciudadano.

Unos meses después, el vicepresidente subió a su cuenta de Twitter una fotografía de dos brazaletes el primero con su nombre y el otro con el de Obama, con motivo del cumpleaños del mandatario. “Feliz cumpleaños Barack! Un hermano para mí, un amigo para siempre” escribió.

Como esa, ambos políticos han intercambiado varias fotos y publicaciones demostrando su afecto hacia el otro, muchas de las cuales han sido compartidas como memes por miles de usuarios de las redes sociales.

Según un artículo de , Ashley Biden afirmó que su padre disfruta los memes sobre su amistad con Obama, pero hay uno que es su favorito y tiene el siguiente diálogo:

Biden: “¿Ves? ¿Acaso no se siente bien?”

Obama: “Joe, no voy a dejar a mi esposa por ti”

Biden: “Dijiste que estaríamos juntos para sie...”

Obama: “8 años. Dije 8 años”.


Pero sin duda uno de los momentos más recordados y emotivos entre ambos fue cuando Obama, en un acto de despedida para Biden, le otorgó por sorpresa la Medalla de la Libertad, el más alto reconocimiento civil del país.

El mandatario provocó las lágrimas de su amigo, y elogió a Biden como “el mejor vicepresidente que Estados Unidos ha tenido jamás”.

En mi última vez como presidente, me complace concederle el más alto honor civil de nuestra nación, la Medalla Presidencial de la Libertad [...] Si no puede admirar a Joe Biden como persona es que tiene un problema”, subrayó Obama.

El vicepresidente le agradeció su gesto sobre todo “porque viene de su corazón”.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Bienvenidos al Alabama profundo, donde Trump logró 90% de los votos. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR