El candidato presidencial demócrata y exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, saluda antes de pronunciar un discurso en Coconut Creek, Florida, el 29 de octubre de 2020. (Foto de JIM WATSON / AFP).
El candidato presidencial demócrata y exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, saluda antes de pronunciar un discurso en Coconut Creek, Florida, el 29 de octubre de 2020. (Foto de JIM WATSON / AFP).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

Cada vez que al presidente le presentan encuestas que no le gustan, especialmente la catarata de datos que lo muestran muy atrás del candidato demócrata , la reacción del mandatario suele ser la misma: son noticias falsas.

MIRA: Elecciones USA: ¿Qué pasará si no hay ganador la noche del martes?

Si las encuestas siempre tuvieran razón, dice Trump, la que estaría compitiendo por la reelección sería Hillary Clinton. Durante la campaña de 2016, la excandidata demócrata a la presidencia siempre lideró las encuestas por encima de Trump, igual que Biden ahora.

Pero los expertos en sondeos de opinión dicen que hay buenas razones para confiar más en las encuestas de este año que en las de 2016. Las razones son varias.

Mejor relevamiento de la base electoral de Trump

El sorpresivo triunfo de Trump hace cuatro años obligó a los encuestadores a reconsiderar su metodología. Muchos de ellos ajustaron sus relevamientos para reflejar mejor la opinión de los grupos demográficos que tienden a escaparle a las encuestas, pero que prefieren mayoritariamente a Trump: los blancos sin educación terciaria.

Nadie sabe bien por qué los norteamericanos blancos no universitarios son más reacios que otros grupos a participar de las encuestas. Pero al analizar los muestreos de opinión, los encuestadores advirtieron que ese grupo poblacional estaba sistemáticamente subrepresentado.

Y cuando se trata de encuestas políticas, ese problema es grave, porque los blancos no universitarios tienden a favorecer a los republicanos. De hecho, también representan una proporción sustancial del electorado estadounidense: Pew Research estimó que en 2016 el 44% de los votantes eran blancos sin un título universitario.

Como solución, muchas encuestas incluyeron el nivel educativo como una forma de calibrar los datos de sus encuestas, para que reflejen mejor los niveles de educación de todos los estadounidenses.

Eso significa que si el número de adultos blancos no universitarios relevados por determinada encuesta es menor de lo esperable en función del tamaño de ese grupo poblacional, la encuesta automáticamente le atribuye a sus respuestas un peso mayor, para que estén fielmente representados en los resultados.

Los estadounidenses blancos no siempre estuvieron tan polarizados según su nivel educativo, dice Chris Jackson, director de encuestas políticas de la agencia Ipsos. Pero después de lo ocurrido en 2016, Ipsos y otras agencias buscaron la forma de diseñar encuestas teniendo en cuenta la base electoral de Trump.

De hecho, no todas las encuestas muestran a Biden con una ventaja tan amplia sobre Trump. Las encuestas de tendencia republicana muestran que a Trump le está yendo mucho mejor a nivel nacional y en algunos de los estados indecisos, conocidos como “pendulares”.

Menos indecisos que en 2016

En 2016, a muchos estadounidenses les costó decidir su voto. Ni Trump ni Hillary eran populares entre la gente, y las encuestas de opinión mostraron sistemáticamente que el 20% de los votantes no decidió su voto hasta las semanas finales de la campaña.

Eso profundizó considerablemente la incertidumbre de un año ya de por sí volátil para la política estadounidense. La considerable ventaja que conservaba Hillary en octubre de 2016 prácticamente se desvaneció pocos días antes de las elecciones, a medida que toda esa masa de indecisos fue definiendo su voto.

Este año, los indecisos son una preocupación mucho menor. La última encuesta de Reuters/Ipsos revela que quienes aún no definieron su apoyo a ninguno de los dos principales candidatos representan menos del 7% de los votantes registrados, o sea menos de la mitad que hace cuatro años.

Los analistas políticos dicen las encuestas de este año son más confiables porque la gente parece mucho más segura de su voto. “En realidad, los resultados de los sondeos se parecen mucho más a los de 2012, cuando uno de los candidatos era un presidente en ejercicio y el electorado estaba muy decidido”, dijo Kyle Kondik, politólogo de la Universidad de Virginia.

“Como hay menos indecisos, el apoyo a Biden parece consolidarse fuertemente por encima del 50%”, afirmó Kondik. “Y en mi opinión, esa es una ventaja mucho más fiable que la de Hillary, porque sugiere que Biden tiene el apoyo de la mayoría de los norteamericanos”.

La última encuesta nacional de Reuters/Ipsos muestra un respaldo del 52% para Biden, mientras que Trump cuenta con un 42% de intención de voto. Y un dato aún más revelador: incluso si todos los votantes indecisos optaran finalmente por votar a Trump, tampoco alcanzaría para superar a Biden en cantidad de votos totales, lo que en Estados Unidos se conoce como “voto popular”.

Pero para ganar la presidencia, en Estados Unidos el candidato debe imponerse en suficiente cantidad de estados como para ganar en el Colegio Electoral.

Encuestas estado por estado

En estas elecciones, los medios de comunicación también están invirtiendo más recursos en la realización de encuestas estado por estado, especialmente en las regiones más reñidas del país.

Más encuestas no necesariamente garantizan mayor precisión de las mediciones en esos estados, pero permiten a los analistas hacer un seguimiento de las opiniones en esos lugares y durante un período de tiempo más largo, lo que brinda más oportunidades para encontrar y corregir las inconsistencias en los datos.

Hasta ahora, las encuestas estado por estado de Reuters/Ipsos anticipan una elección muy reñida entre Biden y Trump en Arizona, Florida y Carolina del Norte, mientras que Biden mantiene su ventaja en Wisconsin, Pensilvania y Michigan.

Todas esas encuestas tendrán su prueba de fuego el martes, día de las elecciones, cuando concurran a las urnas los millones de estadounidenses que no emitieron anticipadamente su voto. De todos modos, el conteo definitivo de votos puede tardar días o semanas, y recién entonces se conocería el resultado final.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

_________________________

VIDEO RECOMENDADO

Estados Unidos supera por primera vez los 90.000 casos de coronavirus en 24 horas

Estados Unidos supera por primera vez los 90.000 casos de coronavirus en 24 horas. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR